Jim Marshall, el fotógrafo rockstar

Hoy inició mi colaboración con Rolling Stone. En esta entrega, el «padrino» de la fotografía de rock, Jim Marshall.

Por Óscar Colorado Nates*

Janis Joplin respondió al teléfono y exclamó alegre: “¡Claro! ¡Ven cuando quieras, aquí estoy!” Y es que su puerta siempre estaba abierta para Jim Marshall y su cámara Leica. Era un privilegio reservado, únicamente, para ese fotógrafo malhablado, bebedor, amante de coches, pistolas y cuchillos, pero nunca cruel y siempre, siempre, absolutamente honesto.

1_janis_joplin
Janis Joplin. Foto © Jim Marshall. Cortesía de Jim Marshall Photography LLC

Jim Marshall fotografió lo mismo agrupaciones como Led Zeppelin, The Greatful Dead, The Who, The Rolling Stones o The Beatles, que individuos como Jimi Hendrix, Bob Dylan, Johnny Cash, Miles Davis, Mick Jagger, Ray Charles, Eric Clapton, Carlos Santana o Jim Morrison. Durante 50 años de carrera el resultado fue descomunal: más de un millón de fotos.

2_peter_frampton
Peter Frampton. Fotografía © Jim Marshall Photography LCC

James Charles “Jim” Marshall nació en 1936 en Chicago, pero vivió en San Francisco desde que tenía un año de edad. Durante la adolescencia compró una cámara Kodak Baby Brownie. Aprendió a realizar fotografías de forma totalmente autodidacta. Para 1959 ya era dueño de una cámara Leica M2 que lo acompañaría toda la vida. Entonces salió a la calle y, por las noches, registró la escena beat en la bahía de San Francisco. Era principios de la década de 1960 y el jazz era el estilo en boga.

Luego de los conciertos, Marshall se quedaba en los clubes, conversaba con los artistas y, a veces, los fotografiaba. Una noche, al terminar el espectáculo, conversó con un saxofonista; ambos se dirigían al mismo rumbo y Jim ofreció llevarlo en su coche. Durante el trayecto continuaron la conversación y al final del trayecto el músico accedió a ser retratado en agradecimiento. Jim resultó ser un portento: las fotos de John Coltrane se convirtieron en una auténtica llave maestra.

3_john_coltrane
John Coltrane. Fotografía © Jim Marshall Photography LCC

Marshall viajó a Nueva York con su cámara Leica al hombro y el portafolio fotográfico con las imágenes. John Coltrane abrió para Jim, metafórica y literalmente, la puerta de casas grabadoras como Atlantic o Columbia. El resultado fue más de 500 portadas de discos.

Jim se abrió paso entre grandes músicos como Ray Charles, John Lee Hooker o Miles Davis. Como Marshall sabía que a este último le gustaba la música de John Coltrane, un día le entregó un sobre: “Mira Miles, te tengo un regalo”. Davis abrió el sobre y dijo “¡Me gusta John!” y Marshall repuso “¡Lo sé!” El gesto le agradó tanto al trompetista que accedió a posar para la cámara. Fue el inició de una amistad que eventualmente produjo aquella fotografía excepcional con Miles Davis en un ring de boxeo.

4_miles_davis
Miles Davis. Fotografía © Jim Marshall Photography LCC

Jim tenía un temperamento extremo y pendenciero: amaba u odiaba a la gente. Y resultaba igualmente correspondido. Era rudo hasta la majadería. Amelia Davis, su asistente, sabía que la única manera de convivir con el maestro era responderle, igualmente, con gritos e insultos. Y ambos quedaban tan contentos.

Contra lo que pudiera pensarse, esta honestidad descarnada ganaba la simpatía de la mayoría de las celebridades que accedían a abrir sus vidas y espacios para el fotógrafo. Jim era un gran amigo quien, casualmente, siempre llevaba encima una cámara. Hay muchos fotógrafos que buscan hacerse invisibles, desaparecer, pero Marshall se convertía en parte integral de la escena.

5_bob_dylan
Bob Dylan. Foto © Jim Marshall. Cortesía de Jim Marshall Photography LLC

La época dorada de Jim Marshall abarcó las décadas de 1960 y 1970.

6_the beatles
The Beatles durante el último concierto público pagado. Foto © Jim Marshall. Cortesía de Jim Marshall Photography LLC

Para este fotógrafo era importante el escenario, pero sabía que la verdadera magia ocurría tras bambalinas. Un ejemplo es aquella célebre fotografía con unos Beatles apresurados que cruzaban el Yankee Stadium.

Las fotografías de Jim Marshall siempre estaban empapadas de proximidad, ya fuera en el interior de una limusina, un vuelo comercial o un camerino. Sus fotografías siempre olían a cercanía e intimidad.

6_mick_jagger
Mick Jagger. Foto © Jim Marshall. Cortesía de Jim Marshall Photography LLC

Aunque la obra entera de Marshall es monumental en cantidad y calidad, dos fotografías sintetizan su genialidad: las tomas que hizo de Jimi Hendrix y Johnny Cash.

El 28 de junio de 1967 Hendrix actuaba en Monterey, California. Su guitarra estaba en el suelo del escenario mientras el guitarrista sostenía un pequeño recipiente con gasolina para encendedores: el sumo sacerdote del rock ofrecía sacrificio ígneo a los dioses de la música con su Fender Stratocaster como altar. Y Jim Marshall estaba ahí para colgar aquel momento en la perpetuidad. Aunque sus fotografías más conocidas fueron en blanco y negro (y ese formato era su preferido), siempre cargaba una cámara con película a color. No hay otra manera de imaginar esta fotografía legendaria de Hendrix prendiendo fuego a su guitarra.

7_hendrix_monterey
Jimi Hendrix (Monterey, California, 1967) Foto © Jim Marshall. Cortesía de Jim Marshall Photography LLC

La otra fotografía esencial se hizo dos años después, en 1969. Se trata de una toma cruda, enérgica y desbordada: Johnny Cash, the man in black, despliega desvergonzadamente su dedo medio hacia la cámara con gesto rabioso. Eran los ensayos preparatorios para el concierto en el penal de San Quentin. El ademán estaba dirigido al equipo de televisión: Cash y Marshall fueron siempre buenos amigos. No podía ser de otra forma porque Jim evitaba a toda costa hacer fotos de gente que le desagradara.

8_johnny_cassh
ohnny Cash (San Quentin, 1969) Foto © Jim Marshall. Cortesía de Jim Marshall Photography LLC

Marshall no empleaba maquillistas ni costureras, tampoco tenía un séquito de asistentes ni iluminadores. Siempre trabajaba en solitario y, excepto para las portadas de discos, en locación. Sabía que funcionaba mejor trabajar en el territorio de sus sujetos.

9_carlos_santana
Carlos Santana. Foto © Jim Marshall. Cortesía de Jim Marshall Photography LLC

Jim Marshall tenía, siempre, una mirada de reportaje. Sus ojos eran los de un fotoperiodista que aprovechaba la escena sin tocarla, de manera directa, siempre con la luz disponible del momento. No eran tomas poetizadas: podían llegar a duras, pero nunca crueles. Mostró a las bandas y músicos sin idealizaciones, en su jugo, pero siempre con un aire de dignidad reverencial. Jim realizaba, por encima de todo, fotografías siempre sinceras.

10_jimmy_page
Jimmy Page. Foto © Jim Marshall. Cortesía de Jim Marshall Photography LLC

Para la década de 1980 la escena musical cambió radicalmente: los managers de los artistas acapararon el control y amurallaron a las celebridades. Esto alteró profundamente el tipo de tomas que buscaba. La flama comenzó a extinguirse.

El septuagenario Jim Marshall expiró plácido y con un libro en el pecho: lo encontraron en un cuarto de hotel en Nueva York. Era 2010. Cuatro años después se le otorgó el Grammy especial Trustees Award por su aportación al mundo musical: Marshall ha sido el único fotógrafo de la historia en recibir tal honor.

Annie Leibovitz dijo que Jim era “El” fotógrafo de rock’n’roll.  Otros lo llamaron “el padrino de la fotografía de rock”. Por encima de todo, Marshall se ganó, a pulso, un merecido espacio en el Olimpo fotográfico desde donde nos mira con su cámara Leica en la mano.

11_jim_marshall
Jim Marshall con los Beatles. Fotógrafo no identificado. Foto cortesía de Jim Marshall Photography LLC

 


oscar_colorado_nates_2020

* Dr. Óscar Colorado Nates
(Ciudad de México, 1969)

Académico, crítico, analista y promotor de la fotografía.

Doctor «cum laude» en Ciencias de la Documentación por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Narrativa y Producción Digital por la Universidad Panamericana (Cd. de México) donde es Investigador de Tiempo Completo y Profesor Titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada así como Docente de Posgrado en Nuevas Narrativas.  
Autor de libros como Fotografía 3.0; El Mejor Fotógrafo del Mundo; Fotografía de Documentalismo Social; Instagram, el ojo del mundo; Fotografía Artística Contemporánea y Pensamientos Decisivos: 650 reflexiones fotográficas.
Comunicador transmedia, es director y conductor del programa de radio Imagen Líquida y creador de productos audiovisuales de divulgación como FotoPop y reflexión como El Mundo de la Fotografía. Es colaborador en la revista Rolling Stone.

Fundador del Observatorio de Cultura Fotográfica. Miembro del Seminario de Imagen y Cultura, la Asociación Mexicana de Estudios en Estética (AMEST), el Seminario Permanente de Análisis y Crítica Cinematográfica (SEPANCINE) y de The Photographic Historical Society (Rochester, NY), entre otras agrupaciones académicas. Participa en el Programa de Apoyo a Proyectos para Innovar y Mejorar la Educación (PAPIME) de la Universidad Nacional Autónoma de México.


Las opiniones vertidas en los artículos y producciones audio-visuales son personales.
© 2011-2020 by Óscar Colorado Nates. Todos los Derechos Reservados. Esta publicación se realiza sin fines de lucro y con fines de investigación, enseñanza y/o crítica académica, artística y/o científica.


150px-Fair_use_logo.svg
The presentation in this blog of photographs, movies, recordings or written material is used for purposes of criticism, comment, news reporting, teaching and/or research, and as such, it qualifies as fair use as forseen at 17 U.S. Code § 107 and it is not an infringement of copyright. For more information, please check the following link with our Legal Notice regarding copyright.

2 comentarios sobre “Jim Marshall, el fotógrafo rockstar”

Deja un comentario