John Szarkowski, el Zar de la Fotografía

Dejó su carrera de fotógrafo para convertirse,
paradójicamente, en el individuo más influyente en el mundo de la fotografía.

Por Óscar Colorado Nates*

El Sr. Anderson e hijo, cerca de Sandstone, Minnesota. John Szarkowski. 1957

Para John Szarkowski la decisión tal vez no fue fácil pero, dado el momento, la oferta resultaba irresistiblemente tentadora: dejar su trabajo como fotógrafo para aceptar la posición que le ofrecía Edward Steichen. John no era cualquier fotógrafo, pero ser el curador de fotografía en el Museum of Modern Art en Nueva York tampoco era cualquier puesto.

Szarkowski se había enamorado de la fotografía cuando tenía apenas once años, por ahí de 1936. Estaba tan obsesionado con el asunto que llamó a su perro “Mathew Brady”, igual que el célebre fotógrafo de la guerra civil estadounidense.

El niño entusiasta creció para graduarse un día en Historia del Arte en la Universidad de Wisconsin-Madison. Al poco tiempo se integró como fotógrafo museográfico en el Walker Art Center de Minneapolis y por aquel entonces sus dos grandes modelos eran Walker Evans (por inteligencia) y Edward Weston (por placer).

Desde un elevador rural en el valle Red River Valley. John Szarkowski. 1957

Quizá su padre le habrá dicho, como a muchos otros fotógrafos, que no se anduviera con paparruchas y que obtuviera un título universitario para lograr una posición en la vida como Dios manda. Como suele ocurrir el progenitor tenía razón y la educación de Szarkowski fue una clave de su éxito ulterior: acabó siendo un gran conocedor de historia del arte.

Su actividad académica continuó cuando fue contratado como profesor de fotografía, historia del arte y diseño en la Albright Art School en Buffalo (Nueva York). De ahí saltó a la cátedra de fotografía en la Universidad de Minnesota. En 1955 trabajaba arduamente en su primer obra fotográfica basada en la arquitectura de Louis Soullivan en Chicago; había logrado obtener una beca de la Fundación Guggenheim.

John Szarkowski era un fotógrafo bastante exitoso para 1962. Acababa de obtener su segunda beca Guggenheim. Su más reciente libro The Face of Minnesota había sido todo un éxito: Incluso Dave Garroway lo había presentado en su famoso programa matutino de televisión Today. El nombre de Szarkowski figuraba en la codiciada lista de Best Sellers del New York Times. Su trabajo fotográfico había sido exhibido en el prestigiado Institute of Art de Chicago en una exposición individual. Se podía decir, sin mayor problema, que a sus 35 años era un fotógrafo exitoso.

Cambio de planes

John Szarkowski. Retrato por André Kertész. 1963

Seguramente cuando John Szarkowski firmó en el papel membretado del Museum of Modern Art de Nueva York debió sentirse igual que Fausto tras venderle su alma al diablo. Se había convertido en el nuevo y flamante director de fotografía en el Museum of Modern Art de Nueva York. El MoMA era una institución relativamente joven comparada con el Art Institute of Chicago fundado a finales del siglo XIX. El museo neoyorkino era un capricho de Abby Aldrich, la encopetada esposa de John D. Rockefeller Jr., una extravagancia que acabaría convirtiéndose en la catedral del arte moderno.

Beaumont Newhall. Retrato por Henri Cartier-Bresson. 1946

La influencia del MoMA en el mundo de la fotografía inició cuando el fotógrafo, escritor e historiador Beaumont Newhall se incorporó en 1935 como bibliotecario del MoMA. Alfred Barr Jr., director del museo,  solicitó a Newhall una retrospectiva fotográfica que acabó titulándose Photography (1839-1937). El éxito de la exposición fue tan grande que afianzó una posición relevante de la institución en el mundo del arte. Además, facilitó la creación de la dirección del departamento de fotografía en 1940 con Newhall al frente, por supuesto.

Edward Steichen. Retrato por Judith Gefter. 1960

El sucesor en la posición de Curador de Fotografía del MoMA fue nada menos que Edward Steichen, quien junto con Alfred Steiglitz había sido el motor de la fotografía como arte a principios del siglo XX. Steichen creó la exposición fotográfica más importante del mundo hasta el momento, la célebre The Family of Man de 1953. Con más de 9 millones de visitantes y convertida en muestra itinerante, era  el más grande hito de la fotografía en la historia de la museología.

De modo que el ofrecimiento que recibía Szarkowski era atemorizante por donde se le quisiera ver. Por un lado significaba llenar los zapatos de dos gigantes y, la peor parte del trato era tener que dejar la fotografía. Era como entregar su rifle de cazador a cambio de un uniforme de guardabosques.

La decisión no era sencilla porque Szarkowski ya era un fotógrafo con trayectoria y el propio Walker Evans lo había instado a seguir su búsqueda fotográfica. Además había logrado algo que es muy difícil para cualquier fotógrafo: cierta fama y notoriedad. Todo esto debía dejarlo para ocupar la incierta y demandante silla de Curador de Fotografía en el Museum of Modern Art de Nueva York.

La decisión final fue firmar con el MoMA y convertirse en su director del departamento de fotografía.

Sarah Lake. John Szarkowski. 1962

Szarkowski planeaba permanecer en el puesto unos seis años, pero tardaría treinta años en volver al amor de su vida: hacer fotografía.

De fotógrafo prometedor a Zar de la fotografía

Aunque Szarkowski había logrado cierto éxito con su fotografía, hay que decir que no era tan bueno como Walker Evans. En teoría más años haciendo fotografía significarían afinar su arte. Sin embargo en la práctica muchos de los grandes maestros (el propio Evans, Paul Strand, Cartier-Bresson, entre otros) ya habían dado muestra de su genio en etapas relativamente tempranas de sus carreras. Se suponía que Szarkowski podría ser en algún momento un gran fotógrafo, sin embargo para ser sinceros, sus imágenes comparten los temas cotidianos de Evans, pero no su genio.

John Szarkowski. Ciudad de Nueva York

Flaubert dijo una vez que el artista debía ser en su obra como Dios: omnipresente pero invisible. Las fotografías de Evans son así, aparentemente su creador no aparece por ningún lado abstraído y lejano, pero inunda la escena. Esto no es evidente hasta que se observa una fotografía de Szarwoski. Es como ver una fotografía de Evans,  los temas son más o menos parecidos, pero se echa en falta la hondura del Maestro.

Sin embargo John Szarkowski sí tenía cierto talento fotográfico e indudablemente era un individuo con una cultura visual y artística excepcional. En otras palabras, era lo suficientemente bueno como fotógrafo como para reconocer y apreciar a un gran autor, pero no lo suficientemente bueno para ser una leyenda fotográfica por derecho propio.

Empero, si John Szarkowski fue un fotógrafo bueno a secas, se convirtió en el paradigma del curador, el crítico fotográfico más importante de su tiempo. Su figura elevó en dignidad al propio MoMA;  si ponía el ojo en un fotógrafo le aseguraba la mirada de dueños de galerías, coleccionistas, otros curadores de fotografía y del público en general.

Szarkowski fue cobrando una gran autoridad por su amplia educación en historia del arte, pero también por sus habilidades retóricas: era claro, escogía analogías precisas y su estilo era ligeramente juguetón y sardónico. Era una peculiar mezcla de conocimiento, elocuencia, calidez, accesibilidad e inteligencia.

Las grandes exposiciones

A partir de su entrada en el MoMA, la biografía de Szarkowski se entrevera con la cronología de sus exposiciones fotográficas. En 1963 inició su carrera mostrando al público la obra de Jacques-Henri Lartigue. De un plumazo el curador transformó a un desconocido en dios del pantheón fotográfico.

John Szarkowski. Retrato por Richard Avedon. 1975

En 1964 su exposición The Photographer’s Eye no solamente ofreció una panorámica fresca al mundo de la fotografía, también se desprendió el libro del mismo título (publicado en 1966) que ofreció un vocabulario básico para comprender el lenguaje de la fotografía.

David Campany refiere sobre esta exposición que “Szarkowski estaba interesado en abarcar un amplio y variado espectro de imágenes, pero buscaba convertirlas en objetos especiales en lugar de aceptarlas automáticamente como símbolos del mundo. Intentó definir criterios globales que harían que todas las fotografías del museo se vieran a través del mismo «ojo» formalista: el detalle, el encuadre, el tiempo, el lugar estratético y, de manera más ambigua, la fotografía en sí misma.” [1]

En el último párrafo de la introducción de El Ojo del Fotógrafo escribió que “La historia de la fotografía no ha sido tanto un viaje como un crecimiento. Su avance no ha sido lineal y consecutivo, sino centrífugo. La fotografía, y la manera que tenemos de entenderla, se ha propagado desde un epicentro y ha penetrado por infusión en nuestra conciencia. Como un organismo, la fotografía nació íntegra. Su historia es su progresivo descubrimiento por parte del hombre.” [1b]

A mediados de la década de 1960 existía un ciertoo analfabetismo fotográfico. No había una sola galería de arte en Nueva York que ofreciera fotografías a los coleccionistas de arte. Casi no se escribía sobre fotografía y faltaban diez años para que Susan Sontag escribiera sus célebres ensayos recogidos en Sobre la fotografía o tres lustros para que Roland Barthes escribiera su fundamental Cámara Lúcida. Szarkowski abrió un camino totalmente nuevo al escribir seriamente sobre fotografía y compartir conceptos cardinales para la lectura fotográfica. Si tal vez como fotógrafo no resultó una estrella, sí que lo fue como escritor de fotografía.

En el mismo año de 1964 presenta una exposición sobre André Kertész, donde queda de manifiesto su gusto por el modernismo que repetiría en otras exposiciones de fotógrafos com Brassaï o Henri Cartier-Bresson (ambos en 1968).

New Documents de 1967

De arriba a abajo: Garry Winogrand, Diane Arbus, Lee Friedlander

Sin embargo entre las colecciones más importantes de su historia fue la exposición New Documents de 1967 donde catapultó la carrera de Garry Winogrand, Diane Arbus y Lee Friedlander (todos protegidos de Walker Evans, por cierto).

Algo que distinguió a Szarkowski fue su apertura para tomar riesgos como figura de la curaduría fotográfica. New Documents fue una exposición muy criticada. De Winogrand se dijo que era incompetente (!) y las fotografías de Diane Arbus escandalizaron a las buenas conciencias. Pero no le importó a Szarkowski. No sería la única vez en que se jugaría la reputación.

William Eggleston de 1976

Cuando presentó la exposición de William Eggleston en 1976 la crítica fue atroz, tanto con el fotógrafo como con el curador. Szarkowski calificó las fotos de Eggleston como “perfectas”, a lo que Hilton Kramer del New York Times replicó: “¿Perfectas? Perfectamente banales, tal vez. Perfectamente aburridas, sin duda.” [2]

Mirrors & Windows de 1967

En 1978 su exposición Mirrors and Windows marcó otro hito similar a The Photographer’s Eye. Con esta colección Szarkowski crea el famoso concepto de fotografía ventana y fotografía espejo.

En la década de 1980 el curador presenta al mundo un descubrimiento à la Lartigue donde encumbra a otro humilde fotógrafo: Eugène Atget.

Pero no todo es miel sobre hojuelas…

Para ese momento queda claro que Szarkowski favorece la fotografía directa, el documentalismo con una cierta dosis lírica así como los motivos vernáculos y sencillos. Era, como Walker Evans, un amante de encontrar lo extraordinario en lo ordinario.

Se ha acusado a Szarkowski de haber endiosado e influido para mal en la historia de la fotografía validando autores que de otro modo habría pasado desapercibidos. Esta crítica puede tener algo de cierto, pues el espaldarazo dado a la tercia Winogrand-Arbus-Friedlander significó un impulso de importancia innegable. Sin embargo también es cierto que los artistas realmente significativos no son los que alaba la crítica, sino quienes se convierten en mentores y modelos para otros artistas. Si los tres fotógrafos comentados (además de Lartigue y Atget) no hubieran tenido méritos propios, habrían pasado desapercibidos por el resto de los fotógrafos, lo cual no ocurrió.

John Szarkowski. Retrato por Eamonn McCabe

Por otro lado, y en el mismo tenor, grandes luminarias fotográficas actuales como Cindy Sherman o Jeff Wall fueron galanamente ignoradas por el director del departamento de fotografía del MoMA. Szarkowski apreciaba el documentalismo pero despreciaba la fotografía construida y conceptual. Su ojo estaba más puesto en Walker Evans o Robert Frank que en Marcel Duchamp.

Sin embargo la fotografía a partir de la década de 1980 estaría marcada por la influencia de artistas como Andy Warhol, Dan Graham o Joseph Kosuth. La fotografía documental cedería terreno al arte conceptual y las hibridaciones de múltiples medios complementarios. A la larga la fotografía tomó muchos caminos distintos, pero no exclusivamente por la vía neodocumental que prefería John Szarkowski.

John Szarkowski. Retrato por Eamonn McCabe

Resulta paradójico que un hombre que consiguió establecer firmemente a la fotografía como arte dentro del establishment cultural rechazara a quienes se denominaban artistas más que fotógrafos. Sin embargo, Szwarkoski con toda su influencia e incluso poder no opacó ni cambió el destino de fotógrafos que no apreciaba como Sherrie Levine, Louise Lawler, Robert Mapplethorpe, Richard Prince o Cindy Sherman.

La vuelta al origen

Si en 1962 parecía imposible suceder a Steichen y Newhall con cierta dignidad, para 1991 el reto era aún peor. Para entonces Szarkowski ya tenía tres doctorados honoris causa y había impartido cátedra en las universidades de Nueva York, Minnesota, Cornell, Yale y Harvard.

Tras su retiro, John Szarkowski pudo regresar a la fotografía. En 2005 el San Francisco Museum of Modern Art montó, finalmente, una exposición retrospectiva con las fotografías de Swarkowski.

El fotógrafo comenzó a realizar viajes para encontrar sitios qué fotografiar. Las travesías incluían a sus buenos amigos Richard Benson y Lee Friedlander aunque, la verdad sea dicha, John generalmente acababa contentándose con hacer recorridos por las posibles locaciones pero no regresaba para hacer fotografías. Parecía más importante el proceso mismo del scouting que llevar físicamente su cámara de gran formato. Quizá no era fácil cargar con treinta años de monstruos de la fotografía a cuestas.

En 2006 falleció su esposa y él sufrió un derrame cerebral que le provocaría la muerte un año después. El hecho fue ampliamente cubierto por los medios de difusión masiva.

Parafraseando a Matt Schdel, John Szarkowski descubrió nuevos talentos y retomó autores que nadie había considerado; logró construir una de las colecciones fotográficas más impresionantes del mundo y dirigió la atención del gran público hacia la fotografía, una forma artística que podía y debía tomarse en serio. [3]

Pradera. John Szarkowski. 1997

En sus propias palabras Szarwkoski explicaba que “la gente piensa que escoger fotografías es un asunto de gusto u opinión. Realmente no. Las que permanecen interesantes son las que tienen una cierta vida dentro de sí, una vitalidad que uno no había visto nunca antes. Son fotografías que te impulsan a realizar, a su vez, más fotografías.” [4]

Tal vez Thaddeus John Szarkowski no fue el mejor artista de su época, pero durante 30 años se convirtió el individuo más influyente en el mundo de la fotografía. Su legado no fue una gran foto, sino una gran pasión por la fotografía.

______

* Óscar Colorado Nates es Profesor/Investigador titular de la Cátedra “Fotografía Avanzada” en la Universidad Panamericana (Ciudad de México) donde encabeza la Academia Audiovisual. Es director general de la Agencia de Imagen FotoUP, integrante de MediosUP.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

NOTAS
[1] Campany, David (Ed.) Arte y fotografía, Edit. Phaidon, Londres, 2006, p. 23
[1b] Szarkowski, John. El ojo del fotógrafo. Edit. La Fábrica Editorial, Madrid, 2007, Pág. 11
[2] Gefter, Philip. John Szarkowski, Curator of Photography, Dies at 81. The New York Times. http://www.nytimes.com/2007/07/09/
arts/09szarkowski.html?pagewanted=all Consultada el 1 de julio de 2012
[3] Schudel, Matt. John Szarkowski, 81; Cast New Light on Photography http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/ content/article/2007/07/12/AR2007071202239.html Consultada el 1 de julio de 2012
[4] Foley, Dylan.John Szarkowski’s Last Photobook http://dylanmfoley.blogspot.mx/2011/11/john-szarkowskis-last-photobook.html Consultada el 1 de julio de 2012
Bibliografía
  • Badger, Gerry, La genialidad de la fotografía: Cómo la fotografía ha cambiado nuestras vidas. Edit. Blume, Barcelona, 2009, 256 pp.
  • Campany, David (Ed.) Arte y fotografía, Edit. Phaidon, Londres, 2006, 220 pp.
  • Frank, Robert, Los americanos. Edit. La Fábrica Editorial, Madrid, 90 pp.
  • Gombrich, E. H., La historia del arte. Edit. Phaidon, London, 2010, 688 pp.
  • Gowing, Sir Laurence (Ed.), A History of Art. Edit. Andromeda Books, Oxford, 1995, 992 pp.
  • Gunthert, Andre. El arte de la fotografía. Edit. Lunwerg Editores, España, 2009, 619 pp.
  • Hoy, Anne H., The Book of Photography. Edit. The National Geographic Society, Washington, 2005, 447 pp.
  • Newhall, Beaumont, Historia de la fotografía. Edit. Gustavo Gili, Barcelona, 2006, 391 pp.
  • Szarkowski, John, El ojo del fotógrafo. Edit. La Fábrica Editorial, España, 2010, 156 pp
  • Sougez, Marie-Loup (coord.), Historia general de la fotografía. Edit. Cátedra, España, 2007, 825 pp.
Fuentes de internet
http://alecsothblog.wordpress.com/2007/07/09/john-szarkowski-curator-of-photography-dies-at-81/
http://antonioperezrio.wordpress.com/2010/12/14/looking-at-photographs-i/ http://dylanmfoley.blogspot.mx/2011/11/john-szarkowskis-last-photobook.html
http://entertainment.time.com/2007/07/09/john_szarkowski_19252007/
http://fotolamm.blogspot.mx/2012/03/el-campo-de-john-szarkowski.html
http://japan-photo.info/blog/2007/07/10
/john-szarkowski-1925-2007-and-japanese-photography/

http://photography.about.com/od/famousphotographers/a/JohnSzarkowski.htm
http://www.americansuburbx.com/2010/11/theory-eyes-wide-open-interview-with.html
http://www.americansuburbx.com/2011/08/theory-master-of-medium-maria-morris.html
http://www.answers.com/topic/john-szarkowski
http://www.caborian.com/20081121/exposicion-%E2%80%93-john-szarkowski-fotografias-bilbao/
http://www.charlierose.com/view/interview/1055
http://www.dictionaryofarthistorians.org/szarkowskij.htm
http://www.guardian.co.uk/artanddesign/2010/jul/20/john-szarkowski-photography-moma
http://www.lensculture.com/szarkowski.html
http://www.moma.org/docs/press_archives/6761/releases/MOMA_1990_0012_12.pdf?2010
http://www.nytimes.com/2007/07/09/arts/09szarkowski.html?pagewanted=all
http://www.photokaboom.com/photography/pdfs/John_Szarkowski.pdf
http://www.slate.com/articles/news_and_politics/obit/2007/07/john_szarkowski.html
http://www.tomstappers.com/wordstoimages/?tag=john-szarkowski http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2007/07/12/AR2007071202239.html http://www.youtube.com/watch?v=VHy_KXw8-mQ
http://zonezero.com/magazine/obituaries/szarkowski/indexsp.html
Todas las fuentes consultadas el 1 de julio de 2012

Información legal: Todas las fotografías se presentan sin fines de lucro y con propósitos de enseñanza e investigación científica bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. Consulte en este enlace la información legal respecto del uso de imágenes fijas, video y audio en este sitio.

3 pensamientos en “John Szarkowski, el Zar de la Fotografía”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s