Vivir para ver y ver para vivir

Una reflexión sobre la autocrítica, la revaloración de la cotidianidad y la importancia de ver para enriquecer nuestras vidas fotográficas.

Por Óscar Colorado Nates*

1ª Parte: Vivir para ver

¿Por qué se hace fotografía? ¿Qué nos provoca ese bicho que los angloparlantes llaman shutterbug? ¿Qué ocurre cuando decidimos dedicar nuestros esfuerzos, en serio, a la fotografía? ¿Qué ha cambiado en nuestro interior que nos provoca a llevarnos la cámara al ojo?

Desde luego está la cámara, el dinero invertido es una buena razón para sacarle partido. También está el gusto por el trabajo de otros fotógrafos quienes nos inspiran: nos encantaría hacer fotos así de buenas. Pero, yo creo, que en realidad es porque hemos visto, porque vemos.

IMG_1042b

Me explicaré: Cuando uno camina por la calle puede tener una actitud desenfadada o, simplemente, ocuparse de sus propias cosas. Pero a veces uno ve algo y se dice “caray, eso sería digno de fotografiarse.” En otros casos pasamos frente a un escaparate bonito, vemos a una persona haciendo algo curioso… Y eso que hemos visto, se convierte en una necesidad fotográfica.

Del ver al notar

Incluso me atrevo a decir que del ver se llega a algo aún más importante: el notar. Esa es una noción que me ha dado muchas vueltas a la cabeza últimamente. Y es que últimamente noto cosas en las fotografías de mis alumnos. Noto temas. Noto situaciones en la calle. Y ese notar me lleva a la necesidad de registrar, preservar. A veces, fotografiar es expresar, pero también es que hemos notado. Ese notar es el productor de haber visto. Solamente quien ve, nota. ¿Qué notas tú? ¿La luz rasante de la mañana? ¿El gesto curioso de la señora aquella en la calle? ¿La belleza de tu familia? Es interesante hacer un ejercicio más profundo sobre nosotros mismos y preguntarnos ¿Qué vemos? ¿Qué notamos?

IMG_1041b.png

Otra razón para hacer fotografías es preservar lo que es digno de ser preservado. No se trata de “capturar” el momento: eso es como enjaular a un animal y sacarlo de su hábitat. Para mí fotografiar es más bien como encontrar una mariposa, hacer un hueco con la mano cuidando de no aplastarla. Con un poco de suerte, observarla y notar esos colores tan bonitos y aquellos patrones increíbles en sus alas. Y entonces, abrimos las manos y, con suavidad, la mariposa se va.

La sensibilidad fotográfica

También vale la pena hacerse concientes de nuestra propia sensibilidad: hay que asumirla y aceptarla. Es, a un tiempo, bendición y maldición. En el aspecto positivo nos hace ver y notar más. Claro, porque alguien sensible se percata, y el insensible anda por la vida con la sutileza de una locomotora. Desde luego, el precio de esta cualidad es que se nos puede herir fácilmente.

Así es que la fotografía pronto se vuelve una contradicción: la hacemos porque somos sensibles y notamos, pero precisamente porque somos así también sufrimos más nuestros propios errores y desventuras fotográficas. Ni qué decir de la crítica ajena que puede resultarnos devastadora.

De la autocomplacencia al desánimo

Por otra parte, resulta muy complicado mantener una armonía en la vida fotográfica. Es, relativamente sencillo, caer en dos extremos: la auto-complacencia o el desánimo. En un hombro llevamos un mini “yo fotográfico” que nos dice al oído: “Oye tú, que eso no está nada mal ¿eh?”. Es el “yo-autocomplaciente”, quien siente que todo está bien, que se siente cómodo con lo que ha logrado y que decide que ha llegado a su frontera. ¿Para qué hacer más si nuestras fotos ya son inmejorables?

IMG_1044b.png

En el otro hombro, llevamos a otro mini “yo fotográfico” que es un pesimista pertinaz. Es terrible porque se queja de todo y, en sus momentos rudos, hace los comentarios más acres y ácidos. Siempre está dudando y, lo peor, nos inunda con sus inseguridades hasta llevarnos al desánimo. ¿Para qué hacer esas fotos cuando hay tantos fotógrafos millones de veces más talentosos que nosotros?

Si Pixar hiciera una segunda parte de su película “Intensamente”, debería contar la historia de un fotógrafo que tiene a su “yo-autocomplaciente” y al “yo pesimista”.

Es importante acallar esas dos pequeñas voces. La primera porque nos impide crecer, aprender. Estamos coqueteando, peligrosamente, con la soberbia y la vanidad que pueden atraparnos y ahogarnos. Nunca, nunca, estaremos totalmente hechos como fotógrafos. Estaremos en el lecho de muerte y pensaremos en aquella fotografía nuestra que pudo ser, que podría ser. Vale la pena aceptarlo de una buena vez.

Y la otra voz es igualmente peligrosa. La primera, la autocomplacencia, nos hace estancarnos, pero la otra es aún más peligrosa, porque nos detiene. En extremo, el fotógrafo pesimista se desanima y deja la cámara a un lado diciéndose tonterías como “Yo nunca seré como el fotógrafo tal o cual”, “yo no nací para esto”, “es que tengo mucha afición pero poco talento”. Y eventualmente la cámara sale cada vez menos de su bolsa hasta que queda arrumbada en un armario. ¿O no es así como muchos han cogido por primera vez la cámara abandonada del padre o el abuelo?

No hay que hacer fotografías malas: Hay que hacerlas ¡Malísimas!

En realidad, lo que hay que hacer, es trabajar, hacer muchas fotografías malas ¡Malísimas! Y alguna, muy de vez en cuando, saldrá un poco mejor, desde luego. Pero lo fundamental es trabajar. Solamente piensa en esto: La enorme cantidad de fotógrafos grandiosos que pasaron toda su vida haciendo fotos para que tú y yo recordemos, solamente, un par de ellas.


Fotografiar puede hacernos sufrir un poco (o un mucho, depende de cada quién). Es entonces cuando vale la penar recordar que fotografiamos porque ver nos hace sentir más vivos.

Hace muchos años, en el International Center of Photography (el famoso ICP de Nueva York), tuve por compañeros de clase a un matrimonio de jubilados. ¡Cómo sufrí a la pareja aquella! Claro, era yo mucho más joven y desesperado por aprenderlo todo cuanto antes y ellos parecían contentarse con hacer fotos de flores y atardeceres. ¡Yo tenía unas ansias locas de hacer cosas GRANDES! ¡No flores, ni gatitos, ni atardeceres! Han pasado los años y ahora creo comprender un poco mejor: para aquella pareja ver los hacía vivir, literalmente. Para ellos fotografiar era mantenerse vivos, alertas, con un sentido. Vivían porque veían, porque hacían fotos. Entonces aprendí una gran lección: Ver también le da a tu vida un sentido. Ver para vivir. Piénsalo.

2ª parte. Ver para vivir

La fotografía compulsiva

Vivimos en la era de las redes sociales y del Instagram (y Dios sabrá de qué otra cosa en el futuro). Y entonces las redes sociales nos han inundado de banalidades: El café de la mañana, gatitos… Es fácil despreciar la súper abundancia de la fotografía contemporánea. Además, es frustrante que nuestra cuenta de Instagram, con aquellas fotos maravillosas (¿recuerdas al “mini-yo autocomplaciente”?) tiene uno o dos likes mientras que hay quienes, con un par de amaneceres y cafés matutinos, son seguidos por miles.

iphonographer

Bien, pues estamos ante el fenómeno de la fotografía compulsiva. Hoy se hace fotografía todo el tiempo; todo el mundo está armado de un Smartphone con cámara incorporada. Y todo el mundo hace fotografías todo el tiempo y las comparte en las redes sociales. Amigos míos, por si no se habían dado cuenta, los fotógrafos (sí, esos con la cámara enorme y cara) ya no somos especiales, ni únicos: Ni siquiera interesantes. Hoy cualquiera tiene una cámara en la mano, y la usa sin ningún prurito ni pudor mínimo. Ante la menor provocación ¡bam! Dirigen su smartphone a lo primero que les ha llamado a atención.

Y eso ¿es malo? Déjame decirte que, en el fondo, no. Y te explicaré por qué.

Grandes fotógrafos compulsivos

Lo primero que habría que reflexionar es que ese tipo de fotografía compulsiva no es nada nuevo Ha habido una cantidad interesante de grandes fotógrafos compulsivos. Me vienen a la mente Daido Moriyama, Garry Winogrand (¡desde luego!), Pedro Meyer, por mencionar solamente algunos… Uno revisa su trabajo y se da cuenta de la cantidad enorme de fotografías: muchas de ellas, la inmensa mayoría, pura basura. ¿Los temas? Lo más trivial que puedas imaginarte: un charco, un café, un perro callejero. ¿No me crees? Búscate un libro de Moriyama y luego hablamos. Se trataba de fotógrafos compulsivos, que vivían para ver.

Detrás de la cotidianidad ¿se esconde la grandeza?

Es un momento importante para reflexionar ¿Qué hay detrás de la cotidianidad? Despreciamos a gatitos y cafés matutinos, desechamos aquellas imágenes como “inferiores”. Pero tienen más likes… Mmmm… Algo deben tener ¿O no?

Bueno, quizá la clave no está en que se le brinde un like a una foto mediocre, sino al conjunto de la cotidianidad. Esas cuentas son seguidas por miles porque es fascinante ver la vida de otros, aún en sus aspectos más triviales, aún en lo que comparten con nosotros mismos.

grid2

Yo no creía en esto, hasta que hice la prueba. Un día me puse a fotografiar mi día en los más cotidiano y poco interesante: desde mi café matutino, la llegada a la universidad, las reuniones que tuve, lo que me encontré en una papelería, mientras escribía mi artículo para el periódico… Y me sorprendió la cantidad de likes que conseguí en un tiempo mínimo. No hablo de un alud, en Instagram me siguen un poco más de mil en Instagram que realmente no es mucho. Sin embargo, lo importante para mí no fue la cantidad de likes, sino la inmediatez en la respuesta de la gente. Cosas que a mí me parecían triviales (mi gatita Vicky jugando, por ejemplo) encontraron eco en otros dueños de gatitos. La gente respondió, positivamente, a mi cotidianidad.  Pero lo más importante fue que hice fotos.

instagramb.png

Hacer fotos de todo, todo el tiempo

Entonces, vale la pena dejar fluir la imagen y dejar de obsesionarse por ser un fotógrafo fantástico, inmaculado, perfecto, grandioso. Instagram es, no me cabe duda por haberlo experimentado, una gran herramienta para estar haciendo imágenes todo el tiempo. Y no debe pesarnos, al contrario: otros grandes maestros cargaban todo el tiempo con la cámara y hacían fotografías permanentemente de las cosas y momentos más banales y cotidianos. Y les era mucho más caro y engorroso.

No tiene por qué darnos miedo el convertirnos en un fotógrafo de gatitos, flores y atardeceres. Porque quienes lo hacen están trabajando. Y si nos ponemos un poco listos, tú y yo que quizá tengamos alguna herramienta adicional a la señora que se hace la selfie en el parque, quizá acabemos, tarde o temprano, con algo que merezca la pena. ¿O no?

IMG_1047b.png

Es importante relajarse, porque cada fotografía que hacemos, aún si es para el Instagram, es un crecimiento, es un seguir viendo, notando y –por si no se te había ocurrido- ¡Anotando!

Ahora está, en mi cuenta de Instagram@oscarenfotos, una colección de mi cotidianidad. No sé si a alguien le importe, o si sea interesante, y tampoco merece la pena darle mayor importancia a los dichosos likes. Pero lo que sí puedo decir es que cuando uno se relaja y se pone a hacer fotos con el Instagram y las comparte, acaba con diez, quince, veinte fotos que, de otro modo, tal vez no hubiera hecho. Y eso me nos hace crecer, un poquitín, como fotógrafos. Pero todo avance cuenta. Y, para cuando emprendamos cualquier tipo de proyecto fotográfico (serio, desenfadado, casual, importantísimo) nuestro ojo estará un poco más afilado. Sin duda más que si hemos dejado la cámara para el fin de semana o solamente para trabajar “las grandes cosas”. Y para el fotógrafo profesional, esta actitud desenfadada de fotografiar se agradece como agua de mayo.

icono

Y entonces, todo encaja.

El día menos pensado, nos llega una epifanía y descubrimos qué nos interesa fotografiar y, para entonces, tenemos un bagaje visual, un conjunto de herramientas técnicas, materiales y culturales que nos permitirán resolver mejor ese tema. Y hemos estado haciendo fotos, como locos, sin parar: Estamos preparados. Entonces todo encaja.

IMG_1053b

No sabemos cuándo, cómo ni dónde ocurrirá esta revelación. A alguien ya le habrá pasado, otros estamos trabajando en ello. No deja de ser como un satori, una iluminación: ese momento de gran lucidez que nos descubre algo que siempre estuvo en nuestras narices pero que, finalmente, hemos logrado ver.

Por eso, yo digo que la fotografía es mucho trabajo, fotografiar incansablemente, mucha paciencia, porque la prisa y la desesperación estorban, y mucha fe. Fe en que ese trabajo dará frutos, en que esa paciencia tiene un sentido, fe en que hemos de trabajar.

Y entonces, con un poco de suerte, entenderemos que hay que vivir para ver, y ver para vivir.

O tú ¿Qué opinas?


oscar_colorado_natesÓscar Colorado Nates es crítico, analista y promotor de la fotografía.

Titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada en la Universidad Panamericana (Ciudad de México).

Autor de libros como Fotografía 3.0; El Mejor Fotógrafo del Mundo o Instagram, el ojo del mundo, entre otros.

Comunicador transmediaconductor de radio, columnista en el periódico El Universal (Cd. de México).

Co-fundador de la Sociedad Mexicana de Daguerrotipia y miembro de The Photographic Historical Society (Rochester, NY).

>> Este artículo fue publicado originalmente como una entrada del foro TomaCero.Eu el 28 de marzo de 2017.

Las opiniones vertidas en los artículos y producciones audio-visuales son personales.
Copyright © Texto e Ilustraciones 2017 by Óscar Colorado Nates. Todos los Derechos Reservados. Esta publicación se realiza sin fines de lucro y con fines de investigación, enseñanza y/o crítica académica, artística y científica. 


Información legal: Todas las fotografías se presentan sin fines de lucro y con propósitos de enseñanza e investigación científica bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. Consulte en este enlace el aviso legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio. Los íconos utilizados en este sitio son cortesía de www.flaticon.com

Fair Use Notice:  150px-Fair_use_logo.svgThe presentation in this blog of photographs, movies, recordings or written material is used for purposes of criticism, comment, news reporting, teaching and/or research, and as such, it qualifies as fair use  as forseen at 17 U.S. Code § 107 and it is not an infringement of copyright. For more information, please check the following link with our Legal Notice regarding copyright.

 

 

32 pensamientos en “Vivir para ver y ver para vivir”

  1. Excelente articulo. Es una equilibrada dosis de realismo, humildad y psicologia. Sobre todo en las horas bajas fotograficas.
    Muchas gracias.

  2. Me gustó mucho, Óscar! Excelente reflexión, me interesó mucho la parte de la cotidianidad y “hacer fotos todo el tiempo”. Un abrazo!

  3. Querido Óscar,
    Muy interesante descripción del fotógrafo que generalmente somos, sus dos diablitos y el efecto “like” de las redes sociales. Yo, me mantengo a bastante distancia del diablito “like” – y de los otros dos pues pienso que no son lo que motivan el acto de decir voy a salir a hacer fotografía.
    Considero, en lo personal, que he recorrido un buen trecho pero me falta otro enorme por completar. De cuando en cuando, me sucede, dejo la cámara de lado y salgo a ver el mundo que me rodea registrándolo con la memoria y pensando en la foto que pudiése hacer. Dado por seguro que hay oportunidades que no se van a repetir, de todas maneras, en mi caso personal, cuando retomo la cámara casi siempre regreso a casa con una o dos alegrías.
    Hay algo muy cierto en lo que dices, “a algunos fotógrafos fabulosos los recordamos por un par de imágenes”. Probablemente no eran ni sus favoritas, me atrevería yo a decir.
    En las redes sociales, bien poco en Facebook para compartir con amistades. Sigo utilizando Flickr como historial médico de esta enfermedad fotográfica, con sus altas y bajas. Aparte de tus excelentes articulos, con regularidad visito el foro de Amateur Photographer. Tiene una sección, Appraisal Gallery, donde hay gente bastante versada en críticar y sugerir que mejorar.
    Hay algo que cada un@ de nosotros debe tener y es poder de discernimiento. Hay que tener convicción en lo que nos motiva fotográficamente y tomar los consejos acorde a nuestras necesidades.
    Un par de gallerias que te comparto han tenido más respuesta negativa que positiva en ese foro, de todas formas siguen siendo algunas de mis favoritas. Al final del día, lo importante es que estemos complacidos con lo mucho o poco que logramos.
    Un abrazo grande,
    Luis

    DSC08391
    DSC08010
    1. Luis, muchas gracias por el aporte de los foros en Amateur Photographer. Creo que lo crucial es trabajar, no necesariamente hacerlo por el “like”: concuerdo. Esta enfermedad fotográfica, como la llamas, solamente tiene una cura: ¡Hacer fotografías!
      Un abrazo muy fuerte.

  4. Uff, Óscar; este es un gran tema!! En mi caso tengo bastante bien equilibrados mis dos “minis” pues generalmente estoy satisfecho con la foto que hice en general, pero también, en general, le encuentro grandes defectos. A mí me gusta pensar la foto, buscarla y encontrarla; si no la encuentro no la hago y jamás hago fotos con el celular, no porque considere que está mal, sino porque no me hallo cómodo con ese artefacto para hacer fotos; yo requiero de la cámara, no sé si será psicológico o qué, pero traer la cámara en las manos (que no el celular) me produce una sensación que no tengo palabras para describir, es como la escopeta para el cazador, y no me imagino a un cazador disparándole a cualquier cosa para ver si en una de esas obtiene una buena presa. Yo pienso que hay que afinar la “puntería” fotográfica y para esto yo he encontrado que un buen ejercicio es salir sin la cámara y ver fotos sin hacerlas, adiestrar el ojo para poder ver la “presa”. No encuentro yo placer en hacer fotos de gatitos ni del café de la mañana y no tengo Instagram porque no le he encontrado sentido y esto no es una crítica a quien sí lo hace, sólo estoy expresándome desde mí mismo y desde mis intereses fotográficos. Creo que las cámaras de los teléfonos celulares fueron inventadas para eso, para tomar fotos todo el tiempo y de todo sin pretensiones artísticas y, claro, en esa fiebre de hacer fotos alguna saldrá buena, de eso no hay duda y vuelvo al ejemplo del cazador: si vas por el bosque disparándole a todo sin pensar, en algún momento puede que le des a un pato.
    Muy buena tu reflexión en este artículo. GRACIAS y te mando un abrazo.

    1. Estimado Ernesto, un gusto leerte como siempre. A mi los teléfonos de los celulares tampoco me encantan y tienen limitaciones enormes. Sin embargo, también es cierto que uno lo tiene siempre a la mano y que esta actividad de usarlo continuamente nos ayuda a entrenar el ojo, a encuadrar y estar al pendiente de la fotografía. ¡Un abrazo grande!

  5. Estupendo artículo, esa fase compulsiva personalmente no la he pasado y creo que ya no lo haré. Tal vez en estos momentos, fotográficamente hablando, me encuentro en la fase de ver (fotografiar) para vivir (como recurso personal de ocio, conocimiento, satisfacción personal,etc).
    Podría ser que un día ocurra, como alguna de las fotografías aparecidas en algún cajón (para entonces en algún disco duro o web sin visitas), despiertan el interés por el trabajo realizado; entonces alguno de los cercanos podrá decir: vivir para ver…saludos.

    1. Ángel, gracias por el comentario. Todos vamos pasando por distintas fases, y hay quien nunca hace fotografía de manera compulsiva. Cada quien tiene su propia aproximación al medio y a lo que necesita expresar. ¡Un abrazo!

  6. Estimado Oscar.
    Siempre nos das lo que necesitamos. Tu llegas de una manera tan especial, que fácilmente podemos abrir nuestra mente y asimilar tus contenidos.
    Un gran, gracias, por tu reflexión y deseos de compartirla.
    Un abrazo fraterno.

    1. Estimado Guillermo: Esto que comparto son en parte mis propias andanzas e inquietudes, lo que he visto con mis alumnos, lo que me comparten amigos… He querido compartir estas reflexiones en un tono más personal y creo que por eso pueden conectar. Siempre es un gusto saber que sigues la pista de estas líneas. Te mando un abrazo muy fuerte. Óscar

  7. Hola Óscar, me gustaría darte las gracias en mi nombre y en el de los compañeros de TomA CeRo por haber anticipado la publicación de este artículo en nuestro foro que, como no, también es el tuyo.
    ¡Un abrazo!

    1. Muchas gracias, creo que todos, no importa cuánto tiempo llevemos en la fotografía, siempre habrá momentos de reflexión y de necesitar alicientes para seguir adelante. Espero que estas líneas sirvan, al menos, un poco en este camino. ¡Saludos!

  8. Hola Oscar !!! muchas gracias excelente articulo…nos has llevado a un maravilloso ejercicio de reflexión. muy interesantes y nutritivas las opiniones de todos…me quedo con una gran reflexión a manera personal.
    Saludos!!

  9. Gracias Oscar por compartir este artículo. Para mi, fotógrafo tardío, la fotografía se convirtió en una urgencia. Igual que los viejitos del museo, necesito ver para vivir, y cuánto más veo, más noto y más entiendo. No fotografío para coleccionar instantes. En cada foto hay una mirada, hay un sentir, hay capturado un instante que “ha-sido” del que fui testigo. Incluso en las fotos malas. Necesito fotografiar para conocerme. Lo dicho, muchas gracias por tu artículo.

  10. Oscar, excelentes reflexiones. Eso del “notar”, creo que es lo que nos impulsa en el fondo a apretar el botón, es lo que tiene de adictivo la fotografía, lo que una y otra vez buscamos, “notar”, “sentir”, “gozar”, “sufrir”, porque si te apasiona esto, debes aprender a sufrir o pasará lo que mencionas, que tarde o temprano te desanimarás y dejarás la cámara, dejarás de hacer fotos y entonces, … vacío.
    A mi me divierte hacer fotos con móvil, y antes que perder la foto, prefiero hacerla con el teléfono. No será como con una Leica, pero bueno, yo tampoco soy Bresson. Pero gozo.
    Gracias por compartir con nosotros.

  11. Muy interesante la reflexión.
    Muy cierto lo del “yo autocomplaciente” y el “yo crítico”. Tomo nota para aprender a colocarlos en su sitio.

    Por cierto, ambas partes (primera y segunda) se titulan igual (Vivir para ver). Entiendo que la primera es Ver para vivir… Disculpa a mi “yo crítico” 🙂

  12. Excelente Reflexión, concuerdo completamente y me ha ayudado bastante a recordar lo divertido que es el hacer fotos del día a día, a observarme y poner atención a cada uno de mis movimientos y los de los demás en mi día a día. Usualmente hago fotos solamente el fin de semana, pero, esta semana en particular he estado haciendo fotos diariamente y realmente me encanta ver todo lo que puedo captar aún dentro de mi rutina. Tu artículo me quedó como anillo al dedo. Gracias por escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s