Cómo leer una fotografía sin morir en el intento

El clásico proverbio “Una imagen dice más que mil palabras” no es necesariamente cierto, y en el caso de la fotografía, puede llevarnos a muchas malas interpretaciones.

Por Óscar Colorado Nates*

¿La fotografía es un lenguaje universal?

El primer engaño de la fotografía está en su aparente inmediatez. Es fácil creer que cualquier persona puede entender una fotografía. En cierto modo es verdad, sin embargo  desentrañar los significados, implicaciones y connotaciones de una imagen es una tarea mucho más compleja de lo que podría suponerse.

Por supuesto que existen algunos códigos culturales generalizados, de otro modo sería absurda la proliferación de anuncios con fotografías en muchas ciudades del mundo.

publicidad2
Los mensajes de una fotografía pueden ofrecer claves que prácticamente cualquier persona puede leer. Sin importar el texto de este anuncio ¿Se trata de una película de horror? ¿Transmite un mensaje de ansiedad? ¿Ofrece una perspectiva oscura de la vida? ¿O todo lo contrario? No hace falta un máster en Comunicación Visual para saber las respuestas.

Una foto, tres miradas

Ahora, veamos la siguiente fotografía:

sport_shoes

Supongamos que se trata de una foto hecha para ilustrar un anuncio de zapatos deportivos. De inmediato vienen a la mente ideas de acción, velocidad, agilidad y podrá interpretarse de manera razonablemente uniforme por un espectro amplio de audiencias en muchas localizaciones geográficas.

Es un mensaje muy claro en términos de publicidad. Sin embargo con un acercamiento más agudo, mayor información y una actitud más crítica la lectura podría ser muy diferente.

Pensemos en tres hipotéticos observadores: un activista, un deportista y un fotógrafo.

En la mirada de un activista: Es una fotografía que ensalza la juventud y la glorificación del cuerpo. Habla de espacios urbanos. Pero aún más allá: trata de consumismo. En lugar de usar cualquier tipo de ropa o zapatos son de la última moda, hechos ex profeso para la actividad deportiva. Habla de capitalismo opresor que continuamente desea imponernos modelos de consumo en lugar de alentar que la sociedad civil decida qué implica correr, en qué medida es benéfico para la salud sin apelar a estereotipos ni a comprar productos de empresas imperialistas.

En la mirada del deportista: Se puede leer libertad, amplitud, acción, vitalidad, identificación con las deportistas pero además proyección, pues se desea ser joven, fuerte, ágil…

En la mirada de un fotógrafo:   La lectura podría implicar el aprecio por la calidad de la luz que es lateral de derecha a izquierda, predominio de la regla de los tercios en el sujeto principal (la mujer en el primer término). También se subrayaría el uso del “paneo” (panning) que conjuga barridos y congelados en una misma toma usando de forma efectiva un ingrediente ideal para resaltar el dinamismo y la acción. Este mismo lector que valora las cualidades fotográficas admiraría el tan preciado “momento decisivo” en el que una de las mujeres flota en el aire y otra pone un pie en el suelo, ambas corredoras. El fotógrafo apreciaría en el color un apoyo adicional a la idea de dinamismo, pues la misma fotografía en blanco y negro no diría lo mismo.

Las tres posturas constituyen puntos de vista diversos sobre una misma imagen.

Sin embargo muchas de estas visiones podrían ser interpretaciones desviadas de la intención del autor. ¿Qué pasaría si no es un anuncio publicitario? ¿Qué tal si se tratase de un ensayo sobre la fortaleza de las deportistas que buscan apoyar a otras mujeres con cáncer? ¿Y si es de un fotógrafo reconocido por su capacidad técnica pero también por su reiterada explotación de sus sujetos? La fotografía no puede darnos respuesta a estas preguntas. La información que permitiría contestarlas estaría fuera de la propia fotografía, más allá de los confines de la imagen.

La lectura de una fotografía tiene que ver, por supuesto, con el tono, contenido, estructura, composición, es decir, con los elementos formales. Y al mismo tiempo habría que recordar siempre que una fotografía se enmarca dentro de un género que, a la vez, cuenta con sus propios puntos de referencia y convenciones. Al observar una fotografía también es necesario conocer estas características del género en cuestión y discernir si se apega a los cánones o si cuestiona y contraviene a las reglas de un cierto estilo. Esto también alterará el proceso de significación de la imagen.

El caso de la Plaza Tian’anmen

Revisemos el caso de la famosa fotografía de Jeff Widener de la Plaza Tian’anmen en la avenida Cháng Ān Dà Jiē de Beijing. Esta imagen nos muestra a una persona frente a cuatro tanques.

tiananmen_square
© 1989 by Jeff Widener / Associated Press

¿Qué significa esta imagen? ¿Es una persona que iba cruzando la calle, se detuvo unos segundos frente a los tanques que estaban estacionados y luego siguió su camino? ¿Eran solamente cuatro tanques o habían más pero no aparecieron en esta foto?

Esta fotografía puede leerse desde dos ópticas totalmente distintas. Para occidente puede ser la muestra valerosa de un ciudadano chino oponiéndose frente al régimen opresor comunista. Pero, visto desde oriente, en particular desde la mirada de un funcionario de primer nivel chino, esta imagen demuestra el excelente auto-dominio de los operadores del tanque quienes pudiendo haber repelido por la fuerza, y con gran eficacia, al ciudadano no lo hicieron (al menos no en ese momento).

Aún más. La escena fue capturada por numerosos fotógrafos y canales de televisión. Además de la fotografía de Jeff Widener de Associated Press también hubieron otros foto-reporteros, como Stuart Franklin o Charlie Cole, que fueron testigos de estos hechos y nos compartieron su testimonio fotográfico.

© Charlie Cole
© 1989 by Charlie Cole

En el caso de la imagen de Charlie Cole, tenemos la misma escena, pero ofrece información adicional: Ahora podemos ver al menos 40 tanques y el despliegue de tropas que se acercan. Cole utilizó un plano de ubicación, un gran plano general, que nos ofrece mucho mayor contexto. Ahora el ser humano parece aún más pequeño y la fuerza de los tanques aún más aterradora. El encuadre de Jeff Widener es más cercano y por tanto más expresivo. Las dos fotos son interpretaciones de la misma escena donde las decisiones de cada autor alteran el significado de la imagen, aún cuando compartan elementos en común.

Adicionalmente veamos ambas fotografías como un díptico, primero la de Charlie Cole y luego la de Jeff Widener:

Ahora tenemos una idea todavía más clara: Los tanques en la foto de Cole están más lejos, y en la de Widener se encuentran más cercanos, lo cual indica que los vehículos militares frenaron. Efectivamente, estamos frente a un acto de insurrección del civil que se confronta con los militares. Pero ahora tenemos una percepción espacio-temporal más amplia.

Hu Yaobang (1915-1917)
Hu Yaobang (1915-1989)

Y sobre el contexto histórico: un grupo de manifestantes chinos fue reprimido el 4 de junio de 1989 en la Plaza de Tian’anmen. Todo coincidió con el fallecimiento de Hu Yaobang [1], líder que apoyaba las reformas económicas y políticas en la República Popular China. Un grupo de manifestantes protestaron porque pensaba que el gobierno del Partido Comunista se había convertido en un organismo tan corrupto como represivo. El 3 de junio por la noche se declaró la ley marcial y al otro día los tanques contuvieron por la fuerza a los manifestantes. Nunca se aclaró el número real de víctimas, se habla incluso de miles [2],  y el tema sigue siendo tabú en China.

Es necesario recordar que una fotografía, cualquier fotografía, no es una presentación ni un reflejo del mundo, sino una representación, una interpretación. Nunca olvidemos que el fotógrafo siempre nos ofrece su punto de vista.  El acto de escoger o desechar parte de la escena altera de manera importante el significado. La observación de estas dos imágenes nos ha permitido ser conscientes del poder, pero también de la limitación, de la fotografía.

Hans Durrer explica que:  “Las fotografías nunca son claras por sí mismas… …son solamente fragmentos esparcidos de un espejo roto de la realidad y, mientras que nos muestran su imagen, nos fuerzan a reconstruir su significado.”[3]

La importancia del contexto

Las claves importantes en la lectura de la fotografía se encuentran, paradójicamente, fuera de la fotografía. La imagen solamente nos ofrece información visual en un objeto concreto pero que puede estar desprovisto de los datos más elementales. Sin embargo, el significado de la imagen se alterará de manera decisiva conforme se agreguen capas de información.

Martín Chambi
Martín Chambi

El primer dato importante es conocer al autor, pues no hay que olvidar que toda fotografía es producto de un fotógrafo, aunque suene a verdad de Perogrullo. Sin embargo pensemos en la fotografía comercial. ¿Cuántas veces se incluye el crédito del fotógrafo en una campaña publicitaria? Ni siquiera en el caso de Mario Testino, uno de los fotógrafos de modas más importante del mundo es citado como creador en sus imágenes de publicidad.

El Ensueño © Manuel Álvarez Bravo
El Ensueño © Manuel Álvarez Bravo

Además del autor, el contexto de emisión debería incluir cuándo y dónde se realizó. No es lo mismo apreciar una fotografía hecha por Martín Chambi en 1914 en Perú que por Manuel Álvarez Bravo en 1930 en México o por Mathew Brady en Estados Unidos en 1860.

En cada lugar y época existen contextos estéticos, sociales, culturales, políticos, históricos, económicos que alteran la forma de creación de un hecho fotográfico.

El papel de los retratos en el siglo XIX y su mera función descriptiva es muy distinta a nuestra actual demanda de representación psicológica de una persona. El conocer esta información “extra-fotográfica” nos permite ubicar con mayor precisión las disonancias y consonancias de la foto con su época. Así, podemos saber si se trata de una imagen propositiva, incluso revolucionaria para su tiempo,  o un ejemplo clásico de cómo se hacían fotografías en aquel entonces.

Mathew Brady. Abraham Lincoln. (ca. 1860)
Mathew Brady. Abraham Lincoln. (ca. 1860)

El observador: personaje activo

A veces es fácil creer que el fotógrafo tiene un papel activo en la fotografía y el observador uno pasivo. Sin embargo el lector altera la imagen, incluso podríamos llegar a hablar de una re-creación de la obra, una profunda alteración con cada mirada. El ejemplo de las fotografías de Tian’anmen es muy claro, el lector afecta la fotografía en su connotación.

Ya hablábamos de un contexto de emisión (tiempo y lugar de creación). Sin embargo en contraparte existe lo que podríamos llamara un contexto de recepción que implicaría desde dónde y cuándo se observa una foto.

La época de lectura

Respecto del tiempo, a veces olvidamos que somos producto de una época, que vemos el mundo a partir de nuestro propio contexto social, cultural, histórico, político y, por supuesto, estético. Por ejemplo, hoy vemos de forma distinta las imágenes de Julia Margaret Cameron o las de Diane Arbus.

Julia Margaret Cameron. “Ellen Terry at Age Sixteen” (Retrato, 1864) Legado de Guy Little. CIS:S.133:183-2007 © Victoria and Albert Museum, London
Julia Margaret Cameron. “Ellen Terry at Age Sixteen” (Retrato, 1864) Legado de Guy Little. CIS:S.133:183-2007 © Victoria and Albert Museum, London

Ambas fotógrafas fueron tremendamente polémicas en su tiempo. La primera por los supuestos errores formales que cometía al hacer fotografías con el proceso del colodión húmedo a finales del siglo XIX. En el caso de Arbus, la fotógrafa desafió las fronteras de lo que se podía o no se podía fotografiar. Con sus freaks cruzó una barrera para siempre y hoy la apreciación sobre los sujetos fotográficos es totalmente distinta a lo que ocurría a finales de 1960.

Diane Arbus. Circus Man.
Diane Arbus, “Tattooed Man at a Carnival, Md.” 1970. Copyright © 1971 The Estate of Diane Arbus,

Consideraciones espaciales (y no es ciencia ficción)

El espacio donde se aprecia una fotografía la altera, definitivamente. No es lo mismo ver una portada de una revista del corazón en un quiosco, o en la comodidad del hogar, que leer la misma imagen en una sala de museo o una galería.

El contexto espacial altera la imagen. Cuando estamos en un museo pensamos que estamos viendo arte y que debemos descifrar las piezas atendiendo a sus posibilidades estéticas.

visitantes
¿Cómo afecta el contexto de un museo a la lectura fotográfica? ¿Las vemos como arte porque se supone que están en un museo?

El continente

El contenido fotográfico (tono, estilo, género, etc.) también es afectado por el continente. Al leer una imagen en el periódico pensamos que debe tener una función informativa, y así procedemos a leerla. Si tenemos una fotografía impresa en un libro también tendemos a asumir que hay un valor específico de la imagen o de otro modo no estaría publicada. Así también podríamos reflexionar en cómo es afectada la imagen si es leída en una página web, en el muro de Facebook, en un álbum familiar, etc.

revista_corazon
¿Cómo leemos estas fotografías al ser parte de una revista? ¿La interpretan de manera diferente colombianos, mexicanos y españoles? ¿Cómo se entenderían estas fotografías si estuvieran en un muro de Facebook y no en una revista?

El bagaje del observador: la intertextualidad

Los principales alteradores en la lectura de la imagen se encuentra en la personalísima y compleja mezcla de antecedentes culturales del observador.

Cada persona atiende a una educación estética, a moldes sociales, culturales, espacio-temporales, económicos y políticos desde los cuales reacciona ante el exterior. La fotografía es afectada por esa mezcla personal.

Una buena noticia es que cada esfuerzo por leer una fotografía lleva a su lector a mejorar sus habilidades y conocimientos para descifrar las imágenes que se le presenten en el futuro. Esto significa que al observar un texto fotográfico se hace referencia a otras imágenes vistas previamente. Leer una fotografía es, entonces, una continua confrontación y cotejo de textos del previo con el actual. Es decir, se trata de una referencia ínter-textual. Como explica Hans Durrer: “…entre más conocemos, mejor podemos ver.”[4] Lo anterior también se aplica a la cultura general del observador; un lector culto contará con más herramientas para descifrar una imagen.

Haga click en el infográfico para agrandar:

simple_infografia_lectura_fotografica

Del gusto al disgusto

Como hemos podido ver, la lectura fotográfica implica numerosos componentes y posibilidades. Como toda tarea compleja, es mejor descomponerla en piezas más simples y asequibles. Esto no implica el buscar fotografías “sencillas”, pues no hay tal cosa. Sin embargo para emprender este camino intrincado, valdría la pena iniciar por las imágenes que al lector le resulten interesantes, intrigantes. Es mejor comenzar a leer fotografías que resulten atrayentes a buscar imágenes insípidas o, peor aún, desagradables.

El viaje a la librería

El camino hacia la lectura fotográfica puede iniciar en la librería. Habría que revisar la sección de obras fotográficas y hojear varios títulos hasta que cada quien encuentre uno que le llame la atención, le parezca claramente interesante, sin importar el por qué resulte atrayente.

Una vez comprado el libro y en la tranquilidad del hogar u oficina, el siguiente paso es dar una revisión general a las imágenes sin ninguna otra clave de información. Se trata de analizar la obra en conjunto ¿La mayoría de las fotografías son en color o blanco y negro? ¿Verticales u horizontales? ¿Hay algún tema que se repita? ¿El autor suele favorecer ciertas decisiones? ¿Son fotografías con bajo o alto contraste?

Este primer vistazo puede demorar el tiempo que sea necesario, no hace falta obrar con prisa.

Danse, Robert Doisneau
Robert Doisneau. Catherine Verneuil (1963) Al comenzar la lectura fotográfica, valdría la pena iniciar con imágenes que nos resulten atrayentes. Al menos es mejor que iniciar con fotografías repulsivas…

Una vez terminada la primera revisión se pueden leer los pies de fotografía. ¿Cada pieza tiene título? ¿Hay alguna indicación de fecha y lugar? ¿Qué conoce el lector de esa época, de ese espacio? ¿Sabe qué ocurría en términos históricos?

Luego viene la lectura del texto literario, si es que lo hay, en forma de introducciones, prólogos, explicaciones, biografías, líneas de tiempo. Estos textos son claves fundamentales que ofrecen información contextual valiosa. La investigación de la biografía del autor en alguna fuente respetable también será de gran utilidad.

Al revisar cada fotografía siempre es buena idea buscar diálogos ínter-textuales. ¿Es una imagen totalmente nueva para el lector? ¿Se parece la fotografía a otra conocida? ¿El estilo es similar el estilo al de otro fotógrafo?

Una vez que se tenga más contexto pueden volver a revisarse las imágenes, poniendo especial atención y dándole más tiempo a las fotografías más atrayentes. Una clave importante: los grandes fotógrafos pueden ser leídos una y otra vez a lo largo de los años y siempre ofrecen nuevas posibilidades y lecturas. Ya decía Heráclito aquello de que “nadie se baña dos veces en el mismo río.” Como el lector irá madurando, sus lecturas de los grandes fotógrafos irán siendo cada vez más ricas. Y conforme más lea a otros autores, más apreciará a los ya conocidos. En cierto sentido se puede decir que rascar, comer y leer fotografías es igual: todo está en comenzar.

Del discurso fotográfico al diálogo

A veces podría subestimarse el papel del observador de la fotografía por dotar de máxima importancia el discurso fotográfico, es decir, la intención del fotógrafo.

conversacion1

Sin embargo existen numerosos ejemplos a lo largo de la historia de la fotografía donde los autores querían decir algo concreto y la recepción de su obra se interpretó de manera muy distinta. Baste citar como ejemplos la creación de los paisajes industriales de Bernd y Hilla Becher o los “documentos para artistas” de Eugène Atget convertidos en piezas de arte debido a la mirada de Berenice Abbott y John Szarkowski.

Valdría la pena reflexionar acerca de darle una importancia mayor al papel activo del observador en la apreciación de una imagen.

Al observar una fotografía podría ser interesante contestar tres preguntas:

  1. ¿Qué dice esta fotografía? Es decir, tratar de describir y comprender lo que está frente al observador en los términos más objetivos y específicos posibles. Esta lectura denotativa hablaría de ángulos, luz, encuadre, es decir, las características morfológicas de la fotografía.
  2. ¿Qué me dice a mí esta fotografía? No se trata de la intención del autor, ni lo que quiso decir, sino lo que dice al observador desde un momento y lugar remotos (el tiempo/espacio de la toma) a otro cercano (tiempo/espacio de la lectura)
  3. ¿Qué le digo yo a esta fotografía? Una clave importante es comprender que la fotografía no es un únicamente un discurso, una conferencia, donde un emisor habla y genera mensajes, sino que hay una réplica que puede realizar el observador y discernir si lo que está viendo le gusta, le intriga, le ofende o qué reacción le provoca.

Entender a la fotografía como diálogo brinda al observador, a quien lee una foto, una importancia nueva: El significado de la imagen es personal, y las posibilidades de alteración del mensaje alejan a la labor de lectura fotográfica de la pasividad. En la medida que el observador se entienda a sí mismo como co-creador, estaremos ante un hecho de lectura que se abre a la potencialidad, a la multiplicación. No se trata únicamente de lo que un autor quiso decir, sino qué recibió el lector y qué tiene que decirle al fotógrafo.

La aventura de leer fotografías

La lectura fotográfica es una tarea compleja, pero a la vez apasionante y enriquecedora.

cartier-bresson_readEl presente texto busca convertirse en una iniciación y no ha tocado, ni con mucho, todos los temas que rodean a la lectura fotográfica. Sin embargo el propósito no es disuadir al lector, sino lo contrario: brindarle elementos y despertar su curiosidad para que emprenda esta senda interminable.

En la sección  “Lectura Fotográfica” de este blog pueden encontrarse más artículos e información sobre este tema.

El lector, tanto de este artículo como de una fotografía, puede adoptar un papel activo y buscar convertir lo invisible en visible, tratar de construir los puentes que le conecten con el autor de la fotografía pero, sobre todo, convertirse en un fastidioso preguntón que repita incesante, como niño, a la fotografía ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?


oscar_colorado_natesÓscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada en la Universidad Panamericana (Ciudad de México).

Es autor de los libros:

  • Ideas Decisivas: 800 reflexiones fotográficas (2a. Edición)
  • Fotografía 3.0 Y después de la Postfotografía ¿Qué?
  • Instagram, el ojo del mundo
  • Fotografía de documentalismo social
  • Fotografía Artística Contemporánea
  • El Mejor Fotógrafo del Mundo.

Columnista en el periódico El Universal (Cd. de México).
Editor y Director General de la revista fotográfica MIRADAS.

Co-fundador de la Sociedad Mexicana de Daguerrotipia y miembro de The Photographic Historical Society(Rochester, NY).

Las opiniones vertidas en los artículos son personales y no reflejan necesariamente las posturas de la Universidad Panamericana.

© Copyright 2013-2016 by Óscar Colorado Nates. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción de este artículo por cualquier medio sin el permiso por escrito de su autor.


Notas

[1] Princeton University, Hu Yaobang, Disponible en http://www.princeton.edu/~achaney/tmve/wiki100k/docs/Hu_Yaobang.html Consultada el 7 de octubre de 2013

[2] Watt Louise, Tiananmen Square Massacre Anniversary: Chinese Activists Call On People To Wear Black, Disponible en  http://www.huffingtonpost.com/2013/06/03/tiananmen-square-massacre-anniversary-activists-wear-black_n_3377635.html Consultada el 7 de octubre de 2013

[3] Durrer Hans, Reading photographs, Disponible en http://www.icce.rug.nl/~soundscapes/VOLUME07/Reading_photographs.shtml Consultada el 6 de octubre de 2013

[4] Ibídem


Información legal: Todas las fotografías se presentan sin fines de lucro y con propósitos de enseñanza e investigación científica bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. Consulte en este enlace el aviso legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio. Los íconos utilizados en este sitio son cortesía de www.flaticon.com Gráficas adicionales cortesía de www.freepik.es

Fair Use Notice:  150px-Fair_use_logo.svgThe presentation in this blog of photographs, movies, recordings or written material is used for purposes of criticism, comment, news reporting, teaching and/or research, and as such, it qualifies as fair use  as forseen at 17 U.S. Code § 107 and it is not an infringement of copyright. For more information, please check the following link with our Legal Notice regarding copyrigh

30 pensamientos en “Cómo leer una fotografía sin morir en el intento”

  1. no me queda más que decirles muchas gracias, esto que he leido me a ayudado más a comprender la fotografía y yo como aficionadao a la fotografía, podré de hoy en adelante mandar el mensje y que el receptor le sea más facíl comprender mi fotografía, saludos.

  2. Hola, Encontré este sitio, información muy útil para la comunicación educativa y por supuesto para el mundo de la imagen y/o fotografía. Óscar, recibe saludos. JCCZ

  3. Muy interesante el concepto de la retroalimentación con una fotografía. Es un nuevo ingrediente que ahora tendré en cuenta en el proceso de la comunicación. Sencillamente extraordinaria esta aportación Óscar, felicidades.

  4. Por casualidad y no se de que manera he llegado a tu web. Me a parecido muy interesante, tomo nota de la dirección y volveré por aquí (con su permiso) para releer todo con más tiempo.

    Un saludo

    1. Estimado Nano, qué bueno que te ha parecido interesante y espero que visites este espacio y que puedas compartirlo con otros interesados en la fotografía. Mil gracias por ver estos contenidos. Muchos saludos, Óscar Colorado

  5. Hola Oscar. Leo tus artículos desde que encontré tu blog el año pasado (muy agradecito estoy por ello! gracias!), sobre todos los de análisis como este. Soy de leer libros sobre reflexión y análisis fotográfico, bueno estoy iniciandome, hace apenas año y medio que he tomado la cámara. Sé que lo que me gusta es la callejera, la documental, la fotografía artística, aunque no descarto trabajar de social o comercial para vivir.

    Aclarado donde estoy parado y mis intereses que me impulsan a leer mucho. Aún así no veo en el trabajo de Mario Testino como fotógrafo comercial como para que los museos y curadores (y con ellos las numerosas colas de gentes ansiosas por ver sus “obras de arte”) estén dando discursos tratando de ubicarlo forzadamente dentro del mundo del fine art. Más lo ubicaría dentro de las estrategias de marketing de mercado, en este caso inventar aura alrededor de un producto para elevarlo a categoría de “obra de arte” y venderlo como tal, supercaro a quienes les crompren antes el discurso. De allí a que sea una realidad es otra cosa.
    Yo no veo punctum, no veo significado más que el propósito de vender productos, marcas y estilos de vida. No hay significado encarnado, como diría Dunto. La mierda de artista tenía significado encarnado, la fuente de Duchamp. El surrealismo tenía un propósito artístico. El minimalismo también, etc. Pero qué tiene de arte en ese sentido el trabajo comercial de Testino? Acaso inventó algo? Si Avedon y Klein (además de su obra de fotos callejeras), también desde el mundo de la moda pudieron hacer aportes a la fotografía con arte, qué es lo que ha hecho Testino?

    Esta es una visión personal, basado en lo que vendo leyendo y dada mi poca experiencia puedo estar completamente equivocado y estar juzgando mal por falta de conocimiento (soy consciente que me falta mucho camino).
    Por eso le pregunto, quisiear conocer su parecer sobre lo que le comento. Saludos desde Argentina, donde por estos días expone Testino.

    1. Estimado Julio, muchas gracias por tu comentario. Ciertamente que sobre un autor reciente como es el caso de Testino, con un trabajo abiertamente comercial (“unapologetically commercial” le llaman los anglosajones) siempre se despiertan preguntas.

      El hecho de trabajar en el mundo comercial no me parece que sea razón para descalificar el trabajo de un autor, porque en la misma línea de Testino trabajaron grandes como Avedon, Horst P. Horst, Irving Penn o el mismísimo Gordon Parks. Y no es que Avedon se “legitimara” por hacer retratos. Creo que no se trata de eso. Más bien habría que preguntarse cómo encaja un autor como Testino en el mundo de la fotografía contemporánea. ¿Su lugar está en la galería o en la portada de Vogue, o en la perfumería de un centro comercial? ¿Cabe en el arte contemporáneo? A esta última pregunta me quedan muy claras tus referencias de Duchamp y Piero Manzoni, sin embargo también habría que pensar que ambas propuestas provienen del post-modernismo que tuvo su inicio en la década de 1960. Duchamp proviene de 1916 con su “Fontaine” y el desaire de su “Desnudo en la Escalera”. Eso fue hace ¡casi un siglo! (98 años, para ser precisos). Entonces el referente de arte conceptual y justo en el arte contemporáneo habría que preguntarse si encaja o no y en qué medida y cómo alguien como Testino.

      Personalmente me siento igualmente ignorante y aventurarme a emitir juicios creo que a mí no me toca pues no me considero crítico de arte, únicamente un humilde amante de la fotografía que ha buscado escudriñarla en lo teórico y lo práctico, en su historia y sus alcances.

      Debo decir que no estoy eludiendo la pregunta: en verdad no he estudiado la obra de Testino ni su contexto o historia con la suficiente profundidad como para poder ponderarlo con justicia. Dicho lo anterior, lo que le he visto no me ha captado especialmente el ojo. El hecho de que sea un autor reciente no me importa: he quedado fascinado con la obra de Nikki S. Lee, Kimiko Yoshida, los Becher, Jeff Wall, Candida Höffer, Daido Moriyama, Gregory Crewdson, así es que no se trata un tema de “esperar a que el tiempo lo juzgue”. Yo no creo que haga falta que pasen años para aquilatar la obra de algunos de los aquí mencionados. Lo que sé es que de la manera que estos autores me han cautivado, no puedo decir lo mismo de Testino. Tal vez no me he acercado lo suficiente, quizá en los viajes a la librería siempre me he encontrado algo que me ha captado la atención antes de llegar a él, qué se yo.

      Algo que he aprendido a lo largo de los años es simplemente a confiar en el instinto: Si a uno le llama un autor hay que seguirlo. Pero uno no se debería encandilar con una muestra de museo o un libro. No porque el autor exhibido o publicado no valga, sino porque creo firmemente en que lo que importa es lo que le resuena a cada uno. Hay autores que al ver su obra uno vibra y de inmediato siente deseos de coger la cámara y lanzarse a trabajar como ellos. Son autores que le quitan a uno el aliento y que se le presentan una y otra vez. A mí eso me ha pasado con Josef Koudelka, por ejemplo. ¿Siento lo mismo por Testino? Hasta ahora no he visto una fotografía de él que me capture como lo ha hecho alguna imagen de Francesca Woodman que me obliga a verla con detenimiento, a releerla, a querer saber qué había en esa cabeza para crear lo que creaba. Eso aún no lo he encontrado en Testino, tal vez porque no lo he buscado lo suficiente. Pero, para ser sincero, hoy por hoy no me quita mucho el sueño ni me lo he topado una y otra vez haciéndose el encontradizo como me ha ocurrido con tantos otros maestros de la fotografía.

      Tal vez a uno siempre le falte camino, conocimiento, cultura ¡hay tanto siempre por aprender! Pero de lo que uno siempre debe aprender a confiar es de su ojo, de su instinto, de sus resonancias, porque no hace falta mucho camino ni mucha cultura visual para enamorarse de la obra de alguien. Uno puede entender todo el contexto histórico, su profunda importancia y todo lo que ha significado en el arte y que aún así el autor no le cause ni frío ni calor o incluso le provoque un pelín de desagrado (a mí eso me pasa con Gauguin e incluso -oh hereje de mí, alma perdida- con Cézanne).

      En resumen mi muy querido Julio: acércate a la obra de Mario Testino sin desconfianza, como un niño a quien le ofrecen algo que no ha probado nunca. Puede ser que le agrade o que lo odie, pero lo que no puede permitirse es el no probarlo porque podría estar perdiéndose de algo realmente grandioso. ¡Si mi hijo Daniel de cinco años se animara a probar la pizza! Pues lo mismo es con Testino. Y uno no tiene que leer un libro de gastronomía ni de historia de la cocina para saber si de primera intención le gusta la pizza o no. La verdad es que creo que el camino, al menos el que a mí me ha funcionado, es que primero me guste algo y luego tratar de descifrar y entender por qué me gusta.

      Espero que estas líneas te hayan servido al menos un poco, o al menos que no hubieran sido motivo de mayor desconcierto para ti.
      Te mando un fuerte abrazo y gracias por visitar este espacio,

      Óscar Colorado Nates

      1. Comprendo lo que me dices acerca de que hay que ver qué lugar ocupa en la fotografía de hoy; y si para ello sin dudas hay que seguir tu consejo de acercarse sin desconfianza. Tomo tu consejo para llevarlo conmigo en adelante, para cuando quiera conocer y no comprenda.

        Después de todo así fue como comencé a buscar sobre quienes me apasionaron en principio. Empecé por Cartier Bresson, y vi que era surrealista. Luego Shore, Eggleston, y estoy conociendo a Walker Evans (gracias a artículos como el tuyo). En su momento veía que la fotografía era eso para mí, captar momentos, instantes de poesía visual. Luego me encontré con DiCorcia, Crewdson, y Gursky y Jeff Wall, la escuela de Düsseldorf… Y todo eso me hizo descubrir otras facetas de la fotografía. Y que decir, más que estoy enamorado de esto! Y cuanto aún por descubrir! Eso es una alegría, una energía que impulsa.

        Hay muchos blogs de fotografía, más de bien de equipos y técnicas, que ayudan mucho cuando uno se inicia. Pero pocos, al menos en español, que profundicen en los temas como lo haces tú Oscar. Te agradezco con emoción sincera que te hayas tomado el tiempo de escribir tan profunda y completa respuesta, y por supuesto también que nos brindes a tantas personas la posibilidad de conocer a través de tu propia experiencia de búsqueda. Un abrazo!

  6. Es un texto profundo y bien concebido. Necesario y digno que los que tenemos este oficio como profesi{on, lo conozcamos, divulguemos entre los colegas y as{i sacarlos de ese mundo superficial de pixeles,marcas de c{ama, precios y accesorios que es lo {unico que saben expresar.
    En buena hora, esta es mi preocupaci{on siempre que “encuentro” una foto.

    1. Estimado Ángel Gabriel, mil gracias por tu comentario. Efectivamente, siempre espero que estos contenidos ayuden a todos los interesados en la fotografía y que deseen un juego de herramientas que les permita internarse en este mundo fantástico. Te mando un abrazo y agradezco mucho tu visita. Óscar Colorado

    1. Estimado Yohan Enrique, te agradezco mucho tu comentario. Trato de que estos contenidos sean serios, pero eso tampoco implica escribir “ladrillos” pesadísimos porque eso equivale tanto como no hacer nada, la idea es compartir. Qué bueno que te ha servido y espero que sigas visitando este espacio. ¡Saludos hasta Venezuela!

  7. considero demasiado bueno todo este trabajo que hermoso que agradable entender y darle el sentido a la fotografía y pensar que hoy dia simplemente la mayoria de personas através de sus celulares u otros equipos digitales toman fotos…solo por tomarlas sin darle el sentido, la escencia de lo importante que es compartir una imagen transformarla..en utilidad…en el 99,9 positiva. gracias oscar por este hermoso trabajo…..en contacto.

  8. Master buen día… Sigo haciendo la tarea y quiero comentarle que ya incie mi muro con 16 fotografias

    Es mi primer ejercicio de edición y en dos dias he tenido oportunidad de escuchar diversas opiniones al respecto; comprobando lo que hablabamos el martes. Cada persona tiene su propio punto de vista, unos se dan su tiempo y otros simplemente voltean por un instante.

    El caso es que las imagenes han sido expuestas y cada día tendran una re-interpretación diferente.

    Muchas gracias por tu apoyo y por compartir tus conocimientos.

    Hasta pronto.

    1. Qué bueno Alejandro. Efectivamente, ya vas viendo que cada cabeza es un mundo. Recuerda poner atención a esas fotografías en la que diferentes personas coincidan que les parecen interesantes. ¡Un abrazo!

  9. Hola amigo desde Cuba te escribo tremendo. muchas gracias a gente como usted que no solo hacen fotos sino que tambien nos ensean a apreciar mejor la fotografia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s