francesca_esp

Francesca Woodman, la evanescente

Un informe especial sobre la fotógrafa de tintes gótico-surrealistas que abordó en su obra la corporeidad, el ser, la feminidad, el performance art y la evanescencia.

CONTENIDO_EXPLICITO

Por Óscar Colorado Nates*

Una decisión inesperada

La figura del niño prodigio no es usual en fotografía, todo lo contrario. Hasta después de muchos años de trabajo algunos grandes maestros logran encontrar un estilo e incluso los temas que definen finalmente su obra. Sin embargo Francesca Woodman era ya, a los 15 años, toda una artista. Mientras estudiaba en la Rhode Island School of Design los profesores elogiaban el trabajo de aquella joven rubia que aventajaba en todo a sus compañeros.

Francesca Woodman 126
Francesca Woodman, Untitled, New York, 1979

“[Kim ] Knopper apunta a que su obra podría ser considerada como un «preselfie», con un significado más profundo. Pero tal vez, en un época en la que abunda el exhibicionismo sin pudor en las redes sociales, sea más adecuado calificarla como el «anti-selfie», ya que paradójicamente mostrándonos tanto de ella consiguió mantener el misterio; desvelando su alma, no su presencia ni su vida.”[1]

Francesca Woodman 107
Francesca Woodman, Untitled, Roma, 1977-78

Woodman creó un corpus fotográfico donde exploró la corporeidad, el ser, la feminidad, la evanescencia, la relación con el espacio físico a través de tintes performáticos, ecos de simbolismo, notas surrealistas así como referencias a la literatura gótica.

Francesca Woodman 108
Francesca Woodman, Untitled, Roma, 1977-78

El quehacer artístico de Francesca es, a pesar de su juventud, “Íntimo, directo y visceral, el trabajo de esta fotógrafa revela la inusual y coherente visión de una artista que […] ha influido considerablemente a posteriores generaciones de artistas.”[2]

Francesca Woodman 83
Francesca Woodman, Untitled, Roma, 1978

Sin embargo, Francesca no era famosa: Todo lo contrario. Al graduarse de la escuela de diseño solamente encontró negativas e incomprensiones. Una artista que hoy se ha convertido en auténtico sujeto de culto[3]  tenía, a principios de la década de 1980, que mendigar trabajos como asistente de fotógrafos de modas. Sus portafolios eran rechazados; las revistas no se interesaban en su trabajo. Llegó al extremo de buscar trabajo como secretaria. No era extraño que hubiera caído en una depresión profunda que exigía terapia psiquiátrica y medicamentos. La Ciudad de Nueva York resultó extraordinariamente hostil. La relación con su novio terminó. En un solo día se encontró sola, rechazada, le robaron la bicicleta y, como puntilla, recibió la negativa por parte de la National Endowment for the Arts para recibir una beca. Fue entonces cuando Francesca Woodman tomó una decisión inesperada.

Francesca Woodman 89
Francesca Woodman, Untitled, Roma, 1977-78

1. La prometedora y sucinta vida de Francesca Woodman

Los Woodman: Una familia de artistas

Francesca Stern Woodman nació el 3 de abril de 1958 en Denver, Colorado (Estados Unidos). Era la hija menor en el seno de una familia de artistas. [4] Su padre, George Woodman, era un pintor abstracto protestante y su madre, Betty Woodman, una artista judía cuyo medio de expresión es la cerámica.

The Woodmans at home in Boulder Colorado ca 1968
La familia Woodman en su casa en Boulder, Colorado (ca. 1968)

Charles el hermano mayor de Francesca también es un artista que utiliza el vídeo como medio expresivo.[5]

George Woodman es un convencido de la ética de trabajo puritana quien “…cree en ir a trabajar al estudio cada día, y si la inspiración no llega, «afilar lápices» hasta que lo haga. El arte para él es casi una vocación sagrada.”[6]

De modo que Francesca aprendió sus primeras lecciones de arte directamente de sus padres en aquel hogar donde la verdadera religión era el arte.[7]

Primeros años: Boulder, Italia y los museos

En su infancia temprana Francesca asistió a una escuela pública en Boulder (Colorado) y tomó lecciones de Piano. Los padres pasaban temporadas largas en Italia. Entre 1965 y 1966 la familia se establece, temporalmente, en Florencia donde Francesca asiste a una escuela pública y aprende a leer y escribir en italiano.[8]

Aunque la familia regresa a Boulder, Francesca pasaría sus veranos en Italia[9] donde, eventualmente, los Woodman compraron una granja en Antella (a las afueras de Florencia).

italia_mapa_francesca_woodman

Durante esta época los Woodman asistían asiduamente a museos y galerías. Los padres dejaban a sus dos pequeños deambular libremente; acordaban una hora de encuentro y los chicos podían vagar por los recintos a sus anchas.

Francesca Woodman realiza bosquejos en un museo de Verona, Italia (1966)
Francesca Woodman realiza bosquejos en un museo de Verona, Italia (1966)

Francesca siempre llevaba unos cuadernos y lápices. Pasaba horas dibujando mientras usaba como referencias las pinturas que observaba. Le interesaban especialmente los retratos femeninos con textiles ampulosos.[10]

Francesca Woodman en Antella, Florencia (1970)
Francesca Woodman en Antella, Florencia (1970)

El internado en la Abbott Academy y el encuentro con la fotografía

abott_academy_andover

En otoño de 1972 Francesca se matricula en la Abbott Academy, un internado ubicado en Andover (Massachusetts) que privilegiaba el estudio del arte. Es ahí donde aprende fotografía, por primera vez, con la profesora Wendy Snyder MacNeill. [11] El siguiente año la niña asistió a la Phillips Andover Academy.

phillips_academy_andover

La adolescente fue impulsada, desde la familia, a la fotografía. Su padre le regaló una cámara Yashica 2 ¼ x 2 ¼. Aunque Francesca trabajó con varios formatos y cámaras, este fue tal vez el equipo que más utilizó en su vida.

Yashica 635, similar a la que usaba Francesca Woodman.
Yashica 635, similar a la que usaba Francesca Woodman.

George recuerda: “Francesca se enfocó en la fotografía muy pronto, medio en el cual ninguno de nosotros había trabajado. Le di una cámara cuando ella tenía 13 años y, simplemente, le encantó. Tenía 50 millones de ideas.” [12]

Desde el primer momento Francesca entendió a la cámara como su vehículo de expresión artística.

Francesca Woodman 1
Francesca Woodman, Self portrait at thirteen, Boulder, Colorado, 1972

Sean O’Hagan habla de los inicios fotográficos de Francesca: “Su fotografía más temprana fue realizada en Boulder, Colorado, en 1972. Se titula simplemente Autorretrato a los 13 años. En él, la joven Woodman […] con el pelo largo que le cubre la cara, tiene la mano izquierda presionando el obturador que se extiende, desenfocado, hacia la cámara y hacia nosotros. Es una imagen tan misteriosa y elusiva como cualquiera de sus desnudos o sus fotografías de performance. Nos dice que, aún a los 13 años de edad, Woodman había encontrado la forma de esconderse frente a la cámara y, al hacerlo, había encontrado su más perdurable tema.”[13]

eeuu_mapa_francesca_woodman

Rhode Island Institute of Design

En verano de 1975 Francesca, de 17 años, se gradúa de la escuela media superior y, tras otro verano en Antella, regresa para matricularse en la Rhode Island School of Design (RISD). Se muda a un estudio en Pilgrim Mills. Para entonces “…ya era una artista hecha y derecha, con una sorprendente madurez y enfoque hacia su trabajo.” [14]

risd1

Francesca realizó una parte muy importante de su obra en la RISD donde destacó rápidamente. Mientras el resto de sus compañeros apenas exploraban los distintos medios artísticos, Francesca sabía perfectamente que lo suyo era la fotografía.

risd2

Douglas Prince le reconoció abiertamente sus felicitaciones a Francesca.[15]

Es digno de mencionar que en la RISD Francesca inició una relación sentimental con Benjamin Moore,[16] quien aparecería en algunos trabajos de Woodman. Mientras que Sloan Rankin, amiga de Francesca, opina que aquella relación le brindaba a Francesca una cierta estabilidad, Betty Woodman menospreciaba al novio de su hija.[17]

Roma

Como parte de la currícula en la RISD, Francesca viajó a Roma para estudiar de intercambio. Era 1977 y este viaje se convirtió para ella “…en una fuente enormemente fértil de inspiración.” [18] En Roma Francesca produjo su serie “Ángel”.

En Italia la estudiante de arte trabajó arduamente donde siguió realizando proyectos personales. [19] La consistencia de su estilo se hace patente en estas fotografías que lo mismo pudieron haber sido realizadas en el estudio de Pilgrim Mills: La joven tenía ya un estilo definido y temas preferidos. Francesca tenía una idea muy clara de lo que quería obtener en el cuadro fotográfico.

Giuseppe Gallo, Bruno Ceccobelli, Francesca Woodman, Angelo Segneri, Gianni Dessi durante la instalación de la exposición "Cinque Giovani Artisti" en la Galleria Ugo Ferranti (Roma, 1978)
Giuseppe Gallo, Bruno Ceccobelli, Francesca Woodman, Angelo Segneri, Gianni Dessi durante la instalación de la exposición “Cinque Giovani Artisti” en la Galleria Ugo Ferranti (Roma, 1978)

Woodman hablaba muy bien el italiano, de modo que pronto realizó excursiones a otras ciudades y se hizo amiga de los artistas locales. Rentó un apartamento en la Via dei Coronari en Roma. Ahí “…Woodman descubrió los decrépitos cafecitos y las viejas fábrica de pasta convertidas en estudios por varios pintores romanos…”[20]

Rome Italy 1978 invitation for the exhibition Immagini fRancesca Woodman in Libreria Maldoror-2

Francesca halló la Libreria Maldoror. Era un local pequeño “…manejado por dos jóvenes bibliófilos. Se trataba de un sitio en el que Woodman pasaba horas y días…”[21] Americana extrovertida, la joven no tardó en compartir su trabajo fotográfico y en aquel recinto especializado en el surrealismo y el futurismo realizó su primera exposición individual. [22] También participó en la exposición colectiva Giovani Artisti y el Group Show en la Galería RISD del Palazzo Cenci.

Rome Italy 1978 invitation for the exhibition Immagini fRancesca Woodman in Libreria Maldoror-1

Graduación: bienvenida a la realidad

En otoño de 1978 Woodman regresa a Providence para terminar su último semestre y realiza una exposición individual en la Woods-Gerry Gallery de la RISD.

Francesca Woodman en la Galería Woods-Gerry en ela RISD (1978)
Francesca Woodman en la Galería Woods-Gerry en ela RISD (1978)

Ese año se muda la Ciudad de Nueva York. En su departamento de la calle 12 (en East Village) hace algunas fotografías, ahora en color. Arma un portafolios que le hace llegar a varios fotógrafos de modas. [23] Reside un mes en la Colonia MacDowell en New Hampshire. Expone colectivamente en la muestra Beyond Photography ’80 en The Alternative Museum New York y también en la Daniel Wolf Gallery.

Francesca Woodman (ca 1979-80)
Francesca Woodman (ca 1979-80)

Nueva York: La gran decepción

Nueva York cerró sus puertas a Francesca. Nadie parecía apreciar demasiado su talento, incluso buscó trabajo como secretaria, se hizo modelo para pintores, envió sus fotografías a revistas[24] y colaboró como asistente de fotógrafos, todo sin mucho éxito. [25]

Por otra parte Betsy Berne, amiga de Francesca, explica que la fotógrafa “…comprendía la relación simbiótica entre arte y comercio extremadamente bien, demasiado pronto, y eso era demasiado.” [26]

Atrapada

En otoño de 1980 Francesca sufrió una crisis emocional e intentó suicidarse sin éxito.  Se mudó con sus padres quienes, a partir de ese momento, la mantuvieron en vigilancia constante. Asistió a terapia y tomó antidepresivos.[27]

Elsa Fernández-Santos explica que “En sus diarios, la fotógrafa empieza a dejar ver sus grietas, las drogas, los desamores.” [28]

Su relación con Benjamin Moore terminó y Will Brand, escritor de arte, dice que ese hecho fue un factor clave en su estado emocional.[29]

Benjamir Moore y Francesca Woodman
Benjamin Moore y Francesca Woodman

Sara Lorente cita a Woodman: “Un día más desperté sola en estas sillas blancas. Un instante entre muchos, una transición hacia otra historia. Todo lo demás es un universo sugerido. Un cuento misterioso y evocador. Fin de la historia”.[30]

Los Woodman deciden que es mejor que su hija deje el hogar familiar y detienen la vigilancia permanente. Francesca regresa a su apartamento “…víctima de una soledad enloquecedora […] ubicada en una marginalidad tremebunda.”[31]

El 19 de enero de 1981 Francesca tuvo, literalmente, el peor día de su vida: le robaron la bicicleta y, mucho peor, recibió la respuesta negativa para obtener una beca de la National Endowment for the Arts. [32]

Francesca Woodman_Some disordered Inerior Geometries 1980_81-a
Francesca Woodman, Some disordered interior geometries, 1980-81

La joven escribió estas líneas: “Mi vida en este punto es como un sedimento muy viejo en una taza de café y preferiría morir joven dejando varias realizaciones, en vez de ir borrando atropelladamente todas estas cosas delicadas…”[33] Acto seguido, con 22 años, Francesca Woodman saltó de un edificio y se quitó la vida.[34]

El estigma

Desgraciadamente, la muerte de Francesca es un hecho que altera, de un modo u otro, la apreciación e interpretación de su trabajo. “La muerte prematura de Woodman es lo que la gente suele conocer, desde el principio. A veces este conocimiento precede a conocer su obra y así este hecho tiende a impregnar su trabajo y marcar la relación del observador con el legado y obra de Francesca.”[35]

Francesca Woodman_Some disordered Inerior Geometries 1980_81-b
Francesca Woodman, Some disordered interior geometries, 1980-81

La muerte de Woodman “ha impactado las diferentes lecturas de su trabajo, imbuyendo en esas -de por sí- complejas imágenes una capa adicional de misterio y, en algunos casos, un mal augurio.”[36]

Antonio Muñoz Molina invita a “…dejar a un lado en lo posible la leyenda póstuma de Francesca Woodman para mirar esas fotografías: sin ver en ellas un anticipo de la muerte tan próxima, sin sucumbir a la mitología del artista joven que no habría necesitado vivir más porque lo dio todo en un borbotón de genialidad que fue también un acto de sacrificio.” [37]

francesca_woodman_Quaderno_Di_Francesca_Woodman_undated_1
Francesca Woodman, Some disordered interior geometries, 1980-81

Ante la muerte de Francesca caben muchas posturas: La sensacionalista únicamente presta atención a su suicidio y desestima el mérito artístico de la fotógrafa. La anecdótica procuraría ver al suicido como una mera historieta que negaría al hecho de la muerte alguna relación con la obra. Por otra parte existe una posible postura esencialista, que mire el suicidio de Woodman como un asunto sustancial, primario, sin el cual nada de su trabajo importaría. Una posición negatoria le daría la espalda totalmente al suicidio y juzgaría el trabajo únicamente en sí mismo.

Todas estas posturas nos resultan, de un modo u otro, reduccionistas. El hecho del suicidio está ahí, es innegable y, para bien o para mal, genera sentidos. El suicidio ha generado atención, a quererlo o no, hacia Francesca Woodman.

Sin embargo la obra –al final del día- se sostiene por sí misma sin necesidad del relato sensacional. Por otro lado, la aceptación permite ponderar este suicidio sin morbo, otorgándole el peso justo. Esto es necesario para una lectura más madura de la obra de Woodman que trascienda al escándalo; solamente así es posible tasar cada una de las múltiples capas de valor en el trabajo de esta fotógrafa.

Amanecer de una leyenda y eclipse de los padres

Aunque Francesca pasó inadvertida en vida, cinco años después de su muerte se organizó una exposición en el Wellesley College que rescató del olvido a la artista.[38]

Sin embargo, mientras Francesca “detenida para siempre en esa primera juventud que ha fortalecido inevitablemente su leyenda…”[39], sus padres se han ido eclipsando.

Francesca Woodman_ Untitled NY 1979-3
Francesca Woodman, Untitled, New York, 1979

Betty Woodman ha tenido un poco de más notoriedad gracias a su trabajo con cerámica. Sin embargo, como dice Muñoz Molina, George Woodman “…al cabo de tantos años de sacrificarlo todo a la pintura no ha logrado casi nada.”[40]

El éxito de la hija ha opacado totalmente a los padres. En el índice Artfacts Francesca Woodman aparece en la posición número 362[41] mientras que en el mismo Ranking fotógrafos consagrados como Richard Avedon ocupan el sitio 372[42] y Garry Winogrand el 433[43]. Por su parte Betty Woodman está en la posición 4.599[44] y George ni siquiera aparece entre los primeros diez mil[45] artistas del índice.

Francesca Woodman Untitled NY 1980
Francesca Woodman, Untitled, New York, 1980

Existen muchos fotógrafos cuyas vidas y anécdotas dan para cientos de páginas. Con 22 años de edad y solamente nueve de ellos dedicados seriamente a la creación artística, Francesca apenas comenzaba a escribir su propia historia.

De modo que, para este análisis, procuramos estudiar con mayor profusión la obra de Woodman que su vida.

2. Corpus artístico

La producción artística de Francesca Woodman fue muy prolífica: dejó unos diez mil negativos[46] y más de 800 fotografías impresas[47] sin contar apuntes, álbumes y hojas de trabajo.

Francesca Woodman 2
Francesca Woodman, Untitled, Andover, Massachusetts, 1972-74

Su trabajo tiene raíces del modernismo donde se inscribe en el surrealismo. También tiene importantes elementos provenientes de la literatura gótica. “En su trabajo resuenan ecos de las tres tradiciones, al tiempo que evade cualquier categorización.”[48]

Francesca Woodman 3
Francesca Woodman, Untitled, Andover, Massachusetts, 1972-74

Es importante notar, al observar la obra de la artista, que no se trata únicamente de un trabajo acrisolado o incluso totalmente maduro. En muchos casos lo que estamos contemplando son trabajos escolares. A veces sus fotografías son, simplemente, un juego:

“…era ingeniosa y divertida. «Se lo pasaba bien», recuerda Betty [Woodman]. «Su vida no era una cadena miserable. Era divertido estar en su compañía. Es una falacia que su muerte implicara todo lo que ella era y la gente tiende a tener esa lectura de sus fotografías. La gente psicoanaliza su obra. Los jóvenes, en particular, sienten que Francesca se dirige a ellos de alguna manera. Ven las fotografías de un modo muy personal. Pero para mí este no es el modo en el que yo me acerco a estas imágenes. Para mí son frecuentemente divertidas.»”[49]

Francesca Woodman 4
Francesca Woodman, Untitled, Boulder, Colorado, 1972-75

Es muy importante recordar que Francesca tenía una mirada muy educada. Para comenzar, influía su entorno familiar donde se apreciaba y valoraba el arte. Por otra parte las visitas a museos y las estancias en Italia fueron moldeando una cultura excepcional para una persona tan joven. Francesca “…sabía lo que hacía: tenía un ojo sofisticado, un vasto conocimiento de la historia del arte, así como una sensibilidad extrema a las influencias que recibía de otros colegas. Pero sus mejores fotografías son aquellas en las que sus instintos tomaban el control. Ella lo sabía, también.” [50]

Es interesante notar que “…las imágenes de Woodman resuenan con la vibrante y emocionalmente violenta vida del adolescente al tiempo que evitan lo artificial, sentimental y sensiblero.”[51]

Elementos canónicos en Woodman

En la obra de Francesca Woodman existen elementos que se repiten en un canon, una lista, que permanecen constantes en buena parte de su obra: entornos naturales, interiores derruidos, figuras humanas (generalmente femeninas y frecuentemente desnudas), el ocultamiento, el uso de algún objeto, la simbiosis persona/espacio físico. También se encuentran los aspectos formales como las composiciones en formato cuadrado (1:1), la elección de película en blanco y negro (aunque sí trabajó en color hacia 1980)  o el uso de barridos.

elementos_canonicos_francesca_woodman

La propia Francesca aparece constantemente en su obra: “Con frecuencia podemos verla en interiores abandonados, donde su cuerpo parece fundirse con el entorno, cubierta por secciones de papel tapiz, medio escondida tras el panel de una puerta, o agachada sobre un espejo. Los objetos hallados y accesorios sugestivos son colocados cuidadosamente para crear escenarios surrealistas o claustrofóbicos. Sus fotografías son producidas en series temáticas, que se relacionan con accesorios específicos, lugares o situaciones.”[52]

Georgie Bucher describe algunos de los elementos que aparecen, constantemente, en las fotografías de Woodman: “En sus composiciones de figuras oscurecidas o barridas, con textiles arrugados, hojas de papel, objetos bizarros dentro de muros en casas ruinosas se muestran como sueños hermosos pero tristes.” [53]

Resulta muy interesante notar que Francesca se interesaba más en el proceso artístico que en el resultado. En tal sentido era una fotógrafa con las identificaciones posmodernas propias de la década de 1970: “La calidad de sus ampliaciones tampoco era consistente, pero ese no era el punto. Francesca no era una artesana. Era perfeccionista pero no tanto del resultado como del proceso, del «llegar ahí»: el uso de objetos, texturas, vestido o falta de él, la escenografía, el movimiento de figuras, los errores que llevaban a grandes hitos, los ritmos visuales que provocaban ecos entre los distintos elementos.” [54]

Corporeidad

Para Francesca la corporeidad era un elemento central. Su trabajo está enfocado “…obsesivamente al cuerpo femenino joven, frecuentemente desnudo; el suyo o el de otros…” [55]

Francesca buscaba, según ella misma lo revelaba “…la energía interna del cuerpo: «Muestro lo que no se ve: La fuerza interior del cuerpo», en imágenes fotográficas que entrelazan la escultura, el movimiento, los cuerpos vivos y los espacios planos, sean muros o muebles o la propia esencia plana del medio fotográfico en sí mismo.” [56]

Francesca Woodman 11
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

Existen también los ecos del siglo XIX que se cuelan en su obra. Francesca “…hacía fotos de sí misma que parecían a veces de una época mucho más antigua, imágenes victorianas de mujeres medio diluidas en sombras o de fantasmas de mujeres convocados tramposamente por alguna médium con pretensiones de rigor fotográfico. Y los lugares en los que prefería retratarse eran habitaciones vacías en casas abandonadas en las que podría haber aparecido y desaparecido uno de los fantasmas esquivos de los cuentos de Henry James.”[57]

En Francesca encontramos siempre una exploración, tanto del cuerpo como del espacio[58] y la simbiosis entre ambos. En ocasiones el cuerpo se funde en un muro, en otras se esconde.

Francesca Woodman 28
Francesca Woodman, my hose, Providence, Rhode Island, 1976

Woodman indaga en el ser, el género, el entorno y su influencia en la corporeidad. “…usaba su propio cuerpo como un medio y una herramienta en dos géneros tradicionalmente ligados a la feminidad: el desnudo femenino y el tableau vivant [puesta en escena].”[59]

tableau_vivant_infografico_cindy_sherman

Para la artista hay un entrecruce del cuerpo, la figura humana “…y su enlace con el mundo sensible, la barrera entre lo humano y lo no-humano.”[60]

Francesca Woodman 58
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

El trabajo de Francesca invoca a la ambigüedad: muestra pero también esconde, afirma y niega el sentido del ser. [61]

Feminidad y feminismo

Woodman inspeccionaba su propio ser y reivindicaba lo femenino “…de la arena de la ingenuidad masculina.”[62] Y es que en sus juegos surrealistas siempre hay una curiosidad por lo femenino.[63]

Tanto su género como el hecho de ser una persona muy joven importan porque forman parte de sus motivaciones, pero sobre todo de los sujetos con los que trabajó de manera prevalente. “Es poco probable que una mujer madura o un hombre, incluso uno joven, hubieran producido fotografías como estas.” [64]

Francesca Woodman 33
Francesca Woodman, And i had forgotten how to read music, Providence, Rhode Island, 1976

Durante finales de la década de 1970 mujeres como Suzanne Lacy, Ana Mendieta o Cindy Sherman reflexionaban y contribuían a la lucha feminista.

Francesca Woodman 114
Francesca Woodman, Untitled, New York, 1979-80

Sin embargo como revela Betsy Berne: “Francesca se sentía culpable de no ser una auténtica feminista, aún siéndolo, simplemente porque era una mujer que se tomaba a ella misma y a su trabajo seriamente. No hacía falta discutirlo o hacer alarde de una teoría feminista en una manera explícita. Francesca hacía, simplemente, su trabajo esperando que pudiera provocar y formular preguntas y sugerir respuestas, al tiempo que reflexionaba acerca del ser mujer y mucho más allá.”[65]

En Francesca Woodman existe un “…desplazamiento artístico único y una transformación en lo «femenino» de la identidad.” [66]

Francesca Woodman 56
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976
Desnudos y sexualidad

En la fotografía de Francesca suele haber el componente de una figura humana desnuda o semidesnuda. Ánxel Grove explica que son la obra de Woodman se refiere a “…una niña de familia liberal perdida en los bosques de Boulder-Colorado, jugando con el vestuario, con espejos y superficies desconchadas, con restos biológicos, papeles troquelados y, sobre todo, con su propio cuerpo, principal soporte y sujeto de su obra. Francesca se desnudaba a la mínima porque quizá necesitaba la exposición extrema o, quién sabe, porque ante nadie más que el discreto ojo de su cámara era capaz de la indiscreción.”[67]

Francesca Woodman 5
Francesca Woodman, Untitled, Boulder, Colorado, 1976

En la obra temprana de Francesca puede encontrarse una exploración de su cuerpo y su feminidad donde había más de “…solitaria introspección que de narcisismo.”[68]

Francesca Woodman 22
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

Sin embargo, conforme crece la fotógrafa en técnica, también madura corporalmente y en sus fotografías puede encontrarse una exploración cada vez más compleja, y mucho menos inocente de la sexualidad donde aparecen lo mismo insinuaciones sexuales asaltos a través de los objetos que utiliza para incluir en sus fotografías que declaraciones visuales bastante explícitas. También comienzan a revelarse aspectos de sumisión y maltrato, quizá por su relación sentimental con Benjamin Moore. Se trata de “…un intento por reapropiarse del control del cuerpo femenino; [aunque] también revelan un elemento de sexualidad sádica.”[69]

Francesca Woodman 8
Francesca Woodman, Boulder, Colorado, 1972-75

En este sentido la obra de Woodman es bastante más compleja de lo que aparenta de primera intención. Es como un juego del gato y el ratón: “Ella perdura en la insolencia de un cuerpo que se ofrece y se escapa, unas veces velado por la penumbra, otras impúdico y frontal, en una cara tan joven que no ha perdido todavía las redondeces de la barbilla y de los pómulos” [70]

Francesca Woodman 15
Francesca Woodman, Providence, Rhode Island, 1976

Al mismo tiempo son desnudos que evocan seres inmateriales, “…juegos surrealistas y una sexualidad tan ansiosa como etérea: probablemente pocos han visto el desasosiego femenino con la lucidez de esta niña-artista”[71]

Betsy Barne revela que Francesca era muy compleja: “Así como podía ser de una sensibilidad elegante y romántica había una sexualidad cruda, visceral y casi grotesca. Eso también era Francesca.” [72]

Francesca Woodman 18
Francesca Woodman, from the three kinds of melon in four kinds of light series, Providence, Rhode Island, 1975-77

Por eso Ken Johnson explica que las fotografías de Francesca Woodman “…juegan entre la inocencia y la experiencia, la carne y el espíritu, lo angelical y lo demoníaco.” [73]

Francesca Woodman 113
Francesca Woodman, Untitled, New York, 1979-80

Evanescencia

Así como la corporeidad cobra un papel muy importante en la obra de Francesca Woodman, resulta fundamental resaltar su interés por lo inmaterial, lo evanescente, lo que se desvanece, lo que se esfuma.

Francesca Woodman 30
Francesca Woodman, house #3, Providence, Rhode Island, 1975-76

Como explica Muñoz Molina, Francesca Woodman “Aparecía y desaparecía, se mostraba y se ocultaba. En algunas fotos se tarda en saber dónde está, qué hace. Se ve un armario con diversos estantes en los que hay animales disecados y en uno de los huecos se esconde a medias una figura encogida, ella misma, la cabeza asomando por una puerta de cristal entreabierta, la melena derramada sobre la tarima del suelo. Los espacios en los que se fotografía son ya lugares de ausencias, casas que fueron habitadas tal vez durante generaciones y en las que desde hace mucho tiempo no vive nadie, salones con chimeneas en las que no se enciende el fuego, con paredes que se han ido desconchando y techos en los que se ha filtrado la humedad, con alacenas vacías en las que solo habrá olor a rancio y tal vez a excrementos de ratones, con espejos escarchados en los que se reflejó gente olvidada.”[74]

Francesca Woodman 31
Francesca Woodman, house #4, Providence Rhode Island, 1976

Herve Chandes refiere que Woodman “captura una presencia fantasmal y evanescente de su propio cuerpo en movimiento.”[75]

Lo que vuelve tan sugerente y compleja la fotografía de Woodman es que lo mismo puede convertirse en ángel o demonio, pues “…crea identidades intermedias que parecen buscar una válvula de escape y una desarticulación de la forma femenina. El «ella», en las fotos de Woodman, no se trata de una mujer humana, sino el desmembramiento de la imaginación y el deseo.”[76]

Francesca Woodman 37
Francesca Woodman, Untitled, Providence Rhode Island, 1975-76

Francesca se desvanece en una “…una urgencia por desmaterializarse en un espíritu puro.” [77] Así es como Woodman “aparece y desaparece en sus fotografías casi con la misma fugacidad con que apareció y desapareció en su propia vida, tan breve que ya es un espejismo, más aún por todo lo que ha cambiado el mundo desde su desaparición definitiva.” [78]

Sara Lorente ve en esta ilustración de la evanescencia femenina de Francesca una “…anticipación estética de su suicidio”[79]

Francesca Woodman 47
Francesca Woodman, Space2, Providence Rhode Island, 1976

 

Barridos

Dentro del análisis de la evanescencia en Francesca Woodman es fundamental poner atención a los tiempos de obturación largos que utilizaba al hacer algunas exposiciones. Este manejo del tiempo fotográfico provocaba el efecto de barrido.

Francesca Woodman 48
Francesca Woodman, Space2, Providence Rhode Island, 1976

Se dice que “Su uso de los tiempos de exposición extendidos podrían reflejar estados psicológico traumáticos, donde el barrido de la figura se entrecruza con una psique barrida en la mente. A través del barrido, su cuerpo es angulado, que se esculpe suavemente como una jarra. Se dice que todo espacio, en este caso el interior de una casa o estudio «absorbe» las corrientes emocionales que le son descargadas diariamente, quedándose en las mismísimas paredes y repitiendo el incidente traumático una y otra vez.”[80]

Francesca Woodman 76
Francesca Woodman, Untitled, Roma, 1977-78

Robert Clark insiste en el paralelismo barrido-psique: “Francesca Woodman creó imágenes de un diario personal donde se auto-borra, al tiempo que revela una técnica exquisita y una terrible vulnerabilidad psicológica que retrata el estar al borde de su propia desaparición.”[81]

Francesca Woodman 78
Francesca Woodman, Untitled, Roma, 1977-78

Autorretrato

Francesca Woodman aparece frecuentemente en sus fotografías. Por definición el autorretrato “…implica la creación de una imagen cuyo sujeto es el propio artista que realiza la obra de arte.”[82]

Francesca Woodman 54
Francesca Woodman, On being an angel #1, Providence, Rhode Island, 1976

Por su parte, Susan Bright sostiene que “Históricamente el autorretrato […] se ha entendido como una representación de las emociones, una actualización externa de los sentimientos internos, un penetrante auto-análisis y una auto contemplación que otorgan inmortalidad al artista.”[83]

Laura E. Herman Myers alude a la relación entre autorretrato e identidad como un rasgo definitorio de este género fotográfico. “¿Cómo comunican los artistas su identidad por medio de los autorretratos?”[84]

Francesca Woodman 65
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1975-76

En tal sentido, buena parte de la obra de Francesca Woodman podría enmarcarse en el género del autorretrato. Sin embargo, para Sean O’Hagan realmente “El resultado final no es un autorretrato, sino una serie de performances estáticas en las cuales ella juega con la noción del ser, disfrazándose, transformándose y desfigurando su propio cuerpo.”[85]

Empero, el aparecer en la fotografía era más bien un asunto de conveniencia para Francesca: “…ella siempre estaba disponible, mientras que conseguir una modelo tomaba tiempo. «Yo creo que eso era lo que ocurría» dice Betty [Woodman]. «Decirte a ti mismo lo que necesitas es mucho más sencillo que pedirle a alguien más que sonría, mire de tal o cual forma.»”[86]

Francesca Woodman 99
Francesca Woodman, Untitled, Roma, 1977-78

En Francesca Woodman se da una estrategia similar a la de Cindy Sherman, donde la fotógrafa está representando un papel. “Al fotografiarse en una casa abandonada, muestra a una mujer torturada, desconcertante, distante, coqueta, indignante. Sus fotografías se adentran más intensamente en el performance… Francesca se imaginaba a sí misma como una diosa, una furia, un ángel, un animal, una joven recatada.”[87]

Michael Rose abunda que “Aunque Woodman está físicamente presente en esta obra, la imagen se desmarca de la tradición histórica del autorretrato mediante varios mecanismos. No hay una reivindicación de que estas imágenes mostraran a la artista como puede apreciarse en varios de sus prototipos tempranos, cuando los artistas se mostraban a sí mismo con sus herramientas de trabajo.”[88]

Francesca Woodman 124
Francesca Woodman, Untitled, New York, 1979-80

Es muy claro que sí existen autorretratos en la obra de Woodman, como el titulado expresamente Autorretrato a los 13 años. Sin embargo no todos los trabajos de la fotógrafa pertenecen a este género. Esta es una posibilidad adicional de profundidad y ambigüedad, pues el observador se enfrenta constantemente a un puzzle que le invita a dilucidar si lo que ve es un autorretrato o la representación de un personaje o un arquetipo.

Francesca Woodman 137
Francesca Woodman, Untitled, MacDowell Colony, Peterborough, New Hampshire, 1980

También es importante recordar que “Las imágenes de Woodman deberían comprenderse como un diario de preocupaciones conceptuales más que una colección de autorretratos relacionados con su estado emocional.”[89]

Fernández-Santos recuerda que “Sus autorretratos -divertidos, artísticos, neuróticos y dolorosamente honestos- han atraído siempre una gran atención. La gente quiere ver a esta chica extraordinaria y extraviada; se sigue creyendo que el sujeto fundamental era ella misma. Sus padres refutan esta idea; su padre, George, explica que «la gente tiende a hacer mitologías de los artistas. » […] Tanto George como Betty Woodman piensan que tanto los interesados como los críticos tienden a ignorar el humor en la obra de su hija y achacar un feminismo que ella tal vez no habría reconocido. Tal vez la gente se sienta provocada por la desnudez, la manera de pellizcarse y jalar su piel, como si fuera demasiado.” [90]

Lo gótico en Francesca Woodman

Siempre que se reflexiona sobre Francesca Woodman es indispensable el diálogo con algunos rasgos típicos de la literatura gótica en vínculo con su trabajo fotográfico. Sin embargo la relación es mucho más que meramente estética o que se circunscriba únicamente al aspecto visual. En Woodman veremos que existen una correspondencia mucho más estrecha con la literatura gótica de lo que se ve a simple vista.

Francesca Woodman 6
Francesca Woodman, Untitled, Boulder, Colorado, 1972-75

Lo primero es recordar a la novela gótica, género literario de ficción pseudo-medieval, en la que prevalecen la atmósfera de misterio y terror.[91]

literatura_gotica

El repaso esencial de las grandes novelas góticas no puede dejar fuera obras como El castillo de Otranto (1746, Horace Walpole), Los misterios de Udolfo (1794, Anne Radcliffe), El Monje (1796, Matthew Gregory Lewis), Melmoth el errabundo (1820, Charles Robert Maturin), Frankenstein o el moderno Prometeo (1818, Mary W. Shelley), El extraño caso del Dr. Jeckyl y Mr. Hyde (1886, Robert Louis Stevenson) o Drácula (1897, Bram Stoker).

En la novela gótica suele haber la representación de un mundo derruido, ya sea en la trama de la historia, la locación, los personajes o el tema.[92]

Francesca Woodman 10
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

En Francesca salta a la vista, de primera intención, ese mundo decrépito del que gusta rodearse. Mientras que la joven podría haber escogido las típicas residencias del housing estadounidense para estudiantes, eligió aquellos edificios y espacios achacosos y caducos. No importa si es en Colorado, en Providence o en Roma, la Woodman siempre encuentra habitaciones con muros descarapelados cubiertas de polvo.

Francesca Woodman 14
Francesca Woodman, Depth of field, Providence, Rhode Island, 1975-78

Sin embargo el espacio físico no es lo único asolado. De hecho podría encontrarse en esta erosión la propia psique de Francesca y, en última instancia, de su mundo artístico.

En la literatura gótica siempre existe, según Eve Kosofsky Sedgwick, una idea o protagonista que tiene que luchar contra una persona o fuerza terrible.[93] Por un lado está la lucha entre Francesca y el mundo que se niega a reconocer su valor artístico. También se encuentra su compleja relación con Benjamin Moore. Por si lo anterior fuera poco, está aquello que podríamos denominar Francesca vs. Francesca.  Evocando la clásica locución latina homo homini lupus –el hombre es el lobo el hombre- tal vez podríamos hallar en Woodman al monstruo o fuerza terrible contra el que debía luchar Francesca.

Francesca Woodman 19
Francesca Woodman, Untitled, Rhode Island, 1976

Algunos elementos en la novela gótica[94], que, al analizarlos, se pueden encontrar, repetidamente, en la obra de Francesca Woodman:

  1. Se ubica en un castillo. Si bien en el caso de Francesca no es un castillo per se, sí se trata de un espacio ajado, ruinoso.
  2. Atmósfera de misterio y suspenso. En la obra de Francesca existe siempre ese fulgor misterioso y una confusión donde queda suspendido el tiempo. Las fotografías de Francesca son ambiguas y sugerentes. “… Woodman creaba complejos juegos de «escondidillas» con su cámara. Uno de los atractivos permanentes de su trabajo es la forma en que construye enigmas que atrapan la mirada.”[95]
  3. Mujer en peligro. Este elemento clásico en la novela gótica cobra un sentido peculiar en Francesca. Muchas veces es ella misma el sujeto aterrorizado, con miradas de espanto como ocurre en Polka Dots, Providence, Rhode Island, 1976.
  4. Mujer amenazada por una figura masculina poderosa, impulsiva y tiránica. ¿Acaso Benjamin Moore es esa figura? La madre, Betty Woodman, ha culpado de una manera u otra a Benjamin Moore como un factor en el suicidio de su hija.[96] Por otra parte, el exnovio de Francesca es dueño de una parte del trabajo de la fotógrafa. En lugar de ceder este corpus a la familia Woodman, o conservarlo por razones afectivas, Moore ha mantenido una actitud utilitaria y se ha beneficiado económicamente de estas fotografías que continuamente vende o presta.[97]
De la serie "Polka Dots", Providence (Rhode Island, ca. 1976)
De la serie “Polka Dots”, Providence (Rhode Island, ca. 1976)

También podemos hallar otras claves de la literatura gótica[98] que están presentes en el texto fotográfico de Woodman, tales como:

  1. Fascinación por el pasado. Francesca tuvo siempre una alucinación por lo viejo, tanto en los espacios físicos como en el vestir.
  2. Gusto por lo excéntrico lo sublime. Resulta interesante ir encontrando estas notas a lo largo de las fotografías de Woodman.
  3. Percepciones psicológicas, especialmente sobre la sexualidad. La obra de Francesca está impregnada en las profundidades de la personalidad y el temperamento. El aspecto sexual en Woodman se encuentra constantemente presente y, en tal sentido, los rasgos psicoanalíticos de su fotografía son explicitados una y otra vez.
  4. Estimulación o representación del miedo, lo macabro o lo siniestro. Esta es una característica depende, de una manera importante, de la mirada del espectador. Si bien es cierto que Francesca puede hacer fotografías en cementerios y en interiores envejecidos, también lo es que el efecto de lo siniestro o lo macabro radica, en buena medida, en las resonancias que estas fotografías puedan hallar en la propia psicología e historia de quien observa su obra. Ahora bien, no se puede omitir que “La naturaleza (ramas, bosques, pájaros…) y las casas (paredes, muros, ventanas…) jugaban un papel fundamental en la composición [de las fotografías de Francesca Woodman], había algo siniestro en aquella densidad simbólica, historias llenas de melancolía y tristeza con ella como único centro de todo.” [99] También viene a cuento las palabras de Owen Campbell cuando explica que “Las escenografías neo-góticas [en Woodman] se combinan con una mórbida apropiación de los cuerpos renacentistas que Woodman estudió en su niñez. Hay una fascinación con los huesos que subyacen bajo la piel, como queda de manifiesto en la fotografía donde una hoja que ha sido desprendida de su tejido suave hace eco de las propias costillas y espina dorsal de Woodman.”[100] En realidad hay más de cuento de misterio en las fotografías de Francesca que de historia de horror.
  5. Lugares exóticos. La novela gótica se ubica en lugares lejanos, exóticos, como Austria, Alemania, Transilvania, Suiza o Italia.[101] Aunque Providence o Boulder están lejos del exotismo propio de lo gótico, ciertamente que Roma es el sitio ideal. Habría que preguntarse si Francesca busca símiles de estos espacios ruinosos ecos del viejo mundo que tanto disfrutaba en sus veranos en Antella. De hecho “Probablemente su gusto por los escenarios bucólicos y decadentes no se entiende sin ese contacto con el viejo mundo.” [102]
Francesca Woodman 74
Francesca Woodman, Untitled, Roma, 1977-78


Se ha dicho, repetidamente, que Francesca invoca ángeles y demonios. Esta es otra característica de lo gótico, donde existe de manera constante esa presencia de “…demonios, brujas, espíritus y ángeles, frecuentemente en conflicto con el alma humana. El héroe puede ser tentado por espíritus malignos o redimido por buenos espíritus…”[103] Si bien en la fotografía de Francesca aparecen estas figuras (recordemos su serie Ángel realizada en Roma), es su vida entera la que parece un relato gótico y en donde la dama en peligro es vencida, finalmente, por aquel espíritu maligno que la orilla a que pierda la vida.

Francesca Woodman 77
Francesca Woodman, Untitled, Roma, 1977-78

Wabi Sabi y Francesca Woodman

Si bien es cierto que hay muchos tintes de literatura gótica en la fotografía de Woodman, también lo es que no son necesariamente fotografías lúgubres ni terroríficas. Esto resulta más evidente cuando se compara el trabajo de Francesca con otros creadores como Ralph Eugene Meatyard o Clarence John Laughlin.

Más aún, el trabajo de fotógrafas que han sido influidas por Woodman, tales como Alison Scarpulla o Katie Eleanor,  da cuenta de los extremos potenciales en lo lúgubre, pero a los cuales Francesca no llegó.

Francesca Woodman 62
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

Sin embargo, existe otra posibilidad de aproximación y lectura a los escenarios ruinosos de Francesca Woodman y es la estética japonesa conocida como Wabi Sabi. Esta concepción filosófica y estética se abre a una valoración de lo simple, lo imperfecto e incluso lo decrépito.

Francesca Woodman 29
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

“La palabra wabi procede del verbo wabu, que significa languidecer, y del adjetivo wabishii, que se usaba para describir los sentimientos de soledad, desolación y desdicha. Sin embargo, los literatos de los periodos Kamakura y Muromachi usaron estas connotaciones negativas de una forma mucho más positiva para expresar una vida que se había liberado del mundo material. Así, wabi, significa realmente «pobreza», es decir, no depender de las cosas terrenas —riqueza, poder, reputación— y sin embargo sentir interiormente la presencia de algo sumamente valioso por encima del tiempo y la posición social: esto es lo que en esencia constituye wabi. […]La palabra sabi intenta transmitir una sensación de desolación. Implica un espíritu de absoluta soledad y la idea de que no hay nada que permanezca inmutable y de que todos los seres vivos están destinados a morir. Procede del vivo deseo que sentimos de recuperar el mundo de nuestra infancia, el mundo del momento presente, no definido por el lenguaje o los valores que constituye una pura experiencia de la realidad.” [104]

Francesca Woodman 32
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

En Francesca Woodman encontramos una cierta tristeza, una aflicción que muestra imágenes que son más atribuladas que terroríficas. “El Wabi-Sabi nos recuerda que todos somos seres transitorios en este planeta y que nuestros cuerpos, así como el mundo material que nos rodea, están en el proceso de regresar al polvo.” [105]

El Wabi Sabi nos permite entender mejor la fotografía de Woodman porque es un concepto que también tiene que ver con la evanescencia, pero de una manera menos explícita, más bien como un perfurme: “El wabi sabi 侘寂 es una apreciación estética de la evanescencia de la vida. Las imágenes wabi sabi nos obligan a contemplar nuestra propia mortalidad y evocan una soledad existencial y una delicada tristeza. También provocan un alivio agridulce, ya que sabemos que toda existencia comparte el mismo destino.”[106]

Francesca Woodman 73

Incluso este concepto filosófico-estético japonés nos puede ayudar a comprender el sentido de la muerte prematura de Francesca porque el Wabi Sabi se trata de “aceptar el ciclo natural de crecimiento, decadencia y muerte.” [107]

Las fotografías de Francesca abrigan la idea de la naturaleza, quizá mejor aún que un bosque gótico que guarda un espectro. Igualmente aquellos espacios interiores con muros descarapelados tienen, en su textura, una belleza que puede entenderse mejor en el espíritu del Wabi sabi que sabe comprender la belleza “…en lo modesto, lo rústico, lo imperfecto, incluso en lo decadente.” [108]

Francesca Woodman 84 85
Francesca Woodman, Self deceit #3 y #4, Roma 1978/79

Esos interiores vacíos, plenos de textura y con pisos crujientes revelan la calidad sabi, es decir, el saber cargar con los años de manera digna y grácil[109] pero también la apreciación por las huellas que deja el tiempo.

Francesca Woodman 86 87
Francesca Woodman, Self deceit #5 y #6, Roma 1978/79

Por otra parte, “Wabi es la clase de belleza perfecta lograda, paradójicamente, por el tipo adecuado de imperfección, tal como la asimetría de una vasija que refleja el haber sido hecha a mano, por el contrario una pieza realizada con una máquina que puede ser perfecta, pero sin alma. Sabi es la clase de belleza que se alcanza únicamente con el tiempo, como la pátina de una estatua de bronce muy antigua.”[110]

“Hasta el siglo XIV, cuando la sociedad japonesa llegó a admirar monjes y ermitaños para su ascetismo espiritual, wabi era un término peyorativo usado para describir, parias miserables y tristes.” [111]

En cierta medida la Francesca que llegó a Nueva York no encajó porque, a los ojos de una sociedad urbana enfrascada en la lógica del materialismo, la ostentación y lo grandilocuente, aquella joven artista no era más que una wabi, es decir, una paria miserable, triste e inadaptada.

Francesca Woodman 104
Francesca Woodman, Untitled, Antella, 1977-78

Francesca chocó en Nueva York porque “Nuestra sociedad no puede lidiar con lo mínimo, el silencio ni la espiritualidad. Todo debe ser grande, ruidoso, llamativo e intrusivo.” [112]  El Wabi Sabi implica impermanencia, humildad, asimetría e imperfección. “Estos principios subyacentes son diametralmente opuesto a sus contrapartes occidentales que valoran permanencia, grandeza, simetría y perfección.” [113]

No es de extrañar que la primera reacción hacia Francesca y su trabajo fuera de perplejidad. En una sociedad donde lo que imperaba era el American Dream, las fotografías de Woodman simplemente debieron parecer totalmente fuera de lugar.

Francesca Woodman 105
Francesca Woodman, Untitled, Antella, 1977-78

Wabi Sabi es referido, a veces, como el diseño rústico japonés, pero la palabra «rústico» generalmente implica crudeza y falta de sofisticación. El Wabi sabi implica, por el contrario, la máxima sofisticación […]”[114]Del mismo modo, Francesca Woodman era una artista de máxima sofisticación, con una profunda educación visual y una apreciación por la pátina del tiempo aprendida, de primera mano, en el viejo continente.

Ciertamente el trabajo de Francesca Woodman tiene elementos heredados directamente del modernismo, con tintes de literatura gótica y notas surrealistas. Sin embargo, la comprensión de la estética Wabi sabi podría ofrecernos una clave adicional para tratar de desentrañar algunos de los misterios en la obra de Francesca Woodman pues esta filosofía podría otorgar nuevos sentidos a su trabajo.

Francesca Woodman 106
Francesca Woodman, Untitled, Antella, 1977-78

El Surrealismo: un repaso

Otra de las notas clásicas en la fotografía de Francesca Woodman es el surrealismo.

Habría que recordar que la corriente Dadaísta, iniciado hacia 1916, daba la espalda a una noción burguesa del arte y contraponía su amor por la paradoja y era una respuesta al absurdo de un mundo enloquecido por la primera guerra mundial.[115]

El surrealismo surge como un estilo literario que pronto saltó al terreno de las artes visuales.[116]

Francesca Woodman 115
Francesca Woodman, New York, 1979

Este movimiento de las vanguardias es propulsado por el poeta francés André Bretón en 1924, aunque el término ya había sido utilizado por el crítico Guillaume Apollinaire en 1917 para describir “algo que excedía la realidad.”[117]

André Breton
André Breton

Esta escuela tuvo gran importancia hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando Bretón y la mayor parte de los surrealistas más importantes viajaron a Estados Unidos.

Una vez terminada la guerra, al regresar a París se encontraron que el surrealismo estaba siendo minado por antiguos miembros como Tzara y que ya había un nuevo comandante de las vanguardias: Jean-Paul Sartre, quien había maldecido al surrealismo por su “optimismo estúpido”.[118]

Francesca Woodman 112
Francesca Woodman, Untitled, New York, 1979-80

El surrealismo siguió vivo y dejó su huella en otros movimientos artísticos de la posguerra incluyendo las corrientes del expresionismo abstracto, el Nouveau Réalism o el Performance Art. Sin embargo, a pesar de todo, para mediados del siglo XX el surrealismo había declinado.

La fotografía “constituyó el medio surrealista por excelencia. El hecho de que fuese u medio mecánico y que resultara un «modesto dispositivo de registro» recuerda a la descripción de [André] Breton de los propios poetas surrealistas.”[119]

fotografia_y_surrealismo

Una clave importante de la fotografía dentro del surrealismo era su carácter paradójico y engañoso de un aparente registro fiel y objetivo de la realidad. Los surrealistas aprovecharon esta trampa de la apariencia, tan esencial de la fotografía, para re-contextualizar mentalmente la percepción visual. “Usando un estilo registral y «social» que hace que las fotografías parezcan documentos o evidencias, los surrealistas proclamaban un proyecto de consulta, un intento sistemático de interrogar la realidad.”[120]

Francesca Woodman 149
Francesca Woodman, Untitled, MacDowell Colony, Peterborough, New Hampshire, 1980

La fotografía es inherentemente surrealista. Como dijo Susan Sontag en su clásico Sobre la Fotografía: “El surrealismo yace en el corazón de la empresa fotográfica: en la misma creación de un mundo duplicado, una realidad en el segundo grado, más estrecha pero más dramática que la percibida por la visión natural.”[121]

Muchos de los grandes fotógrafos del siglo XX tuvieron una relación importante con el surrealismo. Baste recordar los nombres de Henri Cartier-Bresson, Manuel Álvarez Bravo, Brassaï o André Kertész.

Francesca Woodman y el surrealismo

Francesca tiene múltiples lazos con el surrealismo. Aunque ya había tenido aproximaciones con esta corriente vanguardista que se había colado en sus fotografías, es en Roma cuando tiene la mayor influencia de este movimiento pues “…habría visto en exposiciones o aprendido en sus clases de historia (a través de la lectura) durante su residencia de 1977-78 en Roma y sus frecuentes visitas a la Libreria Maldoror, donde podría haber encontrado libros, catálogos, fotografías e imágenes sueltas, postales o journals…” [122]

Francesca Woodman 7
Francesca Woodman, Untitled, Boulder, Colorado, 1972-75

Francesca incluye, frecuentemente, elementos emblemáticos de la iconografía surrealista como son manos, guantes, máscaras, reflejos, sombras así como el simbolismo sexual.

“Woodman estaba muy interesa en el movimiento surrealista y neo-pictorialista -como el del trabajo de la fotógrafa de modas Deborah Turbeville-. Ambos movimientos se manifiestan en el trabajo de Francesca a través de motivos, abstracciones y aire fantasmagórico.”[123]

Francesca Woodman 34
Francesca Woodman, i stopped playing the piano, Providence, Rhode Island, 1977

Comentábamos anteriormente sobre la fascinación de Woodman hacia lo viejo, de raíz victoriana pero luego surgen las “…evocaciones de ensueño mucho más complejas características del Simbolismo y el Surrealismo.”[124]

El uso de objetos como texturas del tapiz, marcos de puertas, bañeras y sillones son también elementos propios del surrealismo.[125]

Francesca Woodman 69
Francesca Woodman, i could no longer play. i could not play by instinct, Providence, Rhode Island, 1977

Aunque hablaremos más delante de las confluencias de Woodman con otros autores, en lo surrealista existe una clara relación con la obra de Clarence John Laughlin.

Tampoco pueden pasarse por alto las influencias de Hans Bellmer o Claude Cahun en la obra de Francesca Woodman.

Hans Bellmer Unica Bound 1958
Hans Bellmer. Unica Bound 1958
Francesca Woodman 61
Francesca Woodman. Horizontale. Providence, Rhode Island, 1976
Izq. Claude Cahun, Der. Francesca Woodman
Izq. Claude Cahun / Der. Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

 Francesca y sus Performances

Aunque las fotografías de Francesca Woodman son un resultado de su esfuerzo artístico, el proceso implica una práctica de performance. No se trata exclusivamente de puestas en escena (tableau vivant) estática, sino que son un acto, un hecho continuado y vivo. Es decir, nos encontramos con una estrategia performática.

Francesca Woodman 21
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

Vale la pena recapitular que la práctica artística de la Performance es una expresión realizada en vivo, tanto de forma solitaria como en colaboración[126] que  tuvo un papel importante en movimientos artísticos anárquicos y de vanguardia como del Dadaísmo y el Futurismo. A la performance se le puede ver como una rama del Arte Conceptual. [127] Uno de sus primeros antecedentes de esta expresión artística data de 1916 cuando Hugo Ball y Emmy Hemmings dieron vida al Cabaret Voltaire en la taberna Holländische Meieriei en Zúrich.[128] Nos encontramos, nuevamente, con una resonancia del surrealismo.

performance_art

La Performance es una forma de arte a la que apelan muchos creadores cuando las modalidades más tradicionales del arte (como pintura o escultura) les resultan insuficientes.

Francesca Woodman 50 51
Francesca Woodman, Spring in Providence #1 y #2, Providence Rhode Island, 1976
Francesca Woodman 52 53
Francesca Woodman, Spring in Providence #3 y #4, Providence Rhode Island, 1976

No hay que olvidar que el hecho performático tuvo, en muchas ocasiones, aspectos de politización y protesta, desde actitudes anti bélicas hasta el feminismo.[129] Frank Skinner recuerda que “En el epicentro del Performance Art se halla una fuerte crítica social. Este hecho artístico formula preguntas fundamentales acerca de cómo percibimos el mundo que nos rodea y el lugar que ocupamos en él.”[130]

Durante la segunda mitad del siglo XX la Performance comenzó a florecer tras el declive del modernismo y en particular del Expresionismo Abstracto. Para cuando Francesca comenzó a trabajar en la década de 1970 era una modalidad artística muy socorrida.

Francesca Woodman 70
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, ca. 1976

Hay una relación cercana entre la performance y el llamado Body Art, donde se realiza una exploración del cuerpo a través de la obra artística, muchas veces de carácter performático. De hecho, en el Body Art el cuerpo del artista es su propio medio de expresión. [131]

Tradicionalmente se han distinguen cuatro elementos en la Performance: tiempo, espacio, el cuerpo del artista y la relación entre el público y el creador (o la obra). [132]

Francesca Woodman 79 80
Francesca Woodman, From the angel series, Roma, 1977-78

En el trabajo de Francesca Woodman existe un entrecruce de la escenificación (tableau vivant), el hecho performático y, no pocas veces, el Body Art.

Francesca Woodman 82
Francesca Woodman, Untitled, Roma, 1977-78

En Francesca existe un conjunto de usos muy típicos de su tiempo, como el “…interés por la subjetividad femenina, las series, la práctica conceptual y la relación de fotografía con literatura y performance…”[133]

Ahora bien, es importante recordar que para la Performance muchos artistas utilizaron la fotografía como medio registral.[134] Sin embargo esto no ocurre en Woodman, quien realmente escenifica para la cámara. En tal sentido aunque sí existe un hecho emparentado con las prácticas performáticas, el trabajo artístico de Francesca está más directamente enraizado en la tradición del tableau vivant, práctica muy socorrida en el pictorialismo victoriano.

Francesca Woodman 63
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, ca. 1976

Dice Elizabeth Janus que para Francesca  “…el predominio del arte conceptual y el Body Art de finales de la década de 1970 tuvieron en ella un efecto estético y, seguramente, reforzaron su compromiso con la fotografía.”[135] Woodman creó un estado psicológico alterado al combinar su auto-exposición, el juego y el acto performático. Francesca recuerda al observador que, a través de la fotografía, existe una distorsión plana que nunca ofrece la verdad acerca de su sujeto.”[136]

3. Confluencias

La obra de Francesca no se encuentra aislada. Por el contrario, es el producto de lo que conoció, admiró, asimiló y eventualmente se apropió. No olvidemos que Woodman, a pesar de sus raíces estilísticas gótico-victorianas, era producto de un tiempo claramente posmoderno donde la paráfrasis y la apropiación eran vistas como estrategias concretas en el proceso de la creación artística.

confluencias_francesca_woodman

Ken Johnson declara que “Francesca no fue la fotógrafa más original de su tiempo. Muchos otros artistas jugaron con la fotografía en un estilo no documental -como Duane Michals o William Wegman, por ejemplo- y muchos utilizaron su propio cuerpo como sujeto, como en los casos de Ana Mendieta y Bruce Nauman.”[137]

También podemos encontrar relación entre Woodman y artista como Hannah Wilke, Louise Bourgeois, Marina Abramovic o Debora Turbeville. [138]

Francesca Woodman 60
Francesca Woodman, Verticale, Providence, Rhode Island, 1976

Ya hablábamos antes de las confluencias surrealistas de Woodman, a las que habría que incluir –desde luego- a Man Ray. [139] Tampoco se puede olvidar las trazas de Duan Michals[140] cuando Francesca Woodman también evoca la creación de secuencias/series con narrativas así como la estrategia de utilizar texto que acompaña o invade a la fotografía.

Así también podemos encontrar visos en Woodman de las inquietantes muñecas de Hans Bellmer. Tampoco se puede pasara por alto el diálogo entre Francesca y los desnudos que hizo Bellocq de las prostitutas de Nueva Orleans. [141]

Francesca Woodman 36
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

Así también “Woodman estuvo expuesta, durante sus estudios en Roma de 1977 a 1978, al trabajo simbolista de Max Klinger y su influencia es muy clara, como en la serie de las anguilas (Roma 1977-78) o la denominada «Ángel».”[142]

Influencia

Además de estas confluencias, Francesca Woodman también se convierte en referente para importantes artistas que utilizan la fotografía como medio de expresión. Así, Woodman “…antecede la obra de Cindy Sherman, Sarah Lucas, Nan Goldin y Karen Finley en el diálogo sobre el ser y las reinterpretaciones del cuerpo femenino.”[143]

Francesca Woodman 35
Francesca Woodman, then at one point i did not need to translate the notes: they went directly to my hands. Providence, Rhode Island, 1976

La propia Cindy Sherman cita explícitamente a Francesca como fuente de inspiración. [144]

Existe un número importante de fotógrafas que van del homenaje a la apropiación de la obra de Francesca Woodman como son los casos de Ellen Rogers, Solarixx, Lydia Roberts, Dara Scully, Joanna Pallaris, Alison Scarpulla o Katie Eleanor, por citar solamente algunas.[145]

Francesca Woodman 27
Francesca woodman, Providence, Rhode Island, 1976

4. Exposiciones y publicaciones

Exposiciones

El que Francesca hubiera escapado del olvido se debió, principalmente, a la exposición que realizó Ann Gabhart, directora del Wellesley Art Museum (hoy Davis Museum at Wellesley Colege), quien…admiró una de las fotografías [de Francesca] colgando de un muro en el hogar de los Woodman en Boulder, Colorado y pudo ver más de la obra de Francesca en Nueva York. Sorprendida con lo que vio y la relevancia del arte de Woodman para la vida de las jóvenes en el Wellesley College, Gabhart decidió organizar una exposición y logró que las influyentes críticas Abigail Solomon-Godeau y Rosalind Krauss escribieran los ensayos para el catálogo. La exposición abrió en 1986, una muestra que se convirtió en una suerte de resurrección para Woodman. Un culto había nacido.”[146]

Para finales de la década de 1980 la obra de Francesca se exponía profusamente y se había convertido en el tema de investigación de muchos estudiosos tanto en Estados Unidos como en Europa.[147]

Francesca Woodman installing the exhibition Cinque Giovani Artisti at Galleria Ugo Ferranti Rme 1978
Francesca Woodman instalando la exposición “Cinque Giovani Artisti” en la Galleria Ugo Ferranti (Roma, 1978)

Hoy la fotografía de Francesca forma parte de las colecciones permanentes de instituciones como el Metropolitan Museum of Art, el Whitney Museum of American Art, el MoMA de Nueva York, el Contemporary Arts Museum en Houston, la Addison Gallery of American Art de la Phillips Academy, el Art Museum de la Universidad de Princeton, el Museo de la RISD, entre muchos otros. [148]

Publicaciones

Francesca solamente publicó un libro en vida: Some Disordered Interior Geometries que data de enero de 1981. [149]

Actualmente se dispone de numerosas monografías y colecciones de la obra fotográfica de Francesca Woodman.

bibliografia_selecta

Desde entonces se han publicado numerosos volúmenes que presentan y estudian su obra. Estos son algunos de los títulos que han abordado a Francesca Woodman:

5. Apreciación e interpretación

Francesca a través de otra mirada: Douglas Prince

Douglas D. Prince es un artista con una carrera de más de cinco de décadas[150] y que fue profesor en la RISD entre 1976 y 1979. Durante esa época realizó retratos de personas que despertaban su interés y, entre ellas, su estudiante Francesca Woodman. Al profesor le llamó la atención que el estilo de vida de la chica estuviera imbuido en su proceso artístico. “Su ropa y estilo de vida incorporaban la riqueza de la textura victoriana con una evidencia siempre presente de desmoronamiento. Se trataba de una proyección genuina de su persona y no de un «estilo» adoptado o ensamblado ex profeso para una fotografía.”[151]

El observar las fotografías realizadas por Prince de Francesca y su espacio nos permiten comprender muy bien de qué manera tomaba Woodman las decisiones fotográficas para su trabajo, qué elegía, cómo disponía de los elementos, qué prefería esconder o mostrar y cómo decidía establecer un personaje o una persona en el sentido latino de “máscara”.

FWS026
Douglas D. Prince

Una de las grandes posibilidades de la fotografía es que, necesariamente, el fotógrafo ha de excluir partes de la escena tridimensional en su encuadre bidimensional. Las fotografías de Prince nos ofrecen una mirada de conjunto que es una manera de asomarse al mismo mundo de Francesca pero a través de ojos diferentes, literalmente.

FWS027
Douglas D. Prince

 

Una fotografía intrigante

Resulta casi imposible acercarse al análisis de la fotografía de Francesca Woodman sin que vengan a la mente numerosos adjetivos: intrigante, fascinadora, misteriosa… Son fotografías que atrapan al espectador desde el primer momento porque siempre hace falta una segunda o tercera revisión para encontrar todas las sutilezas, los personajes, las decisiones, la intervención corporal, la puesta en escena…

Francesca Woodman 12
Francesca woodman, Providence, Rhode Island, 1976

“Las fotografías de Francesca Woodman llaman a la contradicción: placer y dolor, sensualidad y austeridad, transparencia y solidez, multi-dimensionalidad y planos, el momento congelado y la continuidad del tiempo real.”[152]

Francesca Woodman 25
Francesca Woodman, Polka dots #5, Providence, Rhode Island, ca. 1976

En la fotografía de Francesca Woodman asombra su consistencia porque es una artista sorprendentemente joven que tiene ideas muy claras sobre lo que decide incluir en su cuadro fotográfico. La luz siempre difusa, las ausencias y presencias, el texto garrapateado debajo de las imágenes, la intervención de antiguos cuadernos y libros…

Francesca Woodman 9
Francesca Woodman, Untitled, Boulder, Colorado, 1972-75

A Woodman algunos la consideran “…la última de los más grandes fotógrafos modernistas, un linaje que puede trazarse hacia Man Ray y otros surrealistas.”[153]

No cabe duda que “Francesca, sutilmente, cambia nuestra percepción, nuestra visión de la realidad del ser.”[154]

Francesca Woodman 20
Francesca Woodman, Untitled, Providence, Rhode Island, 1976

Esta joven fue una artista que “…trascendió al entendimiento y la razón humana, en un mundo surrealista que existía en una jaula íntima que recordaba un marco. Sus imágenes oníricas son un billete en blanco y negro que recitan miles de eventos traumáticos.”[155]

6. A modo de conclusión

Betsy Berne decía que su amiga “…[Francesca] siempre tenía prisa …”[156] Gracias a esa premura dejó un cuerpo de obra que aún permanece como una terra ignota con todo por descubrir. Y es que solamente se ha publicado una fracción de las 800 fotografías que dejó: nos queda un universo de  laberintos y subyacencias que nos aguardan en ángulos de muros asolados y pisos desmantelados.

Ver las fotografías de Francesca Woodman implica dejarse sumergir en ese mundo con una lógica propia, donde cada parte de la imagen es una decisión, un proceso, una declaración, una duda, un remordimiento, una tortura o un juego.

Francesca Woodman 141 142 143 144 145 146
Francesca Woodman, Untitled, MacDowell Colony, Peterborough, New Hampshire, 1980

Esta fotógrafa aguda era “…muy inteligente. No de una manera pretenciosa o snob, sino en lo intuitivo, lo intelectual y lo emocional. De hecho, era demasiado lista para su propio bien pues era demasiado sensible y auto-consciente…” [157]

Resulta estéril elucubrar en todo lo que Francesca pudo haber hecho de no haberse suicidado. La joven de cabello pajizo está suspendida, para siempre, en plata sobre gelatina. Siempre joven, victoriana, surrealista, misteriosa, inocente, exploradora, atrevida pero nunca insolente. Y al contrario de la Francesca física, la evanescencia preservada en sus fotografías crece, se multiplica, en las miradas y las mentes que observan el mundo que creó para sí y donde se enjauló en los negativos cuadrados de su Yashica de formato medio.


oscar_colorado_natesÓscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada en la Universidad Panamericana (Ciudad de México).

Es autor de los libros:

  • Ideas Decisivas: 800 reflexiones fotográficas (2a. Edición)
  • Fotografía 3.0 Y después de la Postfotografía ¿Qué?
  • Instagram, el ojo del mundo
  • Fotografía de documentalismo social
  • Fotografía Artística Contemporánea
  • El Mejor Fotógrafo del Mundo.

Columnista en el periódico El Universal (Cd. de México).
Editor y Director General de la revista fotográfica MIRADAS.

Co-fundador de la Sociedad Mexicana de Daguerrotipia y miembro de The Photographic Historical Society (Rochester, NY).

Las opiniones vertidas en los artículos son personales y no reflejan necesariamente las posturas de la Universidad Panamericana.

Copyright © 2016 by Óscar Colorado Nates. Todos los derechos reservados.


Fuentes de investigación

Bibliografía

  • Bright Susan, Autofocus, the Self-portrait in Contemporary Photography, Edit. Thames and Hudson, London, 2010, Pág. 8
  • Crowley James, Wabi Sabi Style, Gibbs Smith, Salt Lake City, 2005
  • Dempsey Amy, Styles, Schools and Movements,  Thames & Hudson, London, 2010
  • Hopkins David, Dada and Surrealism (A Very Short Introduction), (Kindle Ed.) Oxford University Press, Oxford, 2004
  • Juniper Andrew, Wabi Sabi: The Japanese Art of Impermanence. Tuttle Publishing, Vermont (EEUU), 2003
  • Mänz Jana, Wabi-Sabi – Photo School: The Beauty of Photography, Edit. GD Publishing, EEUU, 2015
  • Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 91
  • Sontag Susan, On Photography, (Kindle. Ed.) Picador, New York, 2001

Bibliografía de consulta

  • Casetti Giuseppe,Francesca Woodman: Roma 1977-1981, AGMA Publishing, Roma, 2011
  • Corey Keller, Blessing Jennifer, Bryan-Wilson, Francesca Woodman, Edit. San Francisco Museum of Art, San Francisco, 2011
  • Pendicini Isabella, Francesca Woodman: The Roman Yearse, Between Flesh and Film, Consortium Book Sales & Dist, Roma, 2012
  • Pierini Marco, Francesca Woodman. Catalogo della mostra (Siena, 26 settembre 2009-10 gennaio 201), Edit. Silvana, Roma, 2009
  • Raymond Claire, Francesca Woodman and the Kantian Sublime, Ashgate, Estados unidos, 2010
  • Sloan Ranking, Francesca Woodman, Scalo, Michigan, 2007
  • Teilgren Anna (Ed.), Francesca Woodman. On Being an Angel: Moderna Museet, Stockolm, Edit. OCA/Koenig Books, Estocolomo, 2016
  • Townsend Chris, Woodman George, Francesca Woodman, Edit. Phaidon, Londres, 2013
  • Woodman George, Francesca Woodman’s Notebook, Edit. Distributed Art Pub Incorporated, 2011

Fuentes de Internet

Fuentes audiovisuales

  • The Woodmans (2010, C. Scott Willis) 21’ 40”

Notas

[1] Maclennan Crespo Gloria, Francesca Woodman, el riesgo de ser una artista. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2016/01/22/babelia/1453475483_302876.html Consultada el 25 de marzo de 2016

[2] Vanitatis. Francesca Woodman: retratos de una artista suicida. Disponible en http://www.vanitatis.elconfidencial.com/estilo/2011-11-29/francesca-woodman-retratos-de-una-artista-suicida_542934/ Consultada el 26 de marzo de 2016

[3] Solomon-Godeau Abigail, Body double, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág.73

[4] Guggenheim, Francesca woodman (March 16-June 13, 2012), disponible en http://www.guggenheim.org/new-york/exhibitions/past/exhibit/4432 Consultada el 31 de mayo de 2014

[5] Berne Betsy, To Tell the Truth, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 91

[6] Holden Stephen, Self-Portrait of the Artist as a Suicide. Disponible en http://www.nytimes.com/2011/01/19/movies/19wood.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[7] Johnson Ken, Exposing the Body, Baring the Soul: ‘Francesca Woodman’ at Guggenheim Museum. Disponible en http://www.nytimes.com/2012/03/16/arts/design/francesca-woodman-at-guggenheim-museum.html?_r=0 Consultada el 16 de mayo de 2015

[8] Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014 Pág. 267

[9] Artnet, Francesca Woodman, Disponible en http://www.artnet.com/artists/francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[10] The Woodmans (2010, C. Scott Willis) 21’ 40”

[11] Marian Goodman Gallery, Anri Sala / Franceca Woodman. Disponible en  http://www.mariangoodman.com/exhibitions/2004-10-12_anri-sala-francesca-woodman/ Consultada el 16 de mayo de 2015

[12] Cooke Rachel, Searching for the real Francesca Woodman. Disponible en http://www.theguardian.com/artanddesign/2014/aug/31/searching-for-the-real-francesca-woodman Consultada el 16 de mayo de 2015

[13] O’Hagan Sean. Francesca Woodman – review. Disponible en http://www.theguardian.com/artanddesign/2010/nov/21/francesca-woodman-photographs-miro-review  Consultada el 16 de mayo de 2015

[14] Guggenheim, Francesca woodman (March 16-June 13, 2012), disponible en http://www.guggenheim.org/new-york/exhibitions/past/exhibit/4432 Consultada el 31 de mayo de 2014

[15] Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 268

[16] Allen Polly, In the frame: Francesca Woodman’s Self Portrait Legacy. Disponible en https://bitchmedia.org/post/in-the-frame-francesca-woodmans-self-portrait-legacy Consultada el 23 de marzo de 2016

[17] Spear Chelsea, Portrait of a Reputation: The Woodmans. Disponible en http://popshifter.com/2011-03-30/portrait-of-a-reputation-the-woodmans/ Consultada el 23 de marzo de 2015

[18] Guggenheim, Francesca woodman (March 16-June 13, 2012), disponible en http://www.guggenheim.org/new-york/exhibitions/past/exhibit/4432 Consultada el 31 de mayo de 2014

[19] Marian Goodman Gallery, Francesca Woodman. Disponible en http://www.mariangoodman.com/artists/francesca-woodman/ Consultada el 16 de mayo de 2015

[20] Janus Elizabeth, Francesca Woodman. Some disordered interior geometries. Disponible en http://www.flashartonline.com/interno.php?pagina=articolo_det&id_art=24&det=ok Consultada el 31 de mayo de 2014

 

[21] Janus Elizabeth, Francesca Woodman. Some disordered interior geometries. Disponible en http://www.flashartonline.com/interno.php?pagina=articolo_det&id_art=24&det=ok Consultada el 31 de mayo de 2014

 

[22] Victoria Miro, Francesca Woodman, Disponible en http://www.victoria-miro.com/artists/7-Francesca-Woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[23] Guggenheim, Francesca woodman (March 16-June 13, 2012), disponible en http://www.guggenheim.org/new-york/exhibitions/past/exhibit/4432 Consultada el 31 de mayo de 2014

[24] Hanif Nazrene, On Being an Angel: Finding Francesca Woodman in the otherness of her self-portraits. Disponible en http://www.bjp-online.com/2016/01/on-being-an-angel-francesca-woodman-foam-amsterdam/ Consultada el 23 de marzo de 2016

[25] Artnet, Francesca Woodman, Disponible en http://www.artnet.com/artists/francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[26] Berne Betsy, To Tell the Truth, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 92

[27] Artnet, Francesca Woodman, Disponible en http://www.artnet.com/artists/francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[28] Fernández-Santos Elsa, Vida y muerte de Francesca Woodman. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2011/01/26/actualidad/1295996405_850215.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[29] Allen Polly, In the frame: Francesca Woodman’s Self Portrait Legacy. Disponible en https://bitchmedia.org/post/in-the-frame-francesca-woodmans-self-portrait-legacy Consultada el 23 de marzo de 2016

[30] Lorente Sara, El arte inmortal y suicida de Francesca Woodman. Disponible en http://blogs.elpais.com/mujeres/2014/04/el-arte-inmortal-y-suicida-de-francesca-woodman.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[31] Vicente Álex, El lenguaje nuevo de las fotógrafas insurrectas. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2014/08/11/babelia/1407769469_309341.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[32] Hanif Nazrene, On Being an Angel: Finding Francesca Woodman in the otherness of her self-portraits. Disponible en http://www.bjp-online.com/2016/01/on-being-an-angel-francesca-woodman-foam-amsterdam/ Consultada el 23 de marzo de 2016

[33] Lorente Sara, El arte inmortal y suicida de Francesca Woodman. Disponible en http://blogs.elpais.com/mujeres/2014/04/el-arte-inmortal-y-suicida-de-francesca-woodman.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[34] Artnet, Francesca Woodman, Disponible en http://www.artnet.com/artists/francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[35] Campbell Owen, Focus on the Feminine Self and Set Aside the Suicide of Francesca Woodman. Disponible en http://www.americansuburbx.com/2014/12/francesca-woodman-sammlung-verbund.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[36] O’Hagan Sean. Francesca Woodman – review. Disponible en http://www.theguardian.com/artanddesign/2010/nov/21/francesca-woodman-photographs-miro-review Consultada el 16 de mayo de 2015

[37] Muñoz Molina Antonio, Francesca Woodman, aparecida y desaparecida. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/29/actualidad/1333030202_055108.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[38] Fernández-Santos Elsa, Vida y muerte de Francesca Woodman. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2011/01/26/actualidad/1295996405_850215.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[39] Muñoz Molina Antonio, Francesca Woodman, aparecida y desaparecida, disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/29/actualidad/1333030202_055108.html Consultada el 31 de mayo de 2014

[40] Muñoz Molina Antonio, Francesca Woodman, aparecida y desaparecida, disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/29/actualidad/1333030202_055108.html Consultada el 31 de mayo de 2014

[41] Artfacts.net, Francesca Woodman 1958-1981, US. Disponible en http://www.artfacts.net/en/artist/francesca-woodman-10502/profile.html Consultada el 23 de marzo de 2016

[42] Artfacts.net, Richard Avedon 1923-2004, US. Disponible en http://www.artfacts.net/en/artist/richard-avedon-5602/profile.html Consultada el 22 de marzo de 2016

[43] Artfacts.net, Garry Winogrand. Disponible en http://www.artfacts.net/en/artist/garry-winogrand-4647/profile.html Consultada el 22 de marzo de 2016

[44] Artfacts.net, Betty Woodman 1930, US. Disponible en http://www.artfacts.net/en/artist/betty-woodman-16090/profile.html Consultada el 22 de marzo de 2016

[45] Artfacts.net, George Woodman 1932, US. Disponible en http://www.artfacts.net/en/artist/george-woodman-69141/profile.html Consultada el 22 de marzo de 2016

[46] Fluid Radio. Francesca Woodman. Disponible en http://www.fluid-radio.co.uk/2013/05/in-memory-of-francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[47] Victoria Miro, Francesca Woodman. Disponible en http://www.victoria-miro.com/artists/7-francesca-woodman/ Consultada el 16 de mayo de 2015

[48] O’Hagan Sean. Francesca Woodman – review. Disponible en http://www.theguardian.com/artanddesign/2010/nov/21/francesca-woodman-photographs-miro-review Consultada el 16 de mayo de 2015

[49] Cooke Rachel, Searching for the real Francesca Woodman. Disponible en http://www.theguardian.com/artanddesign/2014/aug/31/searching-for-the-real-francesca-woodman Consultada el 16 de mayo de 2015

[50] Berne Betsy, To Tell the Truth, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 91

[51] Campbell Owen, Focus on the Feminine Self and Set Aside the Suicide of Francesca Woodman. Disponible en http://www.americansuburbx.com/2014/12/francesca-woodman-sammlung-verbund.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[52] Tate. Francesca Woodman. Disponible en http://www.tate.org.uk/art/artists/francesca-woodman-10512 Consultada el 31 de mayo de 2014

[53] Boucher Georgie, Transitory Ghosts and Angels in the Photography of Francesca Woodman (2007). Disponible en http://www.americansuburbx.com/2009/05/theory-transitory-ghosts-angels-in.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[54] Berne Betsy, To Tell the Truth, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 91

[55] Solomon-Godeau Abigail, Body double, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 76

[56] Söntgen Beate, “I whoy you what you do not see.” Francesca Woorman’s Force en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág.

[57] Muñoz Molina Antonio, Francesca Woodman, aparecida y desaparecida, disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/29/actualidad/1333030202_055108.html Consultada el 31 de mayo de 2014

[58] Guggenheim, Francesca woodman (March 16-June 13, 2012), disponible en http://www.guggenheim.org/new-york/exhibitions/past/exhibit/4432 Consultada el 31 de mayo de 2014

[59] Francesca Woodman. Works from SAMMLUNG VERBUND. Disponible en http://www.verbund.com/kt/en/vertical-gallery Consultada el 31 de mayo de 2014

[60] Campbell Owen, Focus on the Feminine Self and Set Aside the Suicide of Francesca Woodman. Disponible en http://www.americansuburbx.com/2014/12/francesca-woodman-sammlung-verbund.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[61] Boucher Georgie, Transitory Ghosts and Angels in the Photography of Francesca Woodman (2007). Disponible en http://www.americansuburbx.com/2009/05/theory-transitory-ghosts-angels-in.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[62] The Metropolitan Museum of Art, Francesca Woodman. Disponible en http://www.metmuseum.org/collection/the-collection-online/search/271954 Consultada el 31 de mayo de 2014

[63] Francesca Woodman. Works from SAMMLUNG VERBUND. Disponible en http://www.verbund.com/kt/en/vertical-gallery Consultada el 31 de mayo de 2014

[64] Solomon-Godeau Abigail, Body double, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 73

[65] Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014 Pág. 91

[66] Boucher Georgie, Transitory Ghosts and Angels in the Photography of Francesca Woodman (2007). Disponible en http://www.americansuburbx.com/2009/05/theory-transitory-ghosts-angels-in.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[67] Grove Ánxel, Las mil y una imitadoras de Francesca Woodman, Disponible en http://blogs.20minutos.es/trasdos/2012/11/08/imitadoras-francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[68] Muñoz Molina Antonio, Francesca Woodman, aparecida y desaparecida. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/29/actualidad/1333030202_055108.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[69] Campbell Owen, Focus on the Feminine Self and Set Aside the Suicide of Francesca Woodman. Disponible en http://www.americansuburbx.com/2014/12/francesca-woodman-sammlung-verbund.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[70] Muñoz Molina Antonio, Francesca Woodman, aparecida y desaparecida. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/29/actualidad/1333030202_055108.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[71] Fernández-Santos Elsa, Vida y muerte de Francesca Woodman. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2011/01/26/actualidad/1295996405_850215.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[72] Berne Betsy, To Tell the Truth, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 90

[73] Johnson Ken, Exposing the Body, Baring the Soul: ‘Francesca Woodman’ at Guggenheim Museum. Disponible en http://www.nytimes.com/2012/03/16/arts/design/francesca-woodman-at-guggenheim-museum.html?_r=0 Consultada el 16 de mayo de 2015

[74] Muñoz Molina Antonio, Francesca Woodman, aparecida y desaparecida, disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/29/actualidad/1333030202_055108.html Consultada el 31 de mayo de 2014

[75] Boucher Georgie, Transitory Ghosts and Angels in the Photography of Francesca Woodman (2007). Disponible en http://www.americansuburbx.com/2009/05/theory-transitory-ghosts-angels-in.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[76] Boucher Georgie, Transitory Ghosts and Angels in the Photography of Francesca Woodman (2007). Disponible en http://www.americansuburbx.com/2009/05/theory-transitory-ghosts-angels-in.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[77] Johnson Ken, Exposing the Body, Baring the Soul: ‘Francesca Woodman’ at Guggenheim Museum. Disponible en http://www.nytimes.com/2012/03/16/arts/design/francesca-woodman-at-guggenheim-museum.html?_r=0 Consultada el 16 de mayo de 2015

[78] Muñoz Molina Antonio, Francesca Woodman, aparecida y desaparecida. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/29/actualidad/1333030202_055108.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[79] Lorente Sara, El arte inmortal y suicida de Francesca Woodman. Disponible en http://blogs.elpais.com/mujeres/2014/04/el-arte-inmortal-y-suicida-de-francesca-woodman.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[80] Fluid Radio. Francesca Woodman. Disponible en http://www.fluid-radio.co.uk/2013/05/in-memory-of-francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[81] Clark Robert, Exhibition preview: Francesca Woodman, Edinburgh. Disponible en http://www.theguardian.com/artanddesign/2009/apr/11/francesca-woodman-ingleby-gallery-edinburgh Consultada el 16 de mayo de 2015

[82] Colorado Nates Óscar, Fotografía y autorretrato. Disponible en https://oscarenfotos.com/2013/08/11/autorretrato-y-fotografia/ Consultada el 23 de marzo de 2016

[83] Bright Susan, Autofocus, the Self-portrait in Contemporary Photography, Edit. Thames and Hudson, London, 2010, Pág. 8

[84] Herrman Myers Laura E.Self-Portrait trough Photography, Disponible enhttp://laurieemyers.weebly.com/self-portrait-through-photography.html  Consultada el 3 de agosto de 2013

[85] O’Hagan Sean. Francesca Woodman – review. Disponible en http://www.theguardian.com/artanddesign/2010/nov/21/francesca-woodman-photographs-miro-review Consultada el 16 de mayo de 2015

[86] Cooke Rachel, Searching for the real Francesca Woodman. Disponible en http://www.theguardian.com/artanddesign/2014/aug/31/searching-for-the-real-francesca-woodman Consultada el 16 de mayo de 2015

[87] Allot Vince, Girl Power. Disponible en http://www.newyorker.com/magazine/2012/04/09/girl-power-3 Consultada el 16 de mayo de 2015

[88] Rose Michael, Transformations and Disappearances: The Presence of the Artist in the Work of Francesca Woodman. Disponible en http://www.bigredandshiny.com/cgi-bin/BRS.cgi?section=article&issue=143&article=2013-03-29-1446111766766955 Consultada el 31 de mayo de 2014

[89] Rose Michael, Transformations and Disappearances: The Presence of the Artist in the Work of Francesca Woodman. Disponible en http://www.bigredandshiny.com/cgi-bin/BRS.cgi?section=article&issue=143&article=2013-03-29-1446111766766955 Consultada el 31 de mayo de 2014

[90]  Fernández-Santos Elsa, Vida y muerte de Francesca Woodman. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2011/01/26/actualidad/1295996405_850215.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[91] Encyclopaedia Britannica, Gothic Novel. Disponible en http://global.britannica.com/art/Gothic-novel Consultada el 23 de marzo de 2016

[92] De Vore David, Domenic Anne, et al. The Gothic Novel. Disponible en http://cai.ucdavis.edu/waters-sites/gothicnovel/155breport.html Consultada el 23 de marzo de 2016

[93] De Vore David, Domenic Anne, et al. The Gothic Novel. Disponible en http://cai.ucdavis.edu/waters-sites/gothicnovel/155breport.html Consultada el 23 de marzo de 2016

[94] Harris Robert. Elements of the Gothic Novel. Disponible en http://www.virtualsalt.com/gothic.htm Consultada el 23 de marzo de 2016

[95] Cultura inquieta. Francesa Woodman. Disponible  en http://www.culturainquieta.com/es/fotografia/item/1808-francesca-woodman.html Consultada el 31 de mayo de 2014

[96] Brand Will. Humanizing The Mythologhy of The Artist: The Woodmans at Film Forum. Disponible en http://artfcity.com/2011/01/21/the-woodmans-at-film-forum-2/ Consultada el 23 de marzo de 2016

[97] Allen Polly, In the Frame: Francesca Woodman’s Self-Portrait Legacy. Disponible en https://bitchmedia.org/post/in-the-frame-francesca-woodmans-self-portrait-legacy Consultada el 23 de marzo de 2016

[98] Marotous George, Bryant Sam, et Al. Origins. Textual characteristics of the gothic. Disponible en http://resources.mhs.vic.edu.au/creating/pages/origins.htm Consultada el 23 de marzo de 2016

[99] Fernández-Santos Elsa, Vida y muerte de Francesca Woodman. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2011/01/26/actualidad/1295996405_850215.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[100]Campbell Owen, Focus on the Feminine Self and Set Aside the Suicide of Francesca Woodman. Disponible en http://www.americansuburbx.com/2014/12/francesca-woodman-sammlung-verbund.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[101] Frost Adam, Vasiliev Zhenia. How to tell you’re Reading a gothic novel – in Pictures. Disponible en http://www.theguardian.com/books/interactive/2014/may/09/reading-gothic-novel-pictures Consultada el 23 de marzo de 2016

[102] Fernández-Santos Elsa, Vida y muerte de Francesca Woodman. Disponible en http://cultura.elpais.com/cultura/2011/01/26/actualidad/1295996405_850215.html Consultada el 16 de mayo de 2015

[103] Marotous George, Bryant Sam, et Al. Origins. Textual characteristics of the gothic. Disponible en http://resources.mhs.vic.edu.au/creating/pages/origins.htm Consultada el 23 de marzo de 2016

[104] Fernández González Paula, González Coronado Álex. Wabi Sabi. Disponible en http://pensamientojapones.tumblr.com/post/635476406/wabi-sabi Consultada el 25 de marzo de 2016

[105] Lawrence Griggs, Wabi-Sabi: The Art of Imperfection. Disponible en http://www.utne.com/mind-and-body/wabi-sabi.aspx Consultada el 25 de marzo de 2016

[106] Fernández González Paula, González Coronado Álex. Wabi Sabi. Disponible en http://pensamientojapones.tumblr.com/post/635476406/wabi-sabi Consultada el 25 de marzo de 2016

[107] What is Wabi-Sabi? Disponible en http://nobleharbor.com/tea/chado/WhatIsWabi-Sabi.htm Consultada el 25 de marzo de 2016

[108] Fernández González Paula, González Coronado Álex. Wabi Sabi. Disponible en http://pensamientojapones.tumblr.com/post/635476406/wabi-sabi Consultada el 25 de marzo de 2016

[109] What is Wabi-Sabi? Disponible en http://nobleharbor.com/tea/chado/WhatIsWabi-Sabi.htm Consultada el 25 de marzo de 2016

[110] Wabi Sabi. Disponible en http://c2.com/cgi/wiki?WabiSabi Consultada el 25 de marzo de 2016

[111] What is Wabi-Sabi? Disponible en http://nobleharbor.com/tea/chado/WhatIsWabi-Sabi.htm Consultada el 25 de marzo de 2016

[112] Mänz Jana, Wabi-Saby – Photo School: The Beauty of Photography, Edit. GD Publishing, EEUU, 2015, Pág. 14

[113] Juniper Andrew, Wabi Sabi: The Japanese Art of Impermanence. Edit. Tuttle Publishing, Vermont (EEUU), 2003, Pág. 12

[114] Crowley James, Wabi Sabi Style, Edit. Gibbs Smith, Salt Lake City, 2005, Pág. 1

[115] Hopkins David, Dada and Surrealism (A Very Short Introduction), (Kindle Ed.) Oxford University Press, Oxford, 2004, Pos. 243

[116] Hopkins David, Dada and Surrealism (A Very Short Introduction), (Kindle Ed.) Oxford University Press, Oxford, 2004, Pos. 518

[117] Dempsey Amy, Styles, Schools and Movements, Edit. Thames & Hudson, London, 2010, Pág. 151

[118] Dempsey Amy, Styles, Schools and Movements, Edit. Thames & Hudson, London, 2010, Pág. 154

[119] Hopkins David, Dada and Surrealism (A Very Short Introduction), (Kindle Ed.) Oxford University Press, Oxford, 2004, Pos. 1289

[120] Hopkins David, Dada and Surrealism (A Very Short Introduction), (Kindle Ed.) Oxford University Press, Oxford, 2004, Pos. 904

[121] Sontag Susan, On Photography, (Kindle. Ed.) Edit. Picador, New York, 2001, Ed Pos. 631

[122] Solomon-Godeau Abigail, Body double, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 74

[123] Artspace, Francesca Woodman, disponible en http://www.artspace.com/francesca_woodman Consultada el 31 de mayo de 2014

[124] Janus Elizabeth, Francesca Woodman. Some disordered interior geometries. Disponible en http://www.flashartonline.com/interno.php?pagina=articolo_det&id_art=24&det=ok Consultada el 31 de mayo de 2014

[125] Artbook. Francesca Woodman. Disponible en http://www.artbook.com/9781935202660.html Consultada el 31 de mayo de 2014

[126] The Art Story. Performance Art. Disponible en http://www.theartstory.org/movement-performance-art.htm Consultada el 24 de marzo de 2016

[127] Tate Learn/Online resources. Performance Art. Disponible en http://www.tate.org.uk/learn/online-resources/glossary/p/performance-art Consultada el 24 de marzo de 2016

[128] Eisinger Dale. The 25 Best Performance Art Pieces of All Time. Disponible en http://www.complex.com/style/2013/04/the-25-best-performance-art-pieces-of-all-time/cabaret-voltaire Consultada el 24 de marzo de 2016

[129] The Art Story. Performance Art. Disponible en http://www.theartstory.org/movement-performance-art.htm Consultada el 24 de marzo de 2016

[130] Tate Learn/Online resources. Performance Art. Disponible en http://www.tate.org.uk/learn/online-resources/glossary/p/performance-art Consultada el 24 de marzo de 2016

[131] MoMA Learning. Conceptual Art. Disponible en http://www.moma.org/learn/moma_learning/themes/conceptual-art/performance-into-art Consultada el 24 de marzo de 2016

[132] MoMA Learning. Conceptual Art. Disponible en http://www.moma.org/learn/moma_learning/themes/conceptual-art/performance-into-art Consultada el 24 de marzo de 2016

[133] Giggenheim, Francesca woodman (March 16-June 13, 2012), disponible en http://www.guggenheim.org/new-york/exhibitions/past/exhibit/4432 Consultada el 31 de mayo de 2014

[134] MoMA Learning. Conceptual Art. Disponible en http://www.moma.org/learn/moma_learning/themes/conceptual-art/performance-into-art Consultada el 24 de marzo de 2016

[135] Janus Elizabeth, Francesca Woodman. Some disordered interior geometries. Disponible en http://www.flashartonline.com/interno.php?pagina=articolo_det&id_art=24&det=ok Consultada el 31 de mayo de 2014

[136] Tate. Francesca Woodman. Disponible en http://www.tate.org.uk/art/artists/francesca-woodman-10512 Consultada el 31 de mayo de 2014

[137] Johnson Ken, Exposing the Body, Baring the Soul: ‘Francesca Woodman’ at Guggenheim Museum. Disponible en http://www.nytimes.com/2012/03/16/arts/design/francesca-woodman-at-guggenheim-museum.html?_r=0 Consultada el 16 de mayo de 2015

[138] Johnson Ken, Exposing the Body, Baring the Soul: ‘Francesca Woodman’ at Guggenheim Museum. Disponible en http://www.nytimes.com/2012/03/16/arts/design/francesca-woodman-at-guggenheim-museum.html?_r=0 Consultada el 16 de mayo de 2015

[139] Artnet, Francesca Woodman, Disponible en http://www.artnet.com/artists/francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[140] Artnet, Francesca Woodman, Disponible en http://www.artnet.com/artists/francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[141] O’Hagan Sean. Francesca Woodman – review. Disponible en http://www.theguardian.com/artanddesign/2010/nov/21/francesca-woodman-photographs-miro-review  Consultada el 16 de mayo de 2015

[142] Tate. Francesca Woodman. Disponible en http://www.tate.org.uk/art/artists/francesca-woodman-10512 Consultada el 31 de mayo de 2014

[143] Victoria Miro, Francesca Woodman, Disponible en http://www.victoria-miro.com/artists/7-Francesca-Woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[144] Artspace, Francesca Woodman, disponible en http://www.artspace.com/francesca_woodman Consultada el 31 de mayo de 2014

[145] Grove Ánxel, Las mil y una imitadoras de Francesca Woodman, Disponible en http://blogs.20minutos.es/trasdos/2012/11/08/imitadoras-francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[146] Johnson Ken, Exposing the Body, Baring the Soul: ‘Francesca Woodman’ at Guggenheim Museum. Disponible en http://www.nytimes.com/2012/03/16/arts/design/francesca-woodman-at-guggenheim-museum.html?_r=0 Consultada el 16 de mayo de 2015

[147] Victoria Miro, Francesca Woodman. Disponible en http://www.victoria-miro.com/artists/7-francesca-woodman/ Consultada el 16 de mayo de 2015

[148] Kunsthalle Bibliothek, Berlin” Marian Goodman Gallery. Francesca Woodman (1958-1981). Disponible en http://prod-images.exhibit-e.com/www_mariangoodman_com/WoodmanBio.pdf Consultada el 16 de mayo de 2015

[149] Marian Goodman Gallery, Anri Sala / Franceca Woodman. Disponible en  http://www.mariangoodman.com/exhibitions/2004-10-12_anri-sala-francesca-woodman/ Consultada el 16 de mayo de 2015

[150] The File Arts. Douglas D. Prince. Disponible en http://www.thefilearts.com/artists/profile/douglasdprince Consultada el 26 de marzo de 2016

[151] Douglas Prince. Francesca Woodman in her studio. Disponible en http://www.douglasprince.com/p690616609 Consultada el 26 de marzo de 2016

[152] Janus Elizabeth, Francesca Woodman. Some disordered interior geometries. Disponible en http://www.flashartonline.com/interno.php?pagina=articolo_det&id_art=24&det=ok Consultada el 31 de mayo de 2014

[153] Cooke Rachel, Searching for the real Francesca Woodman. Disponible en http://www.theguardian.com/artanddesign/2014/aug/31/searching-for-the-real-francesca-woodman Consultada el 16 de mayo de 2015

[154] Fluid Radio. Francesca Woodman. Disponible en http://www.fluid-radio.co.uk/2013/05/in-memory-of-francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[155] Fluid Radio. Francesca Woodman. Disponible en http://www.fluid-radio.co.uk/2013/05/in-memory-of-francesca-woodman/ Consultada el 31 de mayo de 2014

[156] Berne Betsy, To Tell the Truth, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 92

[157] Berne Betsy, To Tell the Truth, en Schor Gabriele, Bronfen Elisabeth, Francesca Woodman. Works from the SAAMLUNG VERBUND, Edit. Verlag der Buchandlung Walhter König, Colonia, 2014, Pág. 89

francesca_woodman_mapa_mental


  • Información legal: Todas las fotografías se presentan sin fines de lucro y con propósitos de enseñanza e investigación científica bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. Consulte en este enlace el aviso legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio. Los íconos utilizados en este sitio son cortesía de www.flaticon.com

    Fair Use Notice:  150px-Fair_use_logo.svgThe presentation in this blog of photographs, movies, recordings or written material is used for purposes of criticism, comment, news reporting, teaching and/or research, and as such, it qualifies as fair use  as forseen at 17 U.S. Code § 107 and it is not an infringement of copyright. For more information, please check the following link with our Legal Notice. 2

11 pensamientos en “Francesca Woodman, la evanescente”

  1. Todo un descubrimiento para un aficionado como yo que se interesa por la literatura fotográfica. Enhorabuena Óscar y gracias por todo lo que podemos aprender en tu web. Un saludo.

    1. Gracias a ti por seguir este espacio, espero que puedas encontrar más material que se de tu interés y que puedas recomendar estos contenidos a más personas para que se aprovechen. ¡Muchos saludos!

  2. Es una historia triste de la de esta mujer, pero la obra permanece y creo que el fin que persigue todo artista que se tome en serio es trascender y eso ella lo logró. Buen artículo. Como siempre es un placer venir a este sitio. Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s