Bitácora del daguerrotipista: 8 de junio de 2013

bitacora1bRetroceder 170 años en el proceso fotográfico me ha hecho reflexionar sobre la naturaleza de nuestro arte.

Por Óscar Colorado Nates*

En El Renacimiento de la Daguerrotipia ya había explorado mi primera sesión en la creación de este proceso primigenio. Hoy comparto las experiencias y reflexiones de mi laboratorio de hoy.

Algunos miembros [1] de la Sociedad Mexicana de Daguerrotipia nos reunimos para nuestra sesión de trabajo del 7 y 8 de junio.

El maestro Arturo Talavera ya ha preparado algunas placas de cobre que  están pulidas y a las que se les ha sometido al proceso de plateado denso. Están listas para el abrillantado y  sensibilizado.

DSC_1793Uno de los pasos más delicados es la sensibilización de la placa. Lo primero es calentarla para estabilizar su temperatura y que se logre una sensibilidad uniforme.


Hecho esto hemos utilizado el dispositivo del maestro Talavera para exponer la placa a los vapores de yodo. En principio lo realizamos durante treinta segundos, se revisa si la placa ya luce de un color dorado y se dejan otros treinta segundos. Este paso es crucial y es importante la verificación.

DSC_1936Con la placa sensibilizada salimos al callejón de San Ignacio, cerrado a los automóviles. Es una pena que un espacio tan hermoso de la Ciudad de México se encuentre abandonado y lleno de graffitti. La gente abunda y con frecuencia los transeúntes preguntan si pueden aprender, dónde hay cursos, si reparamos cámaras…

Reflexión del daguerrotipista. Mientras aguardo a que la placa registre mi imagen con la intención de hacerme un autorretrato reflexiono en la proporción del tiempo, fotográficamente hablando. Siempre que vemos los temas de exposición les explico a mis alumnos que un segundo, en fotografía, es una eternidad. Y sin embargo aquí estoy, sentado durante seis minutos, rígido. Es una tarea que parece imposible, sin embargo el secreto es apoyarse en algún lugar en una posición que resulte cómoda y relajarse. Es posible respirar y parpadear sin mayor problema, pues el tiempo de obturación es tal largo que realmente no importa. Hoy entiendo más que nunca el término “fotografía instantánea”.

DSC_1802

 

Reflexión del daguerrotipista. El daguerrotipo es un ritual donde la paciencia y la minuciosidad es crucial. El proceso de creación de una imagen contrasta de una manera tremenda con la fotografía digital contemporánea. Hoy todo ocurre tan rápido que pierde la dimensión no solo del tiempo, sino también del cuidado en el proceso fotográfico. Cuando el proceso para crear una sola placa es tan costoso (tanto en dinero como en tiempo), no se puede dejar al azar ningún aspecto. Sin embargo en la fotografía contemporánea es fácil dar por hecho todo y dejar un poco a un lado la precisión.

Para esta sesión he decidido llevar mi exposímetro y Arturo tiene un dispositivo para medir los rayos ultra-violeta. La bitácora técnica está repleta de información que habría sido una delicia para cualquier fotógrafo-científico decimonónico.

Nº de placa:

20130608-OC-01

Técnica: Daguerrotipo Becquerel

Tamaño:
¼ de placa (8 x 11 cms)

 

11:20 hrs

Cielo despejado

Temp. ambiente: 21ºC

Humedad: 51%

Viento: NE a 6km/h

 

Latitud: 19.427966

Longitud: -99.141406

 

Latitud 19º 25’ 40.6776”

Longitud: -99º 8’ 29.0616”

 

Altitud: 2,229.003mts sobre el nivel del mar

 

Declinación solar: 22.9º

Az (EL)
77.53º/60.1

Luz y rayos ultra-violeta:

13.9 EV

4UV 094mW/m2

13.9 EV

4UV 094mW/m2

Cámara:
Graflex Speed Graphic 

Objetivo:
Kodak de aviación f/2.8

ISO 100

f/2.8

4’30”

Revelado: 30′

 

 

Resultado:

Barrida, sobre-expuesta (la placa original resulta casi
invisible)

Nº de Placa: 20130608-OC-02

Cámara:
Pendiente de anotar marca y modelo.

Objetivo:
Schneider-Kreuznach
f/5.6
 

ISO 100

f/5.6

6’

Revelado: 30′

 

Resultado: Satisfactorio

Hemos decidido registrar el mismo autorretrato con dos cámaras al mismo tiempo. He procurado anotar con la mayor precisión posible la información relevante.

Reflexión del daguerrotipista. Al colocarse la tela para poder encuadrar y enfocar el retorno en el tiempo se consuma: ya no importan los dispositivos GPS, ni los 170 años de avances fotográficos. ¿Me pregunto si realmente se es fotógrafo hasta que uno se ha cubierto con una tela negra?

Arturo va contando el tiempo y me dice “Un minuto”, “dos”… Esta cuenta me ayuda a saber cuánto falta y cómo vamos.

DSC_1941Terminada la toma colocamos las placas en los dispositivos provistos con el filtro rojo para seguir el método de Becquerel en lugar de revelar con vapores de mercurio.

Dejamos las placas al sol y a los cinco minutos van revelando cuánta información registraron. La placa 20130608-OC-01 no luce bien en estos primeros vistazos. Es evidente que con un lente de diafragma tan abierto (f/2.8) se ha sobre-expuesto irremediablemente. Sin embargo se puede empezar a vislumbrar que el objetivo Scheider Kreuznach a f/5.6 promete.

Reflexión del daguerrotipista. Recuerdo la primera vez que vi cómo emergía la imagen latente en una charola con revelador. Hacía una heliografía y no me quedó duda: la fotografía es mágica. Ahora, el proceso es exactamente al contrario, pues en lugar de oscuridad total necesitamos al mismísimo sol.

Después de media hora hemos decidido llevar las placas al fijador. La placa 01 ha registrado una imagen inservible. Sin embargo la placa 02 ha sido mucho más exitosa. Tras cinco minutos de fijado colocamos las placas en una charola con agua destilada.

DSC_1979Arturo prepara la solución de cloruro de oro. Es importante equilibrar la superficie perfectamente para asegurar un dorado que brinda protección definitiva a la imagen, sin embargo si se calienta demasiado existe el riesgo de manchar la placa. Cuando comienza a verse vapor es el momento de agregar más agua destilada y secar con la máxima rapidez posible la placa.

El resultado ha sido satisfactorio. La placa 20130608-OC-02 queda registrada como exitosa. Es un inicio alentador y la tarde aún es joven. ¿Nos dará tiempo de hacer al menos otras tres placas?

Daguerrotipo con el método Becquerel. Óscar Colorado (8-JUN-2013)
Placa 20130608-OC-02. Daguerrotipo con el método Becquerel. Óscar Colorado (8-JUN-2013)

Óscar Colorado Nates es fotógrafo y académico. Profesor/Investigador titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada en la Universidad Panamericana (Ciudad de México). Es autor de los libros El mejor fotógrafo del mundo (2010), Fotografía de documentalismo social (2013) y Fotografía artística contemporánea (2013). Director del programa fotográfico Origins con la DePaul University (Chicago). Miembro Fundador de la Sociedad Mexicana de Daguerrotipia.

Artículos y sitios relacionados:

Notas
[1] El viernes estuvimos Xiuhnel Sanabria, Mauricio Zavala, Arturo Talavera y Óscar Colorado. Mauricio tenía gripa, tuvo que irse. Xihunel solamente pudo trabajar una placa que se arruinó durante el proceso de fijado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s