Archivo de la etiqueta: sociología

La mirada fotográfica

Mucho se habla de la famosa “mirada fotográfica” pero, realmente, ¿Existe tal cosa? Un examen de la mirada desde la mediación y la cultura en la fotografía. Seguir leyendo La mirada fotográfica

Nikki S. Lee y el “yo” a partir de los demás

nikki_s_lee_articuloSe insertó en las sub-culturas neoyorkinas para lograr comprender su identidad y en el proceso logró una de las obras de arte reciente más apreciadas por la tribu cultural global.

Por Óscar Colorado Nates*

Cuando Nikki S. Lee llegó a la galería en Frankfurt para su primera exposición en Alemania quedó horrorizada. El encargado de enmarcar las fotografías las había arruinado cuando decidió recortar los bordes. La artista coreana debía hacer algo rápidamente o de otro modo su obra quedaba invalidada absolutamente: simplemente no diría lo que ella había intentado en su concepto al crear se segundo gran trabajo: “Parts”.
Seguir leyendo Nikki S. Lee y el “yo” a partir de los demás

Lectura fotográfica: David y Goliath de Rafa Olivares

Presentamos una lectura de la fotografía “David y Goliath” de la serie “MIGRAnte” del fotógrafo mexicano Rafa Olivares.

Por Óscar Colorado Nates*

Écfrasis

Fotografía blanco y negro, encuadre horizontal, plano de aproximación a pesar del uso de un objetivo gran angular, toma contrapicada. Sobre una estructura de cemento en el primer término aparece una figura humana, un hombre joven (segundo término que se comparte con una escultura de concreto). El hojmbre tiene en la mano una botella de agua y un cobertor enrollado en la espalda. El sujeto está colocado en los tercios de la derecha. La figura del hombre y la escultura forman una suerte de súper módulo debido a la tensión espacial percibida. Se insinúa un cuarto término con la parte superior de un edificio y cables. En el plano de fondo aparece un cielo en la zona de las altas luces por lo que hay poco detalle apreciable de nubes. Es una imagen contrastada donde predominan las sombras en las zonas 0 a la V y contrapunto de la zona IX en el plano de fondo.  En el súper módulo del plano medio pueden percibirse detalles y textura a pesar de encontrarse en la zona de las sombras. La iluminación de la escena es difusa, indirecta que proviene fundamentalmente del lado derecho del cuadro. Se respeta la ley de la mirada y la regla de los tercios. La composición sigue la sección áurea.

1. Nivel contextual

Datos generales

Título: David y Goliath
Lugar de toma: Guadalajara, Jalisco (México)
Hora de la toma: 18:56:14 hrs
Autor: Rafa Olivares
Nacionalidad del fotógrafo: Mexicana
Procedencia de la imagen: Colección personal del fotógrafo
Fuente de la imagen: Archivo IMG_07921.jpg generado por el autor post-procesado de su archivo original RAW examinado en Photoshop LightRoom.
Géneros y subgéneros: Fotoperiodismo, fotoensayo, fotografía de calle, fotorreportaje, fotografía de documentalismo social.
Movimiento: Documentalismo social reciente en México
Pertenencia a grupos o colectivos: No

Parámetros técnicos

Cámara: Canon EOS Rebel T3i (600D), cámara réflex digital
Objetivo: Canon EF 16-35mm f/2.8 L USM II
Distancia focal utilizada: 25.6 mm (16mm literal, factor de conversión APS-C: x 1.6)
Modo: Manual, valor de sensiblidad ISO automático
Tiempo de Obturación: 1/250
Abertura del diafragma: f/10
Sensibilidad ISO: 3200
Ubicación GPS: No disponible
Formato original del archivo: RAW (.cdr2)
Postproducción: Adobe Photoshop CS6 correcciones tonales sutiles en la zona de las sombras. Encuadre original de toma.
Resolución: Muy alta 5,184 x 3,456 pixeles, (18mpx aprox., tamaño máximo de impresión a 300ppp: 44cms x 29 cms)
Luz: Combinada de fuentes natural y artificial.  Flash Canon 580 EX II fuera de cámara,sin uso de modificadores, sincronizado por radiofrecuencia con disparador genérico. Potencia aproximada: 1/32

Datos biográficos

Autorretrato. Rafa Olivares. 13 de noviembre, 2012

Rafa Olivares
Ciudad de México, 1975, reside en Guadalajara, México.

Se inicia en la fotografía durante sus estudios de arquitectura en el ITESO (Guadalajara, México) cuando cursó las asignaturas Fotografía I y II impartidas por la fotógrafa tapatía Zoé Amate. En dichas asignaturas universitarias aprendió la disciplina al encuadrar, encontrar ángulos originales además de las técnicas fotográficas fundamentales.

Prestados de sus estudios de arquitectura, Rafa Olivares aplica en su fotografía conceptos como la sección áurea, proporción, escala, ritmo así como punto de fuga.

Se ha negado a pertenecer a colectivos, agrupaciones o sociedades por decisión propia: “He querido integrarme a alguno, pero siempre encuentro que la fotografía no es lo más importante para ellos, así que termino alejándome y manteniendo una distancia…”

Para Olivares el componente humano es fundamental para su fotografía. El taller de Francisco Mata “Tomar la Calle” le abrió un camino para romper el miedo y acercarse a la gente. “Este taller cambió mi vida”, anota.  Tras este curso decidió adentrarse en temas de tipo social y ha decidido rencaminar su carregra fotográfica hacia el documental y la fotografía callejera.

Rafa Olivares. 21 de febrero, 2010

Afinidades: Entre los fotógrafos con los que se considera afín se encuentran

Seguir leyendo Lectura fotográfica: David y Goliath de Rafa Olivares

Eugène Atget, el documentador

Eugène Atget. Retrato por Berenice Abbott (1927)

Eugène Atget pretendía crear “documentos para artistas” con su vieja cámara de cajón, pero acabó siendo la quintaesencia del fotógrafo moderno.

Por Óscar Colorado Nates*

Las fotografías de Eugène Atget son, a primera vista, bastante sencillas, casi simplonas: calles con edificios viejos, estatuas, escaparates, ropavejeros… De pronto aparecen en la colección un portón majestuoso o un bello jardín.

Las imágenes de Atget no soportan durante mucho tiempo una mirada poco informada a la que le pueden resultar, incluso, fotografías aburridas.

Sin embargo esta percepción es fruto de la tiranía de la iconicidad. Es muy fácil reducir una fotografía a su mera apariencia. Pero las fotografías de este francés esconden muchísimo más. De hecho contienen un mundo entero, el mundo de Jean-Eugène-August Atget.

El documentador

Atget no se veía a si mismo ni siquiera como fotógrafo, ya no digamos artista, apenas un mero registrador. Su vida fue sencilla, pero nunca fácil: quedó huérfano siendo joven y dio tumbos por la vida como marino, actor y hasta pintor.

Fue en esta última escaramuza donde detectó una necesidad concreta: la falta de referencias para escultores, grabadores, pintores e incluso artesanos. ¿De dónde podían obtenerse para crear decoraciones en un plato, diseñar una tapicería o como meros ejercicios de dibujo? Atget encontró su nicho de mercado y lo aprovechó.

Inició entonces su trabajo de “referencias fotográficas” que vendía de puerta en puerta. Con el tiempo instituciones como bibliotecas y museos también se convirtieron en sus clientes. Sin embargo nadie daba mayor importancia a este pobre artesano de la imagen.

Asume su trabajo con modestia. Sin embargo al revisar sus fotografías pronto se descubre en su obra un hombre de mirada indagatoria, impregnado de un gran orden y una coherencia que supo mantener a lo largo de los años. Seguir leyendo Eugène Atget, el documentador

¿Fotografía buena o mala?

Por Óscar Colorado Nates*

¿Qué es una buena foto?

Es muy común formular esta pregunta. Jon Uriarte  ofrece una interesante respuesta a esta cuestión: “Entendemos por una buena foto aquella imagen que nos transmite información de algún tipo, tanto estética como conceptual, por la que nos sentimos de algún modo interesados, atraídos o simplemente estimulados.”[1]

Ahora bien, podemos tener en la mano una serie de fotografías y preguntar a los transeúntes cuáles les parecen buenas o malas. Siempre tendremos respuestas; nadie nos dirá “oiga usted, gracias por preguntar pero soy la persona menos calificada para responderle”. En fin, todos sentimos que podemos opinar de fotografía. Y en ese sentido el preguntarse si una imagen es buena o mala está bien, pero la respuesta será tan parca como imprecisa. Cuando buscamos analizar de manera más seria una fotografía habría que comenzar por cuestionar el modo de análisis mismo.

El preguntarse si una foto es buena o mala adolece de dos problemas: primero caer en un simplismo. Una foto es un objeto demasiado complejo como para tratar de encasillarlo únicamente en dos posibilidades extremas de bueno o malo. Se cae necesariamente en una reducción injusta. Aquí no funciona el maniqueísmo. Ejemplo: ¿qué pasa si le muestro a una persona en la calle la siguiente fotografía de una pareja?

Tal vez el observador la califique automáticamente de “mala” porque apenas si se puede entender, en parte por el paso del tiempo.

Sin embargo es la única fotografía de Don Arnulfo González Peza y de Doña Francisca Gutiérrez, el único testimonio visual de su paso por este mundo. Y si son los bisabuelos del autor de este artículo (como lo son) entonces el asunto ya no es tan sencillo y la pregunta de si la fotografía es buena o mala resulta un tanto irrelevante. ¿Qué más da si la foto tiene deficiencias de cualquier tipo si es la única evidencia de la existencia de mis antepasados?

El segundo problema con la pregunta es que si algo es bueno o malo también se puede caer en un cierto juicio ético, pues ambos conceptos están directamente relacionados con la bondad o la maldad. Nos metemos, innecesariamente, en camisa de once varas. No le podemos decir a una fotografía “¡Foto mala! ¡Foto mala!” como lo haríamos con Fido si destruye nuestro sillón favorito. Entonces la solución, en este sentido, tampoco está en preguntar si una fotografía es buena o mala.

¿Qué hay de valioso en una fotografía?

Otra posibilidad ante el análisis de una fotografía es preguntarnos ¿Qué hay de valioso en ella? Entonces la imagen de los bisabuelos puede tener una respuesta más extensa y precisa. Seguir leyendo ¿Fotografía buena o mala?