Gertrude Käsebier: La pictorialista americana

Una apreciación renovada al trabajo de una de las fotógrafas pictorialistas más influyentes de la historia.

Por Óscar Colorado Nates*

La fotografía pictorialista de Gertrude Käsebier es revalorada actualmente no solo por su belleza, sino también por aportaciones tales como el retrato psicológico, la pose natural, la fotografía temática o el retrato de indígenas desprovisto de folclorismos.

 

Los primeros años

Gertrude Käsebier nació con el nombre de Gertrude Stanton en Fort Des Moines (Iowa) en 1852. La familia Stanton se mudó al estado de Colorado en 1860, donde el padre de Gertrude se benefició con la llamada “fiebre del oro”.

kasebier_VIAJES2

Hacia 1863 la familia se mudó al oriente estadounidense buscando -en medio de la guerra civil- una mayor seguridad.[1] Ese mismo año, en Nueva York, Gertrude Stanton se casó con el empresario de origen alemán Eduard Käsebier.[2]

eduard_Käsebier_y_nieto
Gertrude Käsebier. “Eduard Käsebier and grandson Charles F. O’Malley”. 1903

Matrimonio, pintura y fotografía: Una combinación complicada

Las diferencias de temperamento pronto comenzaron a distanciar al matrimonio Käsebier: las insufribles expectativas y exigencias del empresario distaban mucho del espíritu libre y artístico de su esposa.

Gertrude Käsebier se inició en la fotografía de una manera muy natural, pues era una práctica común en las señoras de sociedad anglosajonas desde la época victoriana. No olvidemos que, por aquella época, la fotografía era vista como un pasatiempo adecuado para las damas de sociedad y que parecía no requerir un entrenamiento formal; se le consideraba a la par de escribir: un poco de talento, algo de esfuerzo y voilá![3] La fotografía estaba, además, de moda: solamente en la ciudad de Nueva York se contaba en los censos de 1880 unas 400 mujeres fotógrafas y veinte años después más de 3.500,  y eso sin incluir a las fotógrafas amateur.[4]

lady_clementina_hawarden_possible_self-portrait
Lady Clementina Hawarden (1822-1855) fue un ejemplo típico de la dama de alta sociedad que se interesó por la fotografía. “Possible self-portrait of Clementina, Lady Hawarden” (ca. 1862) Science Museum Group Collection

Gertrude Käsebier contaba 37 años de edad y ya era una mujer hecha y derecha cuando se matriculó en el Pratt Institute de Nueva York en Brooklyn para estudiar pintura. [5] No es extraño, entonces, que se combinaran sus intereses fotográficos y pictóricos.

pratt_institute
“The Pratt Institute”  (ca. 1877)

Tampoco habría que olvidar que la fotografía fue un medio que tomó su tiempo para encontrar una autonomía en su propia gramática, y mientras eso ocurría, a finales del siglo XIX se pensaba que la pintura era la referencia más cercana al nuevo arte fotográfico. Desde el prerrafaelismo que practicaron fotógrafos como Roger Fenton o, más notablemente, Julia Margaret Cameron,[6] la vinculación entre pintura y fotografía era una característica importante del nuevo medio entendido como una posibilidad para hacer arte.

gertrude_Kasebier_49_1910
Gertrude Käsbier. “Lollipops, a study of Mina Turner and her cousin Elizabeth posed in Waban, Mass.” (1910)

El estilo pictorialista de Gertrude Käsebier se puede apreciar de manera notable en las dos copias de la fotografía “The red man” de 1902 que obran en los acervos de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.[7]

GETRUDE_KÄSEBIER_RED_MAN_PLAIN
Gertrude Käsebier. “The Red Man posed by Takes Enemy, Sioux Indian” LC-DIG-ppmsca-12062. (1902) Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos de América.
GERTRUDE_KASEBIER_red_man_pictorialist
Gertrude Käsebier. “The red man” LC-DIG-ppmsca-03638. (1903) Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos de América

La primera imagen es de carácter directo, pero la interpretación de Käsebier al modificar las escalas tonales generan una fotografía menos explícita, más sugerente. Con la fotografía directa de Paul Strand, se tendría una nueva manera de usar la cámara; Gertrude se convierte en un interesante puente entre el prerrafaelismo y la imagen fotográfica propia del modernismo.

Aunque los primeros esfuerzos fotográficos de la ama de casa fueron un fracaso, Gertrude Käsebier conoció al Padre Wenzel en una tienda de implementos fotográficos; el pastor se ofreció a darle clases a domicilio[8] y gracias a lo aprendido con el religioso Gertrude ganó para 1894 dos concursos fotográficos en publicaciones periódicas, uno en The Illustrations Quarterly y otro en el New York Herald.[9] Estos logros hicieron que Käsebier considerara a la fotografía como una carrera viable.

Gertrude Käsebier favoreció los procesos de impresión al platino y también experimentó con la goma bicromatada. Como buena pictorialista, manipulaba la fotografía e intervenía en las escenas favoreciendo la fotografía creada por encima de la hallada.

Viaje a Europa y carrera fotográfica

Gertrude viajó a Europa, estuvo una temporada con sus parientes políticos en Alemania y  también pasó tiempo en Francia. Sin embargo, tuvo que regresar a Estados Unidos porque su marido enfermó: El médico le daba un año de vida, aunque finalmente sobrevivió todavía una década más. Esta situación preocupó a Gertrude quien consideró con urgencia, ante una potencial viudez, la necesidad de ser financieramente independiente. Esto implicaba trabajar en su estudio y permanecer en la carrera fotográfica ahora como un medio de vida y no un mero pasatiempo.[10]

A partir de entonces Gertrude dedica cada vez más tiempo y energía a la fotografía, que era, desde luego, marcadamente pictorialista. Sus primeros sujetos fueron la familia y los amigos. Luego se enfocó en la maternidad para, finalmente, decantarse por el retrato.

Para 1896 Gertrude ya era una fotógrafa reconocida con exposiciones en el Philadelphia Photographic Salon, un espacio exigente que seleccionó 259 fotografías de 1.200 piezas; Getrude recibió el honor de tener una cifra inusual de diez fotografías expuestas en esta muestra.[11] En 1899 Alfred Stieglitz incluyó cinco fotografías de Käsebier en la revista Camera Work y el fundador de la Photo-Secession publicó que Gertrude era, indiscutiblemente, una de las mejores retratistas de Estados Unidos. [12]

Gertrude Käsebier. "Blessed are thou among women." 1899 (impresión de 1903)
Gertrude Käsebier. “Blessed are thou among women.” 1899 (impresión de 1903)

La fotógrafa más cotizada

En 1900, la fotografía The Manger (El Pesebre) hecha por Gertrude Käsebier fue comprada por $100 dólares (equivalentes hoy en día a unos $3.000 dólares[13]), lo cual fue un hito que reivindicaba el valor de la fotografía como objeto artístico digno de colección,[14] categoría previamente otorgada solamente a la pintura.

gertrude_Kasebier_2
Gertrude Käsebier. “The Manger”.  (1899)

Käsebier quería que la fotografía fuera considerada parte de la Alta Cultura y una de las Bellas Artes, de modo que unió su sus esfuerzos a los de Alfred Stieglitz, Clarence H. White y Edward Steichen para formar el movimiento de los Foto-Secesionistas (Photo-Secession).

gertrude_Kasebier_retrato_alfred_stieglitz
Gertrude Käsebier. “Portrait of Alfred Stieglitz”. (1902)

Luego de una década de estrecha amistad, Gertrude rompió con Alfred Stieglitz debido a diferencias personales y estéticas.[15] Entonces la fotógrafa forma, junto con Clarence H. White, el movimiento Pictorial Photographers of America.

Indígenas americanos

Cuando se encuentra en la obra de Käsebier retratos de indígenas estadounidenses podría parecer un salto temático tan grande que cabría dudar de si son de esta fotógrafa. Pero habría que recordar que Gertrude Käsebier pasó su niñez en Fort Des Moines (hoy Des Moines, Iowa) y en Colorado, zona predominantemente india a finales del siglo XIX. Durante su niñez en la zona de Colorado, Gertrude era una de las pocas niñas caucásicas donde vivía: la mayoría de sus amigos eran indios.[16]

De modo que no es extraño que hubiera capturado con su cámara numerosos retratos de los habitantes originarios de Estados Unidos. Al contrario que con Edward S. Curtis (a quien Gertrude no conocía), Käsebier no estaba interesada en estereotipar a los indios americanos ni los miraba como curiosidades de feria. Gertrude tenía con ellos una relación cercana y personal, lo que convertía a sus fotografías en auténticos retratos, más que exploraciones de carácter antropológico o etnográfico. Para Käsebier era más importante el rostro que los vestidos típicos de los indios.[17]

Una nueva manera de fotografiar

Gertrude Käsebier se apartó de los típicos formatos del retrato del siglo XIX: fondos pintados, encuadres enteros o poses grandilocuentes. La fotógrafa comenzó a incorporar un lenguaje visual más moderno y seguía, en la línea de Julia Margaret Cameron, un retrato de corte más psicológico.[18] Además, Gertrude procuraba relajar a sus sujetos con el objeto de lograr resultados más naturales, lo que la convirtió en una de las retratistas que estableció algunos de los criterios modernos en el retrato.[19]

Al igual que con Julia Margaret Cameron, muchos de los sujetos en las fotografías de Käsebier eran celebridades que formaban parte de su círculo íntimo o quienes tenían contacto social.

El declive

Käsebier murió en 1909, lo que dejó a Gertrude en plena libertad para crecer en la carrera fotográfica. Gertrude operó su estudios fotográfico con gran éxito hasta que en, en 1925, comenzó a perder facultades físicas (la vista y el oído, además e comenzar a cojear) Para 1927, con 73 años, decidió cerrar su estudio y murió en la ciudad de Nueva York en 1934 a los 82 años.[20]

Si bien Gertrude Käsebier no murió en la oscuridad, también es cierto que ya para el período de entreguerras su estilo pictorialista había pasado de moda ante la apabullante avalancha de las vanguardias y la fotografía directa.[21]

Una nueva apreciación

En las últimas décadas su trabajo ha sido sujeto de muchas exposiciones, entre ellas una muy importante en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York.

Gertrude Käsebier influyó de manera muy importante en fotógrafas como Laura Gilpin, Clara Estella Sipprell y, notablemente, en Imogen Cunningham quien se convertiría en una de las fotógrafas más importantes del siglo XX.

Barbara Michaels explica, en su tesis doctoral, que

“El éxito de Gertrude Käsebier al crear fotografías temáticas, al tiempo que combinaba sus logros en el retrato, le vale un lugar de privilegio entre las fotógrafas de su tiempo. Puso ejemplo a muchos colegas y, en particular, preparó el camino para una generación de ambiciosas mujeres fotógrafas. Hoy, sus fotografías continúan siendo apreciadas como modelos de composición, ejecución y profundidad emocional.”[22]

La fotografía ha llegado a un punto de madurez que permite apreciar cada uno de sus momentos históricos. Buena parte de la historia del arte implica el rompimiento de un movimiento con su predecesor. En este contexto, el pictorialismo era visto como un aberración por los fotógrafos directos quienes clamaban que la fotografía no tenía nada qué pedir prestado a la pintura.

gertrude_Kasebier_19
Gertrude Käsebier. “Chester Beach”. (1910)

En el momento contemporáneo estamos en la posición privilegiada de evitar este tipo de prejuicios y retomar el pictorialismo, comprendiendo sus aportaciones, apreciando su belleza y notando los cambios que fueron conformando la fotografía como la conocemos hoy. Gertrude Käsebier fue, sin duda, una de las fotógrafas que aportó con su mirada elementos que hoy damos por hecho: el retrato psicológico o la fotografía temática, por ejemplo.

gertrude_Kasebier_40.jpg
Gertrude Käsebier. “Gertrude and Charles O’Malley: A Triptych”. (1903)

La vida de Gertrude Käsebier es, desde luego, un ejemplo de voluntad e independencia, pero también el saber detectar que la vocación no es algo que se busca, sino que durante el paso de la vida se van haciendo encontradizas aquellas disciplinas y campos que marcan la vida de las personas. Así, Käsebier encuentra que su papel no está en ser un ama de casa más, sino perseguir el interés por la belleza que tenía como medios de expresión la pintura y la fotografía. Sin embargo, más notable que el atreverse a seguir una vocación tardía, es la contundencia del trabajo de Käsebier: la claridad y consistencia en el tratamiento de los temas, la composición, el comprender que la postproducción es una parte integral de la visión fotográfica.

gertrude_Kasebier_1
Gertrude Käsebier. “Heritage of Motherhood”. (1904)

A manera de conclusión

No hay que dudar que la belleza del trabajo de Gertrude Käsebier es inspiradora, pero que en cada fotografía hay una composición sólida, una visión estética, una emoción profunda y un medio de expresión donde se combinan muchas capaz de valor, desde el histórico hasta el temático pasando por la estética y las aportaciones formales que movieron a una importante generación de mujeres fotógrafas en el siglo XX.

En pleno siglo XXI, con un teléfono móvil en la mano y alguna app de postproducción fotográfica, habría que mirar nuevamente la obra de Gertrude Käsebier para reflexionar en qué medida sus fotografías van más allá del mero efectismo para sostenerse por derecho propio. Gertrude Käsebier tal vez hubiera sido muy feliz con una cuenta de Instagram.

Gertrude Käsebier es revalorada con justa razón: Desde su capacidad técnica hasta su intención artística al tiempo que se conecta emocionalmente con sus sujetos. No es solamente una fotografía donde prevalece un formalismo preciosista: Gertrude Käsebier lleva su cabeza, ojo y corazón, como solicitaba Cartier-Bresson,[23] a la cámara, pero agrega dos nuevos ingredientes: Amor por la belleza e independencia.

Gertrude_Käsebier_by_Adolf_de_Meyer
Barón Adolph de Meyer. “Gertrude Käsebier, wearing feathered hat, standing, facing front, half-length portrait”. (ca. 1900)

ocn2* Por Óscar Colorado Nates,
(Ciudad de México, 1969)

Académico, crítico, analista y promotor de la fotografía.

Doctor cum laude en Ciencias de la Documentación por la Universidad Complutense de Madrid y master en Narrativa y Producción Digital por la Universidad Panamericana (Cd. de México) donde es Investigador de Tiempo Completo y Profesor Titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada así como Docente de Posgrado en Narrativa y Nuevas Tecnologías

Autor de libros como Fotografía 3.0; El Mejor Fotógrafo del Mundo; Instagram, el ojo del mundo; Fotografía de Documentalismo Social; Fotografía Artística Contemporánea; El Mejor Fotógrafo del Mundo Pensamientos Decisivos: 650 reflexiones fotográficas.

Miembro del Seminario de Imagen y Cultura, la Asociación Mexicana de Estudios de Estética, el Seminario Permanente de Análisis y Crítica Cinematográfica (SEPANCINE) y de The Photographic Historical Society (Rochester, NY), entre otras agrupaciones académicas.


Las opiniones vertidas en los artículos y producciones audio-visuales son personales.
© 2011-2019 by Óscar Colorado Nates. Todos los Derechos Reservados. Esta publicación se realiza sin fines de lucro y con fines de investigación, enseñanza y/o crítica académica, artística y/o científica. 


150px-Fair_use_logo.svgThe presentation in this blog of photographs, movies, recordings or written material is used for purposes of criticism, comment, news reporting, teaching and/or research, and as such, it qualifies as fair use  as forseen at 17 U.S. Code § 107 and it is not an infringement of copyright.

For more information, please check the following link with our Legal Notice regarding copyright.


Fuentes de Investigación

«$100 in 1900 → $2,996.57 in 2019». CPI Inflation Calculator. Accedido 15 de febrero de 2019. http://www.in2013dollars.com/us/inflation/1900?amount=100.

Blumberg, Naomi. «Gertrude Käsebier. American Photographer». Enciclopaedia Britannica. Accedido 15 de febrero de 2019. https://www.britannica.com/biography/Gertrude-Kasebier.

Brannan, Beverly W. «Gertrude Käsebier (1852-1934)». The Library of Congress, 2013. https://www.loc.gov/rr/print/coll/womphotoj/kasebieressay.html.

Cartier-Bresson, Henri. Fotografiar del natural. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, SL, 2006.

«Gertrude Käsebier». The J. Paul Getty Museum. Accedido 15 de febrero de 2019. http://www.getty.edu/art/collection/artists/1950/gertrude-ksebier-american-1852-1934/.

«Gertrude Kasebier». National Portrait Gallery. Accedido 15 de febrero de 2019. https://npg.si.edu/object/npg_NPG.2007.81.

«GERTRUDE KASEBIER 1852-1934». International Photography Hall fo Fame and Museum. Accedido 15 de febrero de 2019. http://iphf.org/inductees/gertrude-kasebier/.

«Gertrude Käsebier American, 1852–1934». Art Institute of Chicago. Accedido 15 de febrero de 2019. http://media.artic.edu/stieglitz/gertrude-kaesebier/.

«Gertrude Käsebier: Enhanced Portrait Photography». America Comes Alive! Accedido 15 de febrero de 2019. https://americacomesalive.com/2015/03/10/gertrude-kasebier-enhanced-portrait-photography/.

Leggio, Gail. «Close Encounters: Pre-Raphaelite Photography and Painting». Newington-Cropsey Cultural Studies Center. Accedido 15 de febrero de 2019. http://www.nccsc.net/essays/close-encounters-pre-raphaelite-photography-and-painting.

Michaels, Barbara L. «Gertrude Kasebier: Her Photographic Career, 1894-1929». Tesis doctoral, City University of New York (CUNY), 1985. https://academicworks.cuny.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=2755&context=gc_etds.


Notas

[1] «Gertrude Käsebier: Enhanced Portrait Photography». America Comes Alive! Accedido 15 de febrero de 2019. https://americacomesalive.com/2015/03/10/gertrude-kasebier-enhanced-portrait-photography/.

[2] Blumberg, Naomi. «Gertrude Käsebier. American Photographer». Enciclopaedia Britannica. Accedido 15 de febrero de 2019. https://www.britannica.com/biography/Gertrude-Kasebier.

[3] Michaels, Barbara L. «Gertrude Kasebier: Her Photographic Career, 1894-1929». Tesis doctoral, City University of New York (CUNY), 1985. https://academicworks.cuny.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=2755&context=gc_etds.

[4] Íbídem Pág. 36

[5] «Gertrude Käsebier». The J. Paul Getty Museum. Accedido 15 de febrero de 2019. http://www.getty.edu/art/collection/artists/1950/gertrude-ksebier-american-1852-1934/.

[6] Gail Leggio, «Close Encounters: Pre-Raphaelite Photography and Painting», Newington-Cropsey Cultural Studies Center, accedido 15 de febrero de 2019, http://www.nccsc.net/essays/close-encounters-pre-raphaelite-photography-and-painting.

[7] Beverly W. Brannan, «Gertrude Käsebier (1852-1934)», The Library of Congress, 2013, https://www.loc.gov/rr/print/coll/womphotoj/kasebieressay.html.

[8] Michaels, Barbara L., Op. Cit.

[9] «GERTRUDE KASEBIER 1852-1934». International Photography Hall of Fame and Museum. Accedido 15 de febrero de 2019. http://iphf.org/inductees/gertrude-kasebier/.

[10] Michaels, Barbara L.  Op. Cit.

[11] «GERTRUDE KASEBIER 1852-1934». Op. Cit.

[12] Alfred Stieglitz, “Our Illustrations,” Camera Notes 3 (Julio de 1899), p. 24 apud «Gertrude Käsebier American, 1852–1934». Art Institute of Chicago. Accedido 15 de febrero de 2019. http://media.artic.edu/stieglitz/gertrude-kaesebier/.

[13] «$100 in 1900 → $2,996.57 in 2019». CPI Inflation Calculator. Accedido 15 de febrero de 2019. http://www.in2013dollars.com/us/inflation/1900?amount=100.

[14] Blumberg, Naomi.  Op. Cit.

[15] Michaels, Barbara L.  Op. Cit.

[16] «GERTRUDE KASEBIER 1852-1934». Op. Cit.

[17] «Gertrude Käsebier: Enhanced Portrait Photography». Op. Cit.

[18] «Gertrude Kasebier». National Portrait Gallery. Accedido 15 de febrero de 2019. https://npg.si.edu/object/npg_NPG.2007.81.

[19] «Gertrude Käsebier: Enhanced Portrait Photography». America Comes Alive! Accedido 15 de febrero de 2019. https://americacomesalive.com/2015/03/10/gertrude-kasebier-enhanced-portrait-photography/.

[20] «Gertrude Käsebier: Enhanced Portrait Photography». Op. Cit.

[21] Michaels, Barbara L.  Op. Cit.

[22] «Gertrude Käsebier American, 1852–1934». Art Institute of Chicago. Accedido 15 de febrero de 2019. http://media.artic.edu/stieglitz/gertrude-kaesebier/. Pág. 286

[23] Henri Cartier-Bresson, Fotografiar del natural (Barcelona: Editorial Gustavo Gili, SL, 2006). Pág. 11

8 comentarios en “Gertrude Käsebier: La pictorialista americana”

  1. Otra excelente historia para mi morral cultural!! Una cosa que siempre he pensado de tu trabajo en este blog es que, además del tiempo que dedicas a la investigación y la redacción de estos artículos, has de dedicar mucho tiempo también a encontrar las fotografías que los ilustran, imagino que en muchos casos, como éste, no debe ser tarea fácil. Muchas GRACIAS de nuevo por mostrarnos el maravilloso mundo de la fotografía. Un abrazo.

    1. Querido Ernesto, efectivamente, de hecho me tardo casi tanto tiempo consiguiendo las imágenes y armando gráficas (lo que yo llamo “vestir el artículo”) que en la propia investigación. Realmente agradezco que aprecies este detalle que para mí es sumamente importante. ¡Un abrazo muy grande!

  2. Extraordinario artículo. Fotógrafa retratista fuera de serie. Que placer poder conocer tan exquisito trabajo fotográfico. Mil gracias por compartir sus investigaciones. Desde Manizales Colombia. Gilberto Posada.

Deja un comentario