Archivo de la etiqueta: lewis hine

La Madre Migrante de Dorothea Lange

Un análisis ético y cultural de una de las fotografías más importantes de la historia.

Seguir leyendo La Madre Migrante de Dorothea Lange

Los inicios del fotoperiodismo

En la sexta entrega de nuestros “Informes Fotográficos” revisamos los inicios del fotoperiodismo.  Seguir leyendo Los inicios del fotoperiodismo

Fotodocumentalismo social: Jacob Riis y Lewis Hine, paladines del reformismo

La fotografía de foto-documentalismo social alcanzó su madurez gracias al compromiso y visión de Jacob A. Riis y Lewis W. Hine. El primero era periodista y el segundo sociólogo. Ambos lograron lo que nadie imaginó: cambiar el mundo gracias a sus fotografías.

Hine y Riis dotaron al documentalismo social del componente activista que le faltaba a los precursores del género.

Por Óscar Colorado Nates*

1. Jacob A. Riis

Jacob Riis 1906
Jacob August Riis (1849-1914)

Jacob August Riis abandonó su natal Ribe (Dinamarca) para conseguir dinero en Estados Unidos y poder casarse. Era 1870 y nada fue fácil para el inmigrante que comenzó trabajando como carpintero y vendedor. Hoy se tiende a idealizar la vida de los primeros inmigrantes que llegaron a Estados Unidos, pero Jacob Riis sufrió en carne propia la vida miserable en las barriadas neoyorquinas y las residencias para pobres administradas por la policía. Después de un incidente en el que un policía mató a golpes a su único amigo, un pequeño perro,[i] Riis comenzó a redactar Hard Times y comprobó que tenía talento para escribir.

Seguir leyendo Fotodocumentalismo social: Jacob Riis y Lewis Hine, paladines del reformismo

¿Fotografía buena o mala?

Por Óscar Colorado Nates*

¿Qué es una buena foto?

Es muy común formular esta pregunta. Jon Uriarte  ofrece una interesante respuesta a esta cuestión: “Entendemos por una buena foto aquella imagen que nos transmite información de algún tipo, tanto estética como conceptual, por la que nos sentimos de algún modo interesados, atraídos o simplemente estimulados.”[1]

Ahora bien, podemos tener en la mano una serie de fotografías y preguntar a los transeúntes cuáles les parecen buenas o malas. Siempre tendremos respuestas; nadie nos dirá “oiga usted, gracias por preguntar pero soy la persona menos calificada para responderle”. En fin, todos sentimos que podemos opinar de fotografía. Y en ese sentido el preguntarse si una imagen es buena o mala está bien, pero la respuesta será tan parca como imprecisa. Cuando buscamos analizar de manera más seria una fotografía habría que comenzar por cuestionar el modo de análisis mismo.

El preguntarse si una foto es buena o mala adolece de dos problemas: primero caer en un simplismo. Una foto es un objeto demasiado complejo como para tratar de encasillarlo únicamente en dos posibilidades extremas de bueno o malo. Se cae necesariamente en una reducción injusta. Aquí no funciona el maniqueísmo. Ejemplo: ¿qué pasa si le muestro a una persona en la calle la siguiente fotografía de una pareja?

Tal vez el observador la califique automáticamente de “mala” porque apenas si se puede entender, en parte por el paso del tiempo.

Sin embargo es la única fotografía de Don Arnulfo González Peza y de Doña Francisca Gutiérrez, el único testimonio visual de su paso por este mundo. Y si son los bisabuelos del autor de este artículo (como lo son) entonces el asunto ya no es tan sencillo y la pregunta de si la fotografía es buena o mala resulta un tanto irrelevante. ¿Qué más da si la foto tiene deficiencias de cualquier tipo si es la única evidencia de la existencia de mis antepasados?

El segundo problema con la pregunta es que si algo es bueno o malo también se puede caer en un cierto juicio ético, pues ambos conceptos están directamente relacionados con la bondad o la maldad. Nos metemos, innecesariamente, en camisa de once varas. No le podemos decir a una fotografía “¡Foto mala! ¡Foto mala!” como lo haríamos con Fido si destruye nuestro sillón favorito. Entonces la solución, en este sentido, tampoco está en preguntar si una fotografía es buena o mala.

¿Qué hay de valioso en una fotografía?

Otra posibilidad ante el análisis de una fotografía es preguntarnos ¿Qué hay de valioso en ella? Entonces la imagen de los bisabuelos puede tener una respuesta más extensa y precisa. Seguir leyendo ¿Fotografía buena o mala?