Archivo de la etiqueta: rolleiflex

Galería: Roman Vishniac

Presentamos una galería especial del fotógrafo ruso que capturó la vida y cultura judía antes del holocausto, Roman Vishniac.  Seguir leyendo Galería: Roman Vishniac

Henri Cartier-Bresson: Sobre el buen uso de la cámara


Por Henri Cartier-Bresson

Del artículo «Du bon usage d’un appareil». Revistas Point de Vue – Images du monde,  No 235, 4 de diciembre de 1952

caballero¿Escribir unas palabras sobre la cámara fotográfica?… Uno se siente inmediatamente como aquellos personajes que, en las páginas de publicidad, intentan demostrar con una copa en la mano que si se bebe determinado whisky se es un perfecto caballero; pero, en el fondo, siempre he temido que, en privado, beben cualquier cosa o incluso que tienen la templanza de un vegetariano.

say-tofu

En fin, aquí no se trata de esto, sino de explicar por qué, desde hace veintiún años, trabajo única y exclusivamente con el mismo tipo de cámara, el pequeño formato 24×36. Debo hablar de mi fidelidad a esta herramienta, y no puedo hacerlo de forma neutra, ya que se ha convertido en la prolongación de mi ojo, y no me abandona.

leica1

La cámara de pequeño formato 24 x 36 es más discreta y manejable que las demás. Sus 36 imágenes evitan tener que recargarla constantemente, como si se le acabara el aliento durante el transcurso de un acontecimiento interesante y algo largo.

Su gama de objetivos intercambiables permite captar un sujeto en su integridad, justo como nuestro ojo lo aísla de todo aquello que hay a su alrededor.

leica lens 6

Otro aspecto importante es la visualización, que se hace a la altura del ojo de una forma tan directa como la visión, y esto es, sin duda alguna, más normal que buscar el sujeto al fondo del fuelle de una cámara sostenida contra la cintura: ¿desde cuando tenemos el ojo en el ombligo?

graflex 3

Centrémonos ahora en el monótono formato cuadrado. El formato rectangular ofrece un juego de proporciones entre la largura y la anchura que enriquece la composición.

A aquellos que afirman reencuadrar sus negativos bajo la ampliadora, podríamos responderles que la integridad de su visión en el momento en que han captado la escena es destruida, y apenas queda un compromiso de laboratorio.

rolleiflex

Debo decir que, personalmente, sólo en contadísimas ocasiones he podido cortar una foto y mejorarla recuadrándola: si era mala, las relaciones geomértricas que existían en el interio del encuadre serán débiles, incluso si retiramos un poco de aquí y de allí. En fin, cuando estamos ante la realidad es necesario rigor entre el vistazo y la simplicidad.

IMG_9042

Los aparatos de pequeño formato poseen objetivos infinitamente más luminosos que los de formato mayor, y permiten captar un sujeto en vivo y en directo en las condiciones de iluminación más adversas.

ermanos f1_8

Con emulsiones de películas tan rápidas como las que existen hoy en día, y las que se desarrollarán, ya no es necesario entregarse, con contadas excepciones, a esta horrible masacre que es el empleo del «flash ». ¿Cómo un país que se jacta de su finura, buen gusto y dominio de la pintura puede cometer aún semejante acto de barbarie?

flash

Fuente: Chéroux Clément, Henri Cartier-Bresson. El disparo fotográfico. Edit. Blume, Barcelona, 2012,  Pág. 137  160 pp.

IMG_8917

El sello, la cámara y la fotógrafa

Por Óscar Colorado Nates

La fotógrafa con su cámara

Toc, toc. Alguien llamó a la puerta en mi oficina. Se asomó con timidez una señora mayor que llevaba consigo un pequeño bulto. “Buenas tardes. ¿Usted es el profesor Colorado?”

Mi visitante era la Dra. Rosario Camargo. “Chayo” (para los amigos) había ejercido el oficio de periodista y educadora por décadas.

Llevaba consigo una réflex binocular. “Necesito venderla, pero quiero que se la quede alguien que realmente sepa apreciarla.” Revisé la cámara y quedé embelesado. Era una Rolleiflex 2.8F modelo K7F de 1960 en perfectas condiciones, con adaptador angular Carl Zeiss y una excelente funda de piel. Desconozco si la Dra. Camargo conocía mi fascinación por las cámaras.

La periodista había usado esta máquina fotográfica para cubrir innumerables eventos noticiosos. “Mire, con esta le hice unas fotos a Sean Connery, justo cuando salía en las películas de James Bond… ¡No sabe usted qué hombre más guapo!” Me contó anécdotas asombrosas que escuché absorto. El valor intrínseco de la cámara era mucho, pero era un objeto con alma que había acompañado a la foto-reportera en insospechadas expediciones.

Por supuesto que accedí a comprar la cámara. Busqué el precio de mercado y le ofrecí algo más, eso sí a plazos porque no es un equipo barato. Y así fue como llegó a mi colección una TLR (twin lens reflex) Rolleiflex auténtica.

Después de comprar la cámara pude conversar con doña Rosario  cada vez que me la encontraba en algún pasillo de la universidad.

Un día recibí una noticia que me entristeció: la Dra. Camargo había fallecido.

El viaje

Poco después de enterarme de la muerte de doña Rosario viajé a Chile para dar una conferencia en la Universidad Católica. Durante mi viaje encontré en la tiendita de la Biblioteca Nacional varios sellos que me gustaron mucho. Además de mi alucinación por las cámaras, los libros de fotografía son otra de mis muchas debilidades. Quería conseguir un sello para mi modesta biblioteca fotográfica pero buscaba la imagen de algún fotógrafo, una cámara u otro tema similar. Desgraciadamente no encontré ninguno. Seguí buscando en otras librerías y tiendas de Santiago pero fue inútil.

El sello

De regreso en mi oficina en la Ciudad de México debía despachar la correspondencia que había arribado durante mi ausencia. Encontré un sobre ligeramente abultado: lo enviaba la directora de nuestra biblioteca.

El sobre contenía un prisma rectangular de madera y una nota: “Óscar, entre las cosas de Chayo Camargo estaba este sellito. Se ve nuevo y como es de un fotógrafo pensé que te gustaría tenerlo…”
Revisé con cuidado el cuadrángulo y, efectivamente, era un sello justo como lo había buscado sin éxito durante mi viaje. Recordé a la Dra. Camargo, su cámara, sus historias, las charlas en los pasillos… No pude evitar emocionarme hondamente: era como si desde el cielo me mandara un regalito, algo que sabría que me gustaría.

Desde entonces el sellito me acompaña y estampa cada uno de los libros de mi biblioteca fotográfica. La imagen del fotógrafo con su cámara de gran formato armado con sus bártulos. Y sí, ese que está ahí cubierto por un paño soy yo.

Gracias, Dra. Camargo.

¡Cámara con el fotógrafo!

Por Óscar Colorado Nates*

Mi nombre es Óscar y soy un camarahólico; tengo cuatro semanas sin comprar una cámara fotográfica. ¡Ya está, lo dije! Pues sí, esa es mi adicción: la cámara fotográfica. Ojo, porque no estoy hablando solamente de la fotografía in genere sino de la cámara fotográfica como objeto, como máquina, como obra de arte en sí misma.

La cámara ¿hace al fotógrafo?

Sé que no estoy solo en el mundo y hay otros individuos con una obsesión similar. Algunos lo reconocemos, aunque sea a regañadientes, otros no. También es cierto que es muy fácil caer en una cierta neurosis por la calidad de la imagen y acabar en la obsesión del pixel peeping. Además, también se puede embarcar uno en la búsqueda del Santo Grial y perderse en la gesta por hallar la cámara perfecta.

Creer que se necesita una cámara cara para hacer una buena foto es una trampa muy común. Nuestro amigo el pato de What The Duck nos ofrece una importante lección al respecto:

Mucha gente tiene la tentación de comprar la cámara más cara que pueda pagar, cuando realmente tal vez necesite algo más sencillo.

He decidido crear un pequeño test. Presento a continuación seis fotografías y el objetivo es identificar con cuál de las cámaras que aparecen abajo se hicieron:

Seguir leyendo ¡Cámara con el fotógrafo!