Robert Adams: El Topógrafo

Presentamos un informe especial sobre el fotógrafo que cambió el paisajismo en Estados Unidos.

Por Óscar Colorado Nates*

Introducción

Robert Adams es un fotógrafo que tiene una relación peculiar con la tradición del paisaje: por un lado, tiende puentes hacia los fotógrafos del norte de América del siglo XIX y por el otro rompe con los del siglo XX, generando fotografías de un paisaje posmoderno.

El resultado no siempre ha sido bien acogido. Con frecuencia se puede escuchar la pregunta: ¿A quién le importan estas imágenes de casas, anuncios, caminos y desolación?[1]

robert_adams_4

Desde la década de 1960 el trabajo fotográfico de Robert Adams se ha dedicado a documentar y denunciar la manera en la que el paisaje estadounidense ha sido lacerado. Se trata de una obra donde se entrelazan lo social y lo ecológico[2] porque captura la profunda transformación del paisaje de la parte occidental de los Estados Unidos por la expansión de industrias, comercios y residencias.[3]

robert_adams_9

Pero, algo que llame la atención es que estas fotografías, han sido producidas por un doctor en literatura inglesa, ex profesor universitario y apasionado de las letras que un día decidió cambiar las aulas universitarias por una cámara.

Inicios

Robert Adams nació el 8 de mayo de 1937[4] en Orange, New Jersey (Estados Unidos).[5] Sin embargo, siendo un adolescente de 15 años su familia se mudó al medio oeste. Llegaron a Wheat Ridge (Colorado) en 1952. En aquel lugar el chico tuvo su primer contacto con la maravillosa naturaleza del medio oeste.

redlands

Robert asistió a la Universidad de Redlands y luego obtendría su doctorado en Inglés por la Universidad del Sur de California.[6]

usc.png

Con el prestigioso título de doctor en la mano, Adams regresó a Colorado en 1962 como profesor de Inglés en el Colorado College. Pero al volver, Robert se asombró con el crecimiento urbano, por una parte, pero por otra con la destrucción que sufrían las zonas naturales.[7]

Compró una cámara de 35mm y comenzó a investigar los rudimentos básicos de la fotografía: Quería documentar aquella devastación que afectaba tanto su ánimo.[8] Luego aprendió de Myron Wood y leyendo la revista Aperture.[9]

myron_wood
Myron Wood

De manera notable, Robert Adams pudo combinar la fotografía con su agenda académica. Al principio le dedicaba solamente su tiempo libre, y gracias a eso puedo producir dos cuerpos de obra: White Churches of the Plains  y The Architecture and Art of Early Hispanic Colorado. Luego mudó de la cámara de 35mm a formatos más grandes. Para 1967 redujo su carga académica en dos terceras partes para poder hacer fotografías en los suburbios de Denver y Colorado Springs. Las fotografías de este período se convertirían en su serie fundamental: The New West.[10]

Influencias

Adams tuvo una gran influencia de los fotógrafos paisajistas estadounidenses del siglo XIX como Timothoy O’Sullivan, William Henry Jackson o Carleton Watkins; de ahí su estética monocromática y cálida.

Otra influencia importante, más en el terreno conceptual que en el estético, fue el trabajo de Lewis Hine y su preocupación por el trabajo infantil a principios del siglo XX. Entre otras influencias de Robert podemos contar a Walker Evans, Dorothea Lange y Ansel Adams.[11] En el caso de los dos últimos, también existe ese eco importante de la profundidad emocional.[12]

robert_adams_influencias

Aunque Robert Adams se profesa admirador ferviente de Dorothea Lange, existen muchos ecos con Walker Evans, quien también tuvo una mirada precisa, casi fría, de los Estados Unidos. Evans fotografiaba la banalidad americana, con sujetos similares a los de Adams: Automóviles, gasolineras, caminos, cabañas, incluso basura.[13]

Robert Adams también obtiene influencia de otros artistas, como los pintores Edward Hopper o Paul Cezanne o de cineastas tales como Jean-Luc Godard, Robert Smithson o Emile de Antonio.[14]

De las letras a la fotografía

Robert Adams fotografió algunas áreas residenciales cercanas a Colorado Springs, a petición de los organizadores de una conferencia sobre el tema del paisaje del oeste. Fue un momento central para su fotografía, pues comenzó a registrar la marca humana en el paisaje, con una mirada ecológica y activista.[15] En esto tiene un paralelismo con el otro Adams, Ansel, pero mientras que el mítico maestro de la barba buscaba hacerlo mediante la captura de las maravillosas vistas del Yosemite, Robert Adams trabajaba a contrario sensu cuando no fotografiaba los maravillosos paisajes naturales, sino la devastación provocada por el ser humano.

En las fotografoias de Robert comenzaron a aparecer nuevos fraccionamientos con decenas de casas idénticas, carreteras, centros comerciales y estaciones de gasolina.[16] Eran sujetos aburridamente banales, pero lo que Adams veía era cómo el paisaje había sido alterado y destruido con el supuesto progreso del ser humano. El tema se volvía especialmente punzante cuando Robert pensaba que apenas una década antes Jack Kerouac había llamado aquellos parajes la “tierra prometida”. Las fotografías de Adams se conviertieron no en maravillosos paisajes como los que hicieron Edward Weston o Ansel Adams, sino en testimonios de la ruina provocada por el ser humano que, disfrazada de carreteras, fraccionamientos o anuncios, disfraza toda su crueldad.[17]

A pesar de todo, la fotografía de Adams es una llamada a la esperanza, no solamente una denuncia.[18] “Quiero documentar lo que permanece del glorioso oeste, a pesar de lo que le hemos hecho.”[19]

Como ya se explicaba anteriormente, uno de los fotógrafos que inspiraron al trabajo social de Adams fue Lewis Hine, reformista social que capturó las injusticias del trabajo infantil a principios del siglo XX. “Lewis Hine dijo que quería mostrar aquello que estaba mal para cambiarlo, y de lo que estaba bien para sentir un cierto alivio en ello. No siempre logro esto, pero ambos objetivos me parecen apropiados.”[20]

Como dice Martha Schwendener, “Lo que separa a la política del arte es que en éste se pueden ocupar varias posiciones, a veces exitosamente. En el caso de Robert Adams, es artísticamente un conservador, pero un ardiente ambientalista cuyas fotografías son asombrosamente proféticas, incluso radicales.”[21]

Las imágenes de Robert Adams no son cómodas, ni plácidos sus paisajes: Son duras y difíciles de ver porque quisieran gritan sobre los errores y abusos humanos pero permanecen mudas, impasibles, y en ello radica una parte de su drama. Pero una parte importante de sus fotos no son exclusivamente sobre la reconciliación con la naturaleza, sino con nosotros mismos y el daño que a veces le hacemos a nuestras mentes y nuestros propios cuerpos.[22] De modo que las fotografías de Adams no son solamente el producto de un ecologista tempranero armado con una cámara, sino una profunda reflexión sobre la destrucción, la desolación y la confrontación de lo dañino contra o saludable hacia nuestras propias personas pero también en nuestras sociedades.

robert_adams_16

El MoMA compras sus fotos

En 1969 Adams viajó a Nueva York en busca de nuevos públicos para su trabajo. Ahí obtuvo una confirmación sobre su trabajo: John Szarkowski, el influyente curador de fotografía del Museum of Modern Art (MoMA) se interesó de inmediato en las fotografías de Robert y compró varias de ellas. Para 1970 Szarkowski le incluyó en la muestra New Acquisitions y luego ofreció una exposición de Robert Adams y Emmet Gowin (1971). En ese momento Adams tomó una decisión radical: Decidió dedicarse de cuerpo y alma a la fotografía, renunciando por completo a su carrera académica.[23] Adams solicitó una beca Guggenheim (la misma con la que Robert Frank pudo hacer Los Americanos) para hacer fotografías en la zona de Denver en 1973 y eso le permitió dedicarse, a partir de ese momento, por entero a la fotografía.[24]

1974 y El Nuevo Oeste

Uno de los grandes hitos en la carrera de Adams fue la publicación del volumen The New West en 1974. Se trataba de una monografía con cinco divisiones que eran una muestra muy significativa de lo que ocurría en los suburbios del suroeste. El éxito del proyecto tuvo que ver con la yuxtaposición de la belleza natural siendo intervenida por el ser humano.[25]  Entonces llegaría un momento crucial en su carrera y que le caracterizaría para siempre más que como paisajista, como topógrafo.

 

New Topographics: Photographs of a Man-Altered Landscape (1975)

Algunas de las fotografías que hizo gracias a la beca Guggenheim fueron incluídas en una de las exposiciones fotográficas más importantes del posmodernismo. Se trató de The New Topographics: Photographs of a Man-Altered Landscape. Esta exposición se realizó en 1975 en la George Eastman House en Rochester, Nueva York. Se trataba de una muestra colectiva que cambió radicalmente el concepto de la fotografía de paisaje.[26]

El nombre New Topograhics (Nuevas Topografías) se le debe a William Jenkins.[27]

Aquellas fotografías, como bien dice Eva Larrauri:

“…miraban al entorno buscando la belleza del paisaje en un aparcamiento anodino, en bloques de oficinas, en un campo atravesado por autopistas o en edificios industriales sin el más mínimo encanto. (…) Influyó en los Estados Unidos, pero aún fue más decisiva en Europa, donde la visión idealizada del paisaje chocaba con las consecuencias del desarrollo industrial y tecnológico. El arte conceptual y el land art bebieron de la nueva forma de mirar la transformación de la naturaleza.”[28]

Se trataba de una manera totalmente distinta de entender el paisaje, desprovisto de toda forma de poetización o romanticismo. En efecto, más que una muestra de fotografías de paisajes evocadores, parecían imágenes extraídas de un dossier de ingenieros de caminos, auténticos documentos de carácter topográfico.

En la muestra participaron Robert Adams, Lewis Baltz, Bernd y Hilla Becher, Joe Deal, Frank Gohlke, Nicholas Nixon, John Schott, Stephen Shore, y Henry Wessel.[29]

robert_adams_new_topographics

Dice Sean O’Hagan que New Topographics fue una de las primeras muestras de paisajes enmarcadas en el estilo de la fotografía conceptual.[30] Todos los fotógrafos trabajaban en blanco y negro, a excepción de Stephen Shore.

Se trataba de un conjunto de fotografías que rompían, abiertamente, con los estilos paisajísticos que prevalecían en aquella época al dar la espalda a Ansel Adams, Edward Weston o incluso al más complejo y, muchas veces abstracto, Minor White.

La muestra no solamente trataba de revelarse contra la depredación humana. También era una manera de reaccionar a la tiranía del paisaje idealizado.[31] Realmente era un conjunto que redefinía profundamente qué podía ser la fotografía de paisaje.

robert_adams_33

Recuerda Frank Gohlke, uno de los fotógrafos de la exposición, que la muestra no gustó a nadie y que incluso fue “vigorosamente odiada”.[32]  Y no era extraño: las fotografías, en conjunto, mostraban una naturaleza no idealizada, capturada de una forma totalmente fría. Y eso era un eco intencional a la frialdad de los desarrolladores a quienes no les importaba destruir los recursos naturales a cambio de hacer un buen negocio.[33]

El gran tema

Para muchos fotógrafos encontrar su tema es una labor muy ardua. Sin embargo, Robert Adams sabía, desde el primer día, que su interés se centraba en la manera en la que el ser humano altera el paisaje.[34] Es un trabajo que reflexiona tanto en el impacto de la actividad humana como de los últimos vestigios del espacio abierto y salvaje en el oeste de los Estados Unidos.[35] Y no solo es admirable la claridad de lo que Robert Adams quiere captar; su constancia le ha llevado a trabajar durante más de cuatro décadas encontrada la fragilidad de la belleza natural y nuestra compleja relación con ella.[36] En buena medida, su fotografía es un registro de cicatrices que son físicas, visibles, pero que también van más allá de lo aparente: Se trata de cicatrices simbólicas entre una relación en la que el ser humano se ha convertido en un depredador inmisericorde.[37]

Las fotografías de Adams son una expresión de su amor por el paisaje y la manera en el que el crecimiento humano e industrial han alterado el estdo natural. Sin embargo, para Robert no se trata de un asunto esencialmene pesimista, nos invita a pensar que todavía hay esperanza[38] si entendemos nuestro papel y se logra frenar el desmedido afán del dinero que afecta los estadounidenses.

Resulta interesante que las fotografías de Adams, donde con frecuencia no aparece un alma, se traten de una profunda meditación sobre la condición humana.[39]

robert_adams_38

Adams ha dicho que “Por la [carretera] Interestatal 70: El esqueleto de un perro, una aspiradora, restaurantes, una muñeca, un pastel, rollos de alfombra. Luego, junto al South Platte River: Algas, concreto roto, marcas de jets en el aire, el olor de petróleo crudo… Lo que yo espero documentar, pero no a expensas de sacrificar el detalle, es la forma que se encuentra debajo de todo ese caos aparente.”[40]

Estilo

El estilo fotográfico de Robert Adams se enmarca claramente en un momento posmodernista. Se le ha dado la espalda a los valores que imperaron durante el modernismo y sus vanguardias (1920 a 1944, aproximadamente). En el paisaje existía una tradición que ponía la belleza natural por encima de todo. Así, los paisajes de Ansel Adams ofrecen vistas espectaculares, mientras que Edward Weston busca, incesante, la forma, la geometría. Luego llegaría Minor White quien acercó la cámara para concentrarse en aspectos específicos del paisaje al punto de llegar a la abstracción.

Robert Adams deja a un lado los majestuosos parques naturales estadounidenses y abre su cámara a las planicies, a los trigales y al cielo. Luego se acerca al crecimiento suburbano en Colorado y los cambios en el paisaje californiano, a la tala de bosques en Oregon.[41]

Robert Adams elige una estética impasible, minimalista. Sus fotos están más cercanas a los ejercicios conceptuales de la Escuela de Düsseldorf (no en balde los Becher formaron parte de los New Topographers) que a los mencionados Ansel Adams, Edward Weston o Minor White. Paradójicamente, Robert Adams está más cerca con sus tonalidades cálidas a las fotografías de los precursores decimonónicos William Henry Jackson, Carleton Watkins o Timoty O’Sullivan.

En palabras de Tod Papageorge, estas fotografías dieron la espalda a la belleza grandilocuente, a riesgo de “…parecer poco más que las instantáneas de registro que los arquitectos, contratistas y desarrolladores introducen en sus archivos de proyectos.”[42]

robert_adams_54

Las fotografías de Adams son un ejercicio de restricción, control y economía un tiempo de una lucidez extraña entremezclada por dolor, pero con esperanza.[43]

Claire O’Neill dice que “Mientras que las fotos de Ansel dicen «Miren lo que debemos atesorar» las de Robert gritan «Esto es lo que hemos hecho y piense usted lo que prefiera.»”[44]

El interés humano: la protesta anti-nuclear

En una gran parte de las fotografías de Robert Adams solamente aparece la huella del ser humano (para quienes gustan de la semiótica estas fotografías constituyen un gran índex de la presencia humana en el mundo), pero no personas. Sin embargo, Adams sí realizó fotografías de seres humanos.

Entre 1979 y 1982 Robert se preocupó por los habitantes cercanos a la planta de armas nucleares en Rocky Flats (Colorado), cerca de Denver. En aquella localidad se centró en hacer fotografías de su gente. Parecen estampas ordinarias, de calle, donde simplemente vemos a los transeúntes, unas personas mayores, una madre que abraza a su hija… Sin embargo, lo que convierte a estas fotografías en una poderosa reflexión es la conciencia del peligro inminente que se cierne sobre los habitantes de Rocky Flats, y peor aún, de toda la humanidad. En aquel lugar no se trata de una generadora nuclear de energía, sino en una fábrica de armas nucleares, capaces de borrar la vida en el planeta tierra.

Entonces, con este marco en mente, las fotografías resultan una aterradora reflexión sobre la belleza de la vida cotidiana y la necesidad de atesorar la cotidianidad. Es un peculiar contrapunto con sus fotografías de paisaje. A primera vista, parecería que Adams es un misántropo que odia al ser humano por lo que ha provocado a la naturaleza. Sin embargo, Adams es en realidad un filántropo, un fotógrafo que ama y se preocupa por el ser humano, un auténtico enamorado del anthropos. Esta serie es un claro testimonio de ello.robert_adams_nuclear_24

La serie apareció en “Our Lives and Our Children” (Aperture, 1983) y “No Small Journeys”  (Matthew Marks Gallery, 2003). Más recientemente, se expuso estas fotografías en Bruselas y en París a principios de 2018 a iniciativa de la Fundación Henri Cartier-Bresson.[45]

Críticas

Las fotografías de Robert Adams también han sido de críticas: Se ha dicho que son frías y aburridas.[46] También se les ha achacado que parecen hechas a troche y moche, sin una organización o de forma francamente disparatada. También se las ha visto como inmisericoredes.[47]

robert_adams_61

Joshua Chang, probablemente el mayor experto en Robert Adams y curador a cargo de su obra en la galería de arte de la Yale University explica que “Lo que diferencia a Robert Adams es su enorme dedicación a toda la imagen, a una imagen veraz… Todo en sus fotografías es, en realidad, una mezcla de bueno y malo, de bondad y maldad. Es como una imagen que quisiera de decir «si» y «no» al mismo tiempo.”[48]

robert_adams_67

Ciertamente, las fotografías de Robert Adams no son fáciles. En buena parte de la primera actitud que se puede tener ante ellas es de confusión. Efectivamente, hay escenas de una banalidad que despiertan por parte del espectador la pregunta “¿Y eso qué?” También el hecho de ser planas o aburridas es algo que puede saltar a la vista. Sin embargo, ¿Cómo es que un autor como Robert Adams pudo haber ganado las becas Guggenheim y MacArthur, y obtenidos premios como el Phoenix, el Charles Pratt memorial Award, el Spectrum International Prize for Photography, el Deutsche Bôrse Photography Prize, el Hasselblad Award o  el ser miembro de la American Academy of Arts and Letters o que su acervo completo esté custodiado por la Yale University Art Gallery por un conjunto de fotos aburridas, planas y banales?

Apreciación

Tod Papageorge ha caracterizado a Robert Adams como “Uno de los los fótografos más inventivos e incansables del paisaje estadounidense desde Edward Weston.”[49]

Leanne Goebel le ha llamado el “bodhisattva [iluminado] del Oeste Americano.”[50] Mark Feeney dice que Adams ha de formar parte de cualquier listado de los grandes fotógrafos estadounidenses de paisaje[51]

Sean O’Hagan explica que “Durante 45 años, Adams ha fotografiado el oeste de los Estados Unidos, sus praderas, cielos y ríos, sus suburbios, autopistas y centros comerciales. Ha grabado la épica belleza natural y el palpable silencio, y la contaminación de esa belleza por la industrialización, el consumismo y la contaminación. Su visión es esencialmente humana y, por lo tanto, pasada de moda, y tanto sus imágenes como su escritura, que ha publicado varios libros de ensayos, se caracterizan por un sentido de propósito que ya no encuentra mucho en la fotografía.”[52]

Por su parte, Michèle Kieffer opina que “Si bien al fotógrafo [Robert Adams] le preocupan los daños causados a la tierra y su frágil ecosistema, hay más en sus fotografías que críticas y compromiso social. A través de sus numerosas series, Adams crea una «mezcla de belleza, desesperación, enojo y amor sostenibles y desafiantes y, como evocan muchos críticos, esperanza» (Peter Brown, One Life – Several Landscapes: An Appreciation of Robert Adams, SPOT, 1996). ). No separa lo natural de lo construido, sino que pretende explicar el paisaje a través de «el ajuste perfecto de todos los fragmentos, sin importar cuán imperfectos sean» (Robert Adams, Denver: A Photographic Survey of the Metropolitan Area,1977).”[53]

Las fotografías de Adams testimonian lo que se ha perdido, pero también lo que aún tenemos. Su premisa básica es cuestionar cómo vivimos en la contradicción que implica el supuesto progreso.

La fotografía de Adams es un intento reconciliatorio entre la desilusión del comportamiento humano con respecto a los recursos naturales.[54] De modo que son imágenes con una invitación a la redención y a la templanza.[55]

Robert-Adams-Burning-Oil-Sludge-North-of-Denver

Una de las fotografías más famosas de Robert Adams se titula “Burning Oil Sludge North of Denver, Colorado (1973)”. Se trata de una imagen que hay que contemplar para captar la contradicción entre la belleza del humo que sube grácil por el aire y la destrucción que provoca en aquel espacio nevado. Es una escena bella y grotesca a a la vez. [56]

Libros y exposiciones

Robert Adams se ha convertido, durante más de cuatro décadas, en un autor fotográfico prolífico, con numerosos libros publicados, muchos de ellos con múltiples ediciones como The New West.

  • Robert Adams: Light Balances / On Any Given Day in Spring (Matthew Marks Gallery/Fraenkel Gallery2013)
  • The Place We Live: A Retrospective Selection of Photographs, 1964-2009
  • (Steidl, 2013)
  • Skogen (Yale Art Gallery, 2012)
  • This Day: Photographs from Twenty-Five Years, The Northwest Coast (Yale Art Gallery, 2011)
  • Sea Stories (Yale Art Gallery, 2011)
  • Prairie (Denver Art Museum, 2011)
  • Robert Adams: The Place We Live, a Retrospective Selection of Photographs, 1964-2009 (Yale Univ. Art Gallery, 2011)
  • What Can We Believe Where?: Photographs of the American West (Yale Art Gallery, 2010)
  • Robert Adams: Tree Line (Steidl, 2010)
  • Gone? (Steidl, 2010)
  • Robert Adams: Summer Nights, Walking (Aperture/Yale University Art Gallery, 2009)
  • Denver: A Photographic Survey of the Metropolitan Area, 1970-1974 (Yale Art Gallery, 2009)
  • What We Bought: The New World: Scenes from the Denver Metropolitan Area, 1970-1974 (Yale Art Gallery, 2009)
  • Robert Adams: The New West (Aperture, 2008)
  • Time Passes (Thames & Hudson, 2008)
  • Robert Adams: Questions for an Overcast Day (Matthew Marks Gallery/Fraenkel Gallery, 2008)
  • A Portrait In Landscapes (Nazraeli Press, 2006)
  • Still Lives at Manzanita (Nazraeli Press, 2006)
  • Robert Adams: Along Some Rivers: Photographs and Conversations (Aperture, 2006)
  • Interiors 1973-1974 (Nazraeli Press, 2006)
  • Robert Adams: Summer Nights (Aperture, 2005)
  • Pine Valley (Nazraeli Press, 2005)
  • Robert Adams: Turning Back (Fraenkel Gallery/Matthew Marks Gallery, 2005)
  • Citigroup Photography Prize 2004: Robert Adams, Peter Fraser, David Goldblatt, Joel Sternfeld (The Photographer’s Gallery, London, 2004)
  • Robert Adams: Commercial/Residential: Landscapes Along the Colorado Front Range 1968-1972 (Roth Horowitz, LLC/PPP Editions, 2003)
  • Reinventing The West: Photographs Of Ansel Adams And Robert Adams (Addison Gallery of American Art, 2002)
  • Alders: Photographs (Nazraeli Press, 2002)
  • Bodhisattva (Nazraeli Press, 2001)
  • California: Views by Robert Adams of the Los Angeles Basin, 1978-1983 (Fraenkel Gallery/Matthew Marks Gallery, 2000)
  • The New West (Verlag der Buchhandlung Walther Konig, 2000)
  • I Hear the Leaves & Love the Light (Nazraeli Press, 1999)
  • The Architecture and Art of Early Hispanic Colorado (University Press of Colorado, 1998)
  • Cottonwoods (Photographers at Work) (Smithsonian, 1995)
  • West from the Columbia: Views at the River Mouth (Aperture Foundation, 1995)
  • Perfect Times, Perfect Places (Aperture, 1988)
  • Listening to the River: Seasons in the American West (Aperture, 1989)
  • What We Bought, the New World (Sprengel Museum Hannover, 1989)

Su trabajo ha sido, desde de la década de 1970 hasta nuestros días, expuesto en numerosas ocasiones. Algunas exposiciones importantes fueron: Photographs by Robert Adams and Emmet Gowin (1971), Mirrors and Windows: American Photography since 1960 (1978), ambas en el MoMA de Nueva York. Exposiciones en solitario tales Turning Back (2005) en la Casa de Arte de Munich y el San Francisco Museum of Modern Art; Robert Adams: The Place We Live, A Retrospective Selection of Photographs que desde 2010 ha transitado en espacios tales como la Vancouver Art Gallery, el Denver Art Museum, la Yale University Art Gallery, el  Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia en Madrid, o en el Jeu de Paume parisino, London’s Media Space o el Fotomuseum Winterthur en Suiza. Entre 2000 y 2005 la Yale University Art Gallery adquirió el master set con todas las fotografías de Adams y se ha convertido en la institución que preservará el acervo de este artista.[57]

Influencia

Una de las maneras de comprender la importancia de un fotógrafo se halla en el nivel de influencia que tiene en las nuevas generaciones. El movimiento enarbolado por Adams ha generado ecos en la fotografía de autores como Andreas Gursky,  Candida Höffer (ambos alumnos de los Becher como parte de la Escuela de Düsseldorf) o Paul Graham y Donovan Wylie.[58]

En sus propias palabras

La vocación literaria de Robert Adams se ha plasmado también en libros con ensayos sobre la fotografía tales como Why People Photograph o Beauty in Photography: Essays on Defense of Traditional Values (ambos Aperture, 2005).

Robert Adams recuerda que: “Henry James propuso formular al arte tres modestas y apropiadas preguntas: ¿Qué trata el artista de hacer? ¿Lo logra? ¿Valía la pena hacerlo?”[59]

Y el fotógrafo explica: “En el mejor escenario posible, y el más afortunado, hacemos fotografías porque tratamos de honrar aquello que es más interesante que nosotros mismo. Jamás lograremos esto a la perfección, pero a cambio obtenemos un sentido de inclusión. Entonces, nuestros sujetos no redefinen y eso es parte de la biografía por la que queremos que nos conozcan.”[60]

A pesar de que muchas de sus fotografías parecerían no ser realizadas con la belleza en mente, Adams explica: “¿Por qué la Forma es bella? Porque, creo, ayuda a confrontar nuestros mayores miedo, la sospecha de que la vida puede ser caótica, llena de dolor y sin sentido.”[61] Y prosigue: “La grandeza escénica es, hoy, dolorosa. Los lugares hermosos que buscamos para obtener inspiración nos sorprenden por la melancolía que nos provocan. Los lugares vírgenes nos entristecen porque ya no son, en un sentido importante, verdaderos.”[62]

A manera de conclusión

Las fotografías de Robert Adams, descontextualizadas, pueden parecer aburridas, banales, frías. Sin embargo, al profundizar en sus motivos nos enfrentamos a un cuerpo de obra tremendamente consistente, no muy distinto a los encuadres siempre idénticos de sujetos fundamentalmente iguales que capturaron los Becher durante 50 años.

Robert Adams deambula entre la tristeza y melancolía de un paisaje que se ha ido irremediablemente del oeste americano, pero también de la esperanza en que esa naturaleza es superior al ser humano y su inconsciencia.

Robert Adams
Robert Adams

Adams inicia un paisaje posmoderno como una etapa diferente donde la fotografía es mucho más que su aspecto superficial, icónico. Realmente se trata de una obra con un profundo sentido de la huella (el famoso índex de la tricotomía semiótica de Pierce), de la cicatriz, como si se tratara de una relación patológica entre dos amantes que se hieren, pero no se pueden dejar.

3. Sitka spruce, Capo Blanco State Park, Curry Country, Oregon (30)

El trabajo de Robert Adams es de un activismo sin pancartas, comprometido sin fanatismos, pero que nos hace pensar y reflexionar en lo que se ha destruido a cambio de una ilusión de felicidad basado en el mercado y el consumo, cuando en realidad la felicidad estaba -desde el principio- en aquella belleza que, paradójicamente- destruimos en aquella irrefrenable ansia de ser felices. Se trata de una potente reflexión sobre nuestra condición humana y nuestras propias contradicciones.


ocn2* Por Óscar Colorado Nates,
(Ciudad de México, 1969)

Académico, crítico, analista y promotor de la fotografía.

Realizó sus estudios doctorales en Ciencias de la Documentación por la Universidad Complutense de Madrid y de master en Narrativa y Producción Digital en la Universidad Panamericana (Cd. de México) donde es Investigador de Tiempo Completo y Profesor Titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada así como Docente de Posgrado en Narrativa y Nuevas Tecnologías

Autor de libros como Fotografía 3.0; El Mejor Fotógrafo del Mundo; Instagram, el ojo del mundo; Fotografía de Documentalismo Social; Fotografía Artística Contemporánea; El Mejor Fotógrafo del Mundo Pensamientos Decisivos: 650 reflexiones fotográficas. Editor del blog de fotografía Mirada Universal en el diario El Universal (Cd. de México). Director y conductor del programa de radio Imagen Líquida.   Co-creador de Cam-Man, el primer cómic mexicano sobre historia de la fotografía. Conferenciante internacional en foros académicos y de divulgación sobre la fotografía. 

Miembro del Seminario de Imagen y Cultura, la Asociación Mexicana de Estudios de Estética, el Seminario Permanente de Análisis y Crítica Cinematográfica (SEPANCINE) o de The Photographic Historical Society (Rochester, NY), entre otras.


Las opiniones vertidas en los artículos y producciones audio-visuales son personales.
© 2011-2018 by Óscar Colorado Nates. Todos los Derechos Reservados. Esta publicación se realiza sin fines de lucro y con fines de investigación, enseñanza y/o crítica académica, artística y/o científica. 


150px-Fair_use_logo.svgThe presentation in this blog of photographs, movies, recordings or written material is used for purposes of criticism, comment, news reporting, teaching and/or research, and as such, it qualifies as fair use  as forseen at 17 U.S. Code § 107 and it is not an infringement of copyright.

For more information, please check the following link with our Legal Notice regarding copyright.


Fuentes de investigación


Notas

[1] “ROBERT ADAMS [Photographer and Writer, b. 1937, Orange, New Jersey, Lives in Astoria, Oregon.],” Photo Quotations, accedido del 15 de diciembre de 2018. http://photoquotations.com/a/7/Robert+Adams/1.

[2] “Robert Adams. Museum Exhibition Catalogues, Monographs, Artist’s Projects, Curatorial Writings and Essays,” Art Book, accedido del 15 de diciembre de 2018.http://www.artbook.com/catalog–photography–monographs–adams–robert.html.

[3] Julia Dolan, “Robert Adams (1937-),” The Oregon Encyclopedia, accedido del 15 de diciembre de 2018.2018, https://oregonencyclopedia.org/articles/adams_robert_1937_/#.XBTwyrAxG2w.

[4] “Robert Adams (American, Born 1937),” Artnet, accedido del 15 de diciembre de 2018.http://www.artnet.com/artists/robert-adams/.

[5] “Robert Adams,” Fraenkel Gallery, accedido del 15 de diciembre de 2018.https://fraenkelgallery.com/artists/robert-adams.

[6] “Robert Adams (American, Born 1937),” Artnet, accedido del 15 de diciembre de 2018.http://www.artnet.com/artists/robert-adams/

[7] Leanne Goebel, “Robert Adams Photography at DAM: A Bodhisattva Sees the West,” Adobe Airstream, octubre de 2011, accedido del 15 de diciembre de 2018.http://adobeairstream.com/art/robert-adams-photography-at-dam-a-bodhisattva-sees-the-west/

[8] “Robert Adams,” The J. Paul Getty Museum, accedido del 15 de diciembre de 2018.http://www.getty.edu/art/collection/artists/3233/robert-adams-american-born-1937/.

[9] “Robert Adams (American, Born 1937),” Artnet, accedido del 15 de diciembre de 2018.http://www.artnet.com/artists/robert-adams/.

[10] Tod Papageorge, “Tod Papageorge on Robert Adams: ‘The Missing Criticism – What We Bought,’” American Suburb X, 13 de julio de 2011, accedido del 15 de diciembre de 2018.2018, https://www.americansuburbx.com/2011/07/robert-adams-missing-criticism-what-we.html

[11] Daisy Woodward, “Robert Adams: The New West,” Another, 27 de abril de 2016, , accedido del 15 de diciembre de 2018.http://www.anothermag.com/art-photography/8618/robert-adams-the-new-west.

[12] “Robert Adams,” The J. Paul Getty Museum, Op. Cit. 

[13] Tod Papageorge, “Tod Papageorge on Robert Adams: ‘The Missing Criticism – What We Bought,’” Op. Cit.

[14] Noel King, “Photographer Robert Adams: Frish Brandt of Fraenkel Gallery, San Francisco in Conversation with Noel King, April 12th 2008,” Jacket Magazine, 2009, accedido del 15 de diciembre de 2018. http://jacketmagazine.com/38/iv-brandt-ivb-king-re-adams.shtml

[15] “Robert Adams (1937) American,” International Center of Photography, accedido del 15 de diciembre de 2018.https://www.icp.org/browse/archive/constituents/robert-adams?all/all/all/all/0.

[16] “Robert Adams,” The J. Paul Getty Museum, Op. Cit. 

[17] “ROBERT ADAMS: TURNING BACK, A PHOTOGRAPHIC JOURNAL OF RE-EXPLORATIONS,” Center for Creative Photography, 27 de abril de 2006, accedido del 15 de diciembre de 2018.https://ccp.arizona.edu/press/releases/robert-adams-turning-back-photographic-journal-re-explorations

[18] “Robert Adams,” Victoria and Albert Museum, accedido del 15 de diciembre de 2018.http://www.vam.ac.uk/content/articles/p/photographs-by-robert-adams/.

[19] “Photography, Life, and Beauty Robert Adams,” Art 21, accedido del 15 de diciembre de 2018.https://art21.org/read/robert-adams-photography-life-and-beauty/.

[20] “ROBERT ADAMS [Photographer and Writer, b. 1937, Orange, New Jersey, Lives in Astoria, Oregon.],” Op. Cit. 

[21] Martha Schwendener, “An Unblinking Eye on the New West A Review of ‘Robert Adams: The Place We Live,’ in New Haven,” The New York Times, 31 de agosto de 2012, accedido del 15 de diciembre de 2018.https://www.nytimes.com/2012/09/02/nyregion/a-review-of-robert-adams-the-place-we-live-in-new-haven.html

[22] “ROBERT ADAMS [Photographer and Writer, b. 1937, Orange, New Jersey, Lives in Astoria, Oregon.],” Op. Cit. 

[23] Randy Gragg, “Visionary Photographer Robert Adams Turns His Lens on Oregon,” Portland Monthy, 3 de septiembre de 2013, accedido del 15 de diciembre de 2018.https://www.pdxmonthly.com/articles/2013/9/3/robert-adams-turns-his-lens-on-oregon-september-2013.

[24] Tod Papageorge, “Tod Papageorge on Robert Adams: ‘The Missing Criticism – What We Bought,’” Op. Cit.

[25] Daisy Woodward, Op. Cit.

[26] Julia Dolan, Op. Cit. 

[27] “Art Term: New Topographics,” Tate, accedido el 17 de diciembre de 2018. https://www.tate.org.uk/art/art-terms/n/new-topographics.

[28] Eva Larrauri, “‘New Topographics’ Muestra Las Fotos Del Paisaje Del Siglo XX,” El País, 18 de octubre de 2011, accedido el 17 de diciembre de 2018.https://www.tate.org.uk/art/art-terms/n/new-topographics.

[29] “New Topographics Photographs of a Man-Altered Landscape July 17-October 03, 2010,” San Francisco Museum of Art, accedido el 17 de diciembre de 2018.https://www.sfmoma.org/exhibition/new-topographics/.

[30] O’Hagan, “New Topographics,” Steidl, accedido el 17 de diciembre de 2018.https://steidl.de/Books/New-Topographics-0537384042.html.

[31] Sean O’Hagan, “New Topographics: Photographs That Find Beauty in the Banal,” The Guardian, 8 de febrero de 2010, accedido el 17 de diciembre de 2018.https://www.theguardian.com/artanddesign/2010/feb/08/new-topographics-photographs-american-landscapes.

[32] Ídem

[33] Fosco Lucarelli, “Absence of Style: Lewis Baltz and the New Topographics,” Socks, 16 de octubre de 2015, accedido el 17 de diciembre de 2018.studio.com/2015/10/16/absence-of-style-lewis-baltz-and-the-new-topographics/.

[34] “ROBERT ADAMS OUR LIVES AND OUR CHILDREN DU MAY 16 AU JULY 29, 2018,” Fondation Henri Cartier-Bresson, accedido del 15 de diciembre de 2018.http://www.henricartierbresson.org/en/expositions/robert-adams/.

[35]  “About Robert Adams,” Lens Culture, accedido del 15 de diciembre de 2018.https://www.lensculture.com/radams.

[36] “Robert Adams: The Place We Live,” Yale University Art Gallery, accedido del 15 de diciembre de 2018. http://media.artgallery.yale.edu/adams/landing.php.

[37] “About Robert Adams,” Lens CultureOp. Cit.

[38] “Robert Adams,” The J. Paul Getty Museum, Op. Cit. 

[39]  “Robert Adams (American, Born 1937),” ArtnetOp. Cit. 

[40] Ídem

[41] Leanne Goebel, “Op. Cit.

[42] Tod Papageorge, “Tod Papageorge on Robert Adams: ‘The Missing Criticism – What We Bought,’” Op. Cit.

[43]  “Robert Adams: The Place We Live,” Op. Cit.

[44] Claire O’Neill, “You Know Ansel, But Who Is Robert Adams (And Why Should You Care)?,” The Picture Show NPR, 14 de marzo de 2012, accedido del 15 de diciembre de 2018.2018, https://www.npr.org/sections/pictureshow/2012/03/14/148584879/you-know-ansel-but-who-is-robert-adams-and-why-should-you-care.

[45] “Robert Adams’ Photographs of the Americans in the Shadow of Nuclear Danger,” Financial Times, May 4, 2018, accedido el 17 de diciembre de 2018.https://www.ft.com/content/2d62389e-4d99-11e8-97e4-13afc22d86d4.

[46] Randy Gragg, Op. Cit. 

[47] Ídem

[48] Claire O’Neill, Op. Cit.

[49] Tod Papageorge, “Tod Papageorge on Robert Adams: ‘The Missing Criticism – What We Bought,’” Op. Cit.

[50] Leanne Goebel, Op. Cit. 

[51] Mark Feeney, “Robert Adams’s Striking Photos Depict Nature, Its Destruction,” Boston Globe, 3de marzo de 2015, accedido del 15 de diciembre de 2018.https://www.bostonglobe.com/arts/theater-art/2016/03/02/robert-adams-striking-photos-depict-nature-its-destruction/5MyvhlZugtuzVKP57mqLLM/story.html.

[52] Sean O’Hagan, “Robert Adams: The Photographer Who Roved the Prairies for 45 Years,” The Guardian, 24 de febrero de 2014, accedido del 15 de diciembre de 2018.https://www.theguardian.com/artanddesign/2014/feb/24/robert-adams-photographs-american-west-paris.

[53] Michèle Kieffer, “Robert Adams: Finding Beauty in the Mundane,” Culture Trip, 5 de enero de 2017  accedido del 15 de diciembre de 2018., https://theculturetrip.com/north-america/usa/articles/robert-adams-finding-beauty-in-the-mundane/

[54] “Robert Adams (1937) American,” International Center of Photography, Op. Cit.

[55] “Robert Adams,” Matthew Marks Gallery, accedido del 15 de diciembre de 2018.https://www.matthewmarks.com/new-york/artists/robert-adams/.

[56] Michèle Kieffer, Op. Cit.

[57] Noel King, Op. Cit.

[58] Sean O’Hagan, “New Topographics: Photographs That Find Beauty in the Banal,” Op. Cit.

[59] John Paul Caponigro, “20 Quotes By Photographer Robert Adams,” John Paul Caponigro, 27 de mayo de 2014, accedido del 15 de diciembre de 2018.http://www.johnpaulcaponigro.com/blog/13324/20-quotes-by-photographer-robert-adams/

[60] Ídem

[61]  Ídem

[62] “ROBERT ADAMS [Photographer and Writer, b. 1937, Orange, New Jersey, Lives in Astoria, Oregon.],” Op. Cit. 

6 comentarios en “Robert Adams: El Topógrafo”

  1. Tuve ocasión de visitar su exposición en el Reina Sofía en marzo de 2013. Hasta entonces para mí sólo era una vaga referencia de la New Topographics, sobre la que había oído hablar, pero en la que no había entrado. Esta exposición me influyó mucho en mi fotografía personal y me llevó a ver y mirar un paisaje que me es muy cercano, donde termina la gran ciudad y comienza eso que llamamos el “campo” o la “naturaleza”, pero evidentemente muy alterada, de otra forma. Ahora trabajando ese tema para presentar en una exposición colectiva de fotografía estenopeica algunas obras vinculadas a los conceptos de Adams. Muy modestamente, claro.

  2. Yo en lo personal soy bastante pragmático en cuanto al desarrollo del hombre y sus sociedades se refiere, o sea, soy partidario del avance de los mercados y las industrias por lo que aportan a la calidad de vida humana, sin embargo, después de leer este trabajo tuyo no puedo más que admirar el trabajo de Adams, sobre todo por la fidelidad que el autor le dedicó a su obra y a sus convicciones. Ya quisiera yo encontrar un motivo así al cual dedicarle mi fotografía. GRACIAS de nuevo por ilustrarnos. Un abrazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s