nacho_lopez_detalle

Nacho López, entre lo documental y lo autoral

Presentamos algunos de los datos fundamentales sobre este destacado fotógrafo mexicano.

Por Óscar Colorado Nates*

Ignacio López Bocanegra (México, 1923-1986) fue fotógrafo y cinefotógrafo. Estudió cine en el Instituto de Artes y Ciencias Cinematográficas (1945-1947).  Destacó como precursor del foto-ensayo en México durante la década de 1950. Publicó numerosos reportajes en las revistas ilustradas Siempre!, Así, Mañana y Hoy.

Trabajaba la cotidianidad urbana. Además de su obra fotoperiodística realizó fotografía dirigida y construida.

Pionero del happening

Fue pionero en México del tratamiento artístico conceptual en géneros documentales y realizó prácticas tempranas de happening. Podemos encontrar en Nacho López un fenómeno de transfusión donde transita de la fotografía registral a la de autor, de la hallada a la construida en un acto de subversión frente a las corrientes y estilos fotográficos imperantes en su tiempo.

En el terreno de la fotografía experimental aplicó técnicas como narración metafórica, fotomontaje,  surrealismo, abstracción, entre otras.

prision_nacho-lopez
De la serie “Prisión de sueños”, Lecumberri, Cd. de México, 1954, Fondo Nacho López INAH

Entre sus intereses destacaron el jazz, la danza, las culturas indígenas, la literatura y el apocalipsis atómico entre otras manifestaciones culturales.

Se distinguió del fotoperiodista promedio de la década de 1950 por la calidad plástica de su trabajo. “Supo mostrar con valentía aspectos como la pobreza, la marginación y el desamparo que la sociedad mexicana del desarrollismo se negaba a ver y «se interesó en comunicar la condición de los humildes como sujetos en el mundo en lugar de retratarlos sólo como objetos.»”[1]

Cuando una mujer guapa parte plaza en Madero. Ca. 1950. Nacho López

Este reportero gráfico fue un importante documentador de la mexicanidad. John Mraz apunta que

“El México que Nacho López retrató en sus mejores fotoensayos no fue el de los presidentes o los políticos, ni el de los banqueros o empresarios, ni tampoco el de las celebridades o astros de sino tan hecho a las medida de lasnecesidades del nacionalismo sentimental; fue muchos Méxicos compuestos por los varios mundos que fotografiaba.”[2] y agrega que  “La importancia de lo aparentemente insignificante, la dignidad de lo evidentemente pisoteado y la busqueda de una estética para rendir sus testimonios eran las preocupaciones de Nacho López…”[3]

nacho_lFue alumno de Manuel Álvarez Bravo quien dijo de su discípulo: “La necesidad imperiosa de decir, de expresar algo en la fotografía, provee a Nacho de la base indispensable que los teorizantes llaman contenido.”[4]

Su marcado interés por la persona lo inserta en una faceta de la fotografía humanista en línea con el trabajo de Lola Álvarez Bravo, Berenice Kolko o Kati Horna. Sin embargo nunca fue un fotógrafo de ánimos folkloristas. Él mismo decía que

“Poner el ojo en el visor fotográfico, encuadrar al sujeto y oprimir el botón es fácil si se piensa que lo folclórico es el motivo principal. Ellos están tras las rejas, nosotros fuera. Si invertimos la imagen, los cautivos somos nosotros. Atrapados en otra realidad, concebimos un mundo imaginario acorde a los prejuicios de una clase social que no penetra en ese mundo «mágico» (idea cursi-poética), sólo descarnada por la injusticia, el hambre, la represión y el aislamiento prevaleciente. “[5]

El cine

López se empeñó en trabajar como cineasta. En 1957 abandona la práctica de la fotografía fija como actividad primordial para dedicarse al cine. [6]. Realiza trabajos comerciales para sobrevivir pero los problemas con las cuestiones sindicales obstaculizaron su potencial carrera como director. No obstante realizó documentales para el Instituto Nacional Indigenista (INI) pues como él mismo decía

“…aunque el cine mexicano vive en un estado de agonía, puede hacerse algo para aliviar sus situación crítica. Para su renacimiento está, fundamentalmente, el cine documental: un cine que tiene gran valor cultural y social, pues  es el más adecuado para difundir las artes en toda su magnitud y exponer los problemas humanos.”[7]

nacho_lopez2Desgraciadamente “en su filmografía no hubo nada destacable, si acaso una película, aún no recuperada, sobre los primeros meses de la revolución cubana.”[8]

Educador

En la etapa final de su vida se distinguió como académico destacado en la Universidad Veracruzana y fue profesor en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM. En esta etapa Nacho López fue un precursor en la aplicación de la semiótica a la fotografía y propuso su análisis incluyendo también los aspectos antropológicos y psicológicos. Siguió de cerca el trabajo de semiólogos como Umberto Eco o Roland Barthes. Héctor Vicario dice de su maestro:”Además de ser un excelente foógrafo, Nacho López fue también un estupendo maestro que compartía dudas y una que otra certeza; un maestro dedicado en el aula y lúdico fuera de ella.”[9]

López definió su posición frente a la fotografía así:

  1. La fotografía como instrumento para denunciar injusticias sociales.
  2. Como espejo de una época filtrada por mi sensibilidad particular.
  3. Como instrumento dialéctico para analizar las fuerzas a favor y en contra de los grupos en choque, en el marco económico y social que me ha tocado vivir.
  4. Como testimonio de las costumbres, hábitos, condicionamientos y comportamientos disímbolos.
  5. Como aportación para conocer los ámbitos y escondrijos de nuestra psicología.
  6. Para situarnos como pueblo con personalidad propia en el ámbito del tercer mundo frenta a la influencia económica imperialistas.
  7. Y al final de cuentas, contribuir para que no sea una máquina al servicio del consumismo.
  8. Aportar, con mi fotografía, la honestidad de mis gustos y disgustos y sustentarme en un ámbito de libertad aunque ello signifique morirme de hambre o sobrevivir de acuerdo a mis ideas. [10]

nacho_lopez4Entre sus series más memorables destacan Cuando una mujer guapa parte plaza por Madero y La Venus se va de juerga.

El México de Nacho López

México había superado ya su etapa post-revolucionaria temprana, pero prevalecía un espíritu marcadamente izquierdista que tildaba de burgués cualquier intención autoral a la fotografía. En su momento Manuel Álvarez Bravo fue visto con recelo debido a su acercamiento de orden surrealista enmarcado en las vanguardias europeas y estadounidenses. La fotografía mexicana era marcadamente documental/registral donde se privilegiaba lo mexicano a través de iconografías indígenas de corte folklorista. La internacionalización no era vista con buenos ojos, se le consideraba una forma de yanquismo y traición a la patria. Esto provocó que la fotografía en México llegara relativamente tarde al post-modernismo (1994 con la creación del Centro de la Imagen).

nacho_lopez_maria_sabina
De la serie María Sabina. Huautla de Jiménez, Oaxaca. 1980. Fondo Nacho López INAH

La mirada de Nacho López resulta peculiar en tal contexto. Primero, porque tiene un ojo puesto en lo documental y otro en lo autoral, tendencia que en México aparecería casi 30 años después con la corriente de neo-documentalistas y la llamada “fotografía comprometida”. López abandonó los estereotipos condescendientes apartándose del “México típico” capturado por fotógrafos como Walter Reuter. El México de Nacho López transitaba de lo rural a lo urbano, como lo atestigua el cine nacional de esta época. Sin embargo, como mencionábamos antes, este artista mostraba aspectos menos optimistas de un México incómodo.

Ignacio López Bocanegra realizó 17 exposiciónes individuales y una veintena de colectivas. Murió a los 63 años en la Ciudad de México en 1986. Dada la importancia de sus fotografías, el acervo conformado por más de 35 mil imágenes se preserva en la Fototeca Nacional.


ocn_smallÓscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada en la Universidad Panamericana (Ciudad de México).

Es autor de los libros:

  •  Ideas Decisivas: 650 reflexiones fotográficas
  •  Fotografía 3.0 Y después de la Postfotografía ¿Qué?
  • Instagram, el ojo del mundo
  •  Fotografía de documentalismo social
  • Fotografía Artística Contemporánea
  • El Mejor Fotógrafo del Mundo.

Co-fundador de la Sociedad Mexicana de Daguerrotipia y miembro de The Photographic Historical Society (Rochester, NY).

Las opiniones vertidas en los artículos son personales y no reflejan necesariamente las posturas de la Universidad Panamericana.


NOTAS

[1] Mraz Joh, Nacho López y el fotoperiodismo mexicano de los años cincuenta. Disponible en  http://www.fotoperiodismo.org/FORO/files/fotoperiodismo/source/html/galeria/johnmraz/texto.html Consultada el 6 de diciembre de 2012

[2]  Mraz, John, Nacho López y el fotoperiodismo mexicano en los años cincuenta, Edit. Océano-Instituto Nacional de Antropología e historia, México, 1999, pág. 219 (233. pp)

[3] Mraz, John, Op. Cit., pág. 15

[4] Rodríguez, José Antonio y  Tovalín Ahumada, Alberto (Eds.), Nacho López, ideas y visualidad, Edit. INAH/Universidad Veracruzana, México, 2012, p. 188 363 pp.

[5] Debroise, Olivier, Fuga mexicana: Un recorrido porla fotografía en México, Edit. Gustavo Gili, Barcelona, 2005, p. 213

[6] Casanova, Rosa, del Catillo Troncoso, Alberto, Monroy Nsr, Rebeca, Morales, Alfonso, Imaginarios y fotografía en México 1839-1970, Edit. Lunwerg/CONACULTA/INAH/SINAFO, México, 2005, p. 280

[7]Rodríguez, José antonio, Op, Cit. p. 212

[8] Casanova, Rosa et. al. (Eds.) Imaginarios y fotografía en México 1839-1970, Edit. Lunwerg/CONACULTA/INAH/SINAFO, México, 2005, p. 200

[9] Vicario, Héctor en Rodríguez, José antonio, Op, Cit. p.  307

[10] Moreno Aldana Iris, La cátedra Nacho López,  Luna Córnea, Número. 31, Centro de la Imagen, 2007,  pág. 439

Bibliografía 

  • Casanova, Rosa, del Catillo Troncoso, Alberto, Monroy Nsr, Rebeca, Morales, Alfonso, Imaginarios y fotografía en México 1839-1970, Edit. Lunwerg/CONACULTA/INAH/SINAFO, México, 2005, 285 pp.
  • Debroise, Olivier, Fuga mexicana: Un recorrido porla fotografía en México, Edit. Gustavo Gili, Barcelona, 2005, 380 pp.
  • Mraz, John, Nacho López y el fotoperiodismo mexicano en los años cincuenta, Edit. Océano-Instituto Nacional de Antropología e historia, México, 1999, pág. 219 (233. pp)
  • Rodríguez, José Antonio y  Tovalín Ahumada, Alberto (Eds.), Nacho López, ideas y visualidad, Edit. INAH/Universidad Veracruzana, México, 2012,  363 pp.
  • Treviño, Estela (Ed.), 160 años de fotografía en México, Edit. Océano, México, 2004, 703 pp.

Hemerografía

  • Hoy, No. 840, Marzo de 1953
  • Luna Córnea, Número. 31, Centro de la Imagen, 2007

Información legal: Todas las fotografías se presentan sin intención de lucro y con fines de crítica y/o investigación científica, literaria y/o artística bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor.Consulte en este enlace la información legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio.

5 pensamientos en “Nacho López, entre lo documental y lo autoral”

  1. Excelente articulo Oscar muchas gracias por esta informacion, definitivamente en latinoamerica existe mucho poder en la fotografia, me sorprende ver como este fotografo pudo crear imagenes tan trascendentales en aquella epoca, genial autor Mexicano, voy a seguir mas de cerca su trabajo.

  2. Gracias por este artículo.
    Porque lo sé, lo digo.
    Busquen en la parte de cine, la película “los hombres cultos”
    Realizada por Nacho López.
    Y esta producción alimentará nuestro conocimiento de el.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s